La Xarel·lo de altura se destapa en Mustiguillo: protagonismo en su nuevo Pela Roques Blanco y aporte diferenciador en Mestizaje Blanco

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

Si un enólogo no se acomoda, si es inquieto y no tiene miedo al cambio, tenlo claro: es este. Toni Sarrión responde a ese perfil y sus cambios son seguidos con lupa, tanto por los consumidores, como por el resto del sector. Su penúltima novedad es la versión “blanca” de Pela Roques, hasta ahora sólo en tinto (Syrah).

Lo presentó, junto a Miguel Donat (Voravins) en Mi Cub (Mercado de Colón, Valencia). Pela Roques Blanco 2022 es un vino blanco en el que el protagonismo varietal lo asumen dos cepas mediterráneas, como la Merseguera (que Sarrión domina con la maestría de un padre) y la Xarel·lo (que está llamada a dar grandes alegrías en el altiplano de Requena-Utiel, más si está plantada, como esta en altura -900 metros sobre el nivel del mar-).

Miguel Donat, Alicia Silvestre, Anabel Navas, Toni Sarrión y Paco Valls.

Miguel Donat, Alicia Silvestre, Anabel Navas, Toni Sarrión y Paco Valls.

El empleo de esta variedad en coupage con la Merseguera no ha sido una ocurrencia. En Mustiguillo ya injertaron cepas con esta variedad en 2013 y los mejores resultados los dio en una parcela con suelo de margas.

Toni Sarrión define la gama Pela Roques como la más “arriesgada” y lo ejemplifica con el carácter del ave que le da nombre: “un pájaro mediterráneo que busca alimento entre las rocas y suelos calcáreos, y se parece a nuestro proyecto porque siempre estamos haciendo agujeros en el suelo para buscar grandes vinos y nos parecía que tenemos una filosofía parecida”.

El Xarel·lo de Pela Roques Blanco 2022 se vinifica en contacto con sus pieles (la primera vez que sale al mercado un vino blanco de la bodega con maceración de hollejos), un brisado muy limpio y medido que le aporta complejidad y estructura a la Merseguera de Finca Calvestra. “La idea surgió del coupage en bodega, porque mezclar estos dos suelos, variedades y formas de elaboración pensamos que reflejaría muy bien el Mediterráneo y la frescura”, explicó Toni Sarrión.

El resultado es un vino blanco elegante, con notas de flores secas que dan paso a fruta blanca todavía viva, atractiva oxidación (hollejo macerado), laurel, monte mediterráneo y cítricos sutiles que crecen y acompañan a un tono mineral. Serio en boca, especiado, franco con su nariz y su perfil mineral, apuntalado por humos ligeros. Con peso en boca y llamado a evolucionar de forma elegante.

Un vino que complementa en color al Pela Roques tinto (Syrah), que se lanzó en el 2019.

Mustiguillo también presentó la añada 2023 de su vino Mestizaje Blanco. Uno de los vinos más flexibles de la bodega y que en esta añada reduce el aporte de la Vioginer (una de las damnificadas por su respuesta al cambio climático en la zona) en favor de una Xarel·lo mucho más vibrante. De nuevo Merserguera y Xarel·lo llevan la voz cantante, dejando espacio (mínimo) para las más opulentas Malvasía y Vigonier. “Es un vino que cada año interpretamos y tratamos de plasmar en botella una mejoría, además de irnos aclimatando al cambio climático para conseguir un vino cada día más fresco y mejor”, apunta Sarrión.

Mestizaje Blanco 2023 resulta, tal vez, menos intenso en nariz que en otras añadas, poer define bien una fruta blanca con puntos de fruta de hueso, hierba seca de monte mediterráno, pimienta blanca, hoja de limonero y notas florales golosas (polen). El gran cambio lo tiene su boca, graso y con más peso, lías más marcadas, amargos finales elegantes, puntos de hollejo y un grato tacto de yeso. Estructurado.

Acompañaron a ambos vinos quesos seleccionados de la Charcutería Manglano.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La Xarel·lo de altura se destapa en Mustiguillo: protagonismo en su nuevo Pela Roques Blanco y aporte diferenciador en Mestizaje Blanco”

Comentarios disponibles para usuarios registrados