Hasta siempre Pau

 Publicado el Por Luis F. Leza

Pau Roca. (photo: )
Pau Roca.

Querido Pau,

El pasado 7 de diciembre me golpeó la noticia de tu fallecimiento, que me llegó por intermedio de Cesáreo (Goicoechea), que a su vez recibió de Evaristo (Babé).

En un primer momento me resultó incomprensible la noticia y después me cayó como un mazazo: suele ocurrir cuando un suceso como éste no lo esperas, ya que, si bien ya conocía los problemas de salud que tuviste en el pasado y la gravedad con la que te afectó el Covid; te había visto en buena forma y con tu característica sonrisa en el homenaje que “los del INDO” dimos a Gabriel (Yravedra) en el Centro Riojano de Madrid en junio del año pasado.  En dicha ocasión no tuviste ninguna pereza para viajar desde Dijon y unirte al reconocimiento al maestro de todos, nuestro querido Gabriel, que desgraciadamente nos dejó también este año. Esta fue una demostración más de tu bonhomía, de tu cercanía con las personas y de tu aprecio desinteresado para con quienes, mediante el contacto profesional, en muchas ocasiones con puntos de vista distintos, habías forjado una autentica amistad. Era ese uno de los rasgos de tu personalidad.

No sé cuánto tiempo hace que te conozco, seguro que más de treinta años. Te recuerdo en aquel largo pasillo de la sede del INDO en la calle Dulcinea, con una imagen imborrable para mí, en la aparecías manejando uno de los primeros teléfonos móviles, enormes comparados con los de ahora, sorprendentes para nosotros. Siempre defendiendo los intereses de aquella Federación Española de Empresas Vitivinícolas, integrada entonces en la Confederación Española del Vino, y que fue precursora de la FEV, en la que estuviste durante tantos años como primer ejecutivo, antes de asumir el cargo, que tanto buscaste y tanta ilusión te hizo, de ser director general de la Organización Internacional de la Viña y del Vino (OIV).

Desde aquellos tiempos de tus visitas a la calle Dulcinea, hemos coincidido en múltiples ocasiones, ya sea tratando y discutiendo temas del sector vitivinícola español y europeo, como en las múltiples “batallas” que hubo que lidiar en la OIV. Recuerdo perfectamente tu primera candidatura a director general de esa Organización, que apoyó el Ministerio de Agricultura en 1996 con la que desembarcamos en Ciudad del Cabo, comandados por Antonio (Moscoso) y Begoña (Nieto). Sabíamos que esa batalla era muy difícil de conseguir, ya que hasta entonces había una visión generalizada de que la cabeza ejecutiva de la Organización debía corresponder a un francés. No ganamos entonces, pero quedó abierta la puerta para que candidaturas futuras, como la tuya de 2018, resultara finalmente vencedora, logrando por tus méritos un puesto que tanto habías deseado.

También estuvimos contigo en Reus, tu ciudad, que es también la de Prim, a quien tanto admiras, donde nos mostraste tu otra dedicación, poco conocida, vinculada al aceite de oliva.

Me cuesta mucho decirte Adiós, mejor diré Hasta Siempre Pau, y me atrevo a expresarlo también en nombre de los muchos amigos que a lo largo de tu actividad profesional forjaste en el Ministerio de Agricultura y en la Comisión Española de la OIV.

 Nos queda el recuerdo de tu brillante trayectoria profesional, y sobre todo el de tu amistad y también tu sonrisa, a veces un punto irónica, pero siempre bienintencionada y cariñosa.

Un fuerte abrazo para Diana y para tus hijos.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

2 Respuestas(s) a “Hasta siempre Pau”

vescamilla

Sin duda! Nos hemos quedados huérfanos de una figura clave.

Santiago Mínguez

Apreciable y emotivo elogio a Pau de una persona que conocía bien su trabajo y talante. Amigo Luis, me sumo a tus palabras. Gracias por ello. ¡Que perdure en nuestra memoria!

Comentarios disponibles para usuarios registrados