Claves para fomentar la sostenibilidad integral del enoturismo

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

La sostenibilidad, en todas sus vertientes (ambiental, económica, social…) ha llegado al sector vitivinícola para quedarse, como valor directo y como valor añadido a los productos que ofrece, vino, por supuesto, pero también a la oferta enoturística. La superposición de ese valor sostenible tanto al vino como al conjunto de experiencias que en torno a él ofrecen las bodegas debe realizarse sin contradicciones y de una forma “integral” o, de lo contrario, el mensaje y la imagen que perciba el consumidor no será óptimo (y puede que, incluso, contraproducente).

En el caso del enoturismo sostenible, tanto la producción de vino como la explotación turística contribuyen al desarrollo sostenible.

Una definición de este “enoturismo sostenible” la ofreció, en 2021, Niklas Ridoff, en el portal WineTourism.com: “Definiría el enoturismo sostenible como hacer del mundo del enoturismo un lugar mejor, reduciendo la carga sobre el medio ambiente y teniendo en cuenta las necesidades de la propia bodega y de sus empleados, de las generaciones venideras y de todos los interesados/actores directa o indirectamente implicados en el enoturismo”.

El enoturismo presenta un gran potencial como motor económico y herramienta de desarrollo del sector vitivinícola, como evidencian los datos anuales de Acevin/Rutas del Vino de España; sin embargo, su crecimiento y los posibles impactos negativos generados obligan a abordar esta línea de negocio y de vinculación con el consumidor desde un enfoque sostenible.

De forma concreta, el enoturismo sostenible consiste en reducir las emisiones de CO2 a lo largo de todas las fases de la oferta turística y las experiencias que generemos, fomentar el turismo “slow”, comunicar y educar sobre el medio ambiente, y trabajar con socios y con la comunidad local.

Presentamos aquí algunas de las claves que las bodegas y actores del sector enoturístico pueden plantearse para realizar ese enfoque integral de la sostenibilidad, para garantizar la calidad de la oferta enoturística en España, implementar mejora continua y fortalecer las relaciones entre los diferentes actores involucrados en la actividad enoturística.

Como verán, suponen claves de “mirada amplia”, más allá de la mera sostenibilidad ambiental.

1. Compromiso con el medio ambiente

2. Conservación ambiental y desarrollo económico local

3. Empoderamiento y preservación de la cultura local y vitivinícola global

4. Empleo de la tecnología y la digitalización para la mejora de la gestión y eficiencia de los servicios enoturísticos

5. Iniciativas para frenar el éxodo rural y la despoblación

6. Implicar a la población local con el destino enoturístico

7. Conocer y gestionar nuestra propia capacidad (oferta enoturística)

8. Minimizar los impactos de un posible turismo masivo

9. Planificación perspectiva de la actividad enoturística

10. Identificación de nuevos segmentos de enoturistas que contribuyan al turismo sostenible

11. Reforzar los vínculos con el tejido creativo y artesanal de proximidad como recurso turístico

12. Tejer una red de proveedores de bienes y servicios sostenibles

13. Establecer un objetivo de cero residuos y compromiso para un enoturismo sin plásticos

14. Optimización de la gestión de los alimentos en los eventos enoturísticos, evitando el desperdicio alimenticio

15. Reducción de emisiones también en la movilidad y desarrollo de la oferta enoturística (traslados, calefacción, refrigeración…)

16. Ofrecer alojamiento de bajo impacto y alta eficiencia energética o promoverlos si son de terceros

17. Autenticidad, storytelling y resiliencia

18. Potenciar la comunicación de la sostenibilidad enoturística

El sector español ya ha hecho una apuesta irrenunciable por el enoturismo, tanto como línea de negocio, como generador de los nexos más firmes con sus consumidores. Ahora, tal y como está haciendo con el vino, debe transitar hacia un enoturismo que sitúe a la sostenibilidad medioambiental, económica, cultural y social en el centro de cada decisión.

Así, del mismo modo que en la actividad vitivinícola, donde el paradigma ecológico está en vías de superación, ¿Por qué no pensar ya en un modelo de enoturismo regenerativo en todos esos campos (ambiental, económico y social)?


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Claves para fomentar la sostenibilidad integral del enoturismo”

Comentarios disponibles para usuarios registrados