La sequía y la vecería hacen prever descensos productivos en el olivar italiano

 Publicado el Por SeVi

Olivar en Puglia. (photo: Paolo Gallo Modena)
Olivar en Puglia.

Las primeras estimaciones de Ismea, muy provisionales, para la campaña oleícola en Italia apuntan a una cosecha poco abundante. Tras meses de sequía, muchos de los embalses del país no son capaces de garantizar los volúmenes de agua de riego necesarios, a lo que se suma el hecho de que, en las zonas con mayor vocación olivarera, la próxima cosecha debe considerarse los efectos de la vecería natural del olivar. Hay que recordar que Italia cerró 2021/22 con una producción de 329.026 toneladas de aceite, un 20,1% por encima de la precedente.

Las estimaciones más consistentes de la cosecha 2022/23, que se inicia este 1 de octubre, se ofrecerán a mediados de ese mes, cuando empiecen a llegar los comentarios de las almazaras con datos más precisos sobre los rendimientos. Ismea indica que las próximas semanas serán decisivas para el resultado de la campaña.

La oficina italiana sí que hace referencia a datos internacionales, y refiere los resultados de la campaña 2021/22, con una producción global de unos 3,4 millones de toneladas. Casi todos los principales países productores, comunitarios y extracomunitarios, aumentaron su producción, empezando por España (+7,3%, con 1.490.000 t), a pesar de la preocupación por la sequía, e Italia (329.000 toneladas, un 20% más que en 2020). Grecia habría cerrado su producción con 230.000 toneladas y una reducción del 16,4%. El papel de otros países de la cuenca mediterránea también ha crecido, especialmente Túnez (240.000 toneladas, +71,4%), donde se ha puesto en marcha una estrategia de renovación generalizada del sector en las distintas fases de la cadena de suministro. Asimismo, Turquía aporta 228.000 toneladas (+8,6%) y Portugal habría duplicado su producción, hasta las 206.000 toneladas (+106%).

De este modo, la producción en la UE (2.269.000 t) cae un 3% a causa de la tendencia en España y Grecia, mientras que el impulso de Túnez y los buenos datos de Turquía y Marruecos (+25%) relanzan la producción extracomunitaria (1.125.000 t, +17%).

Si se observa la evolución del mercado del aceite de oliva en Italia, en los nueve primeros meses de 2022 se produjo un ligero descenso del aceite de oliva virgen extra (-5%), mientras que aumentaron los del segmento lampante y, sobre todo, los del aceite de oliva refinado, cuyo mercado está muy relacionado con el de los aceites de semillas, que se disparó debido al conflicto bélico en Ucrania. A pesar de que desde el verano se ha producido un cambio de tendencia, los precios del aceite de oliva refinado siguen siendo un 50% más altos que en febrero de 2022. Mientras tanto, las previsiones poco optimistas sobre la próxima cosecha, tanto en Italia como en España, transmiten cierto dinamismo a los precios del aceite de oliva, especialmente en las plazas de Puglia.

No obstante, lo que más preocupa a los operadores de todas las fases de la cadena son los costes de producción, cuya dinámica adquiere connotaciones tan inciertas que dificulta la planificación de la producción, tanto en la fase agrícola como en las fases más posteriores. Al aumento del 19% de los medios técnicos de producción del aceite de oliva hay que añadir todos los de las fases más posteriores, empezando por el envasado, que ha experimentado un aumento significativo de los costes del vidrio, con dificultades de aprovisionamiento.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La sequía y la vecería hacen prever descensos productivos en el olivar italiano”

Comentarios disponibles para usuarios registrados