Mauricio González-Gordon, presidente del CEEV: “En tiempos de incertidumbre, es más necesario estar unidos”

 Publicado el Por Vicent Escamilla

Mauricio González-Gordon. (photo: thomas canet)
Mauricio González-Gordon.

La Asamblea del Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV), patronal europea del sector bodeguero que reúne a 25 organizaciones sectoriales de todo el continente, ha elegido nuevo presidente para los próximos tres años al español Mauricio González-Gordon. Dialogamos con él sobre asuntos de actualidad y futuro sectorial.

Desde que tome posesión de su cargo, se dará la circunstancia de que habrá dos españoles tanto al frente de la OIV, como del CEEV, ¿es un reflejo del peso real del sector vitivinícola nacional en el contexto internacional y europeo?

El peso del sector vitivinícola español en el mundo es real, los datos están ahí. Somos el primer viñedo del mundo y estamos entre los tres mayores productores y exportadores mundiales, según el año. Hay cosas mejorables, como el valor de nuestras exportaciones, pero eso no quita para que seamos junto con Francia e Italia uno de los actores fundamentales en el panorama internacional del vino. Pero junto a ese peso del propio sector, creo que esta circunstancia lo que demuestra también es la fortaleza y el buen trabajo de la FEV, que ha ejercido un importante liderazgo a la hora de impulsar con éxito ambas candidaturas y recabar el apoyo del resto de organizaciones y países implicados.

 

¿Qué objetivos se marca para su mandato?

Mi objetivo es desarrollar en los próximos meses un Plan Estratégico a 3 o 5 años que recoja los principales retos a los que se enfrenta el sector del vino europeo. Al respecto, hay dos asuntos que, de antemano, me parecen prioritarios: la sostenibilidad integral y la defensa del consumo moderado de vino como parte de un estilo de vida saludable con un importante rol en la sociedad. Junto a ellos, habrá que seguir trabajando en cuestiones en las que el CEEV tiene amplia experiencia como son el marco regulatorio y legislativo vitivinícola y el fomento del comercio internacional y añadir otros temas que cada vez van a tener mayor peso como la digitalización del sector, el impulso de la I+D+i o la alineación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En paralelo, me gustaría avanzar en una comunicación más proactiva hacia el sector para que las compañías entiendan la importancia de contar con una voz fuerte en Bruselas y de estar coordinados en la defensa de unos intereses que son comunes a todos.

 

La guerra en Ucrania puede significar que la UE se vea forzada a reestructurar su política de gasto. En este contexto bélico a las puertas de la UE, ¿considera que corren riesgo las ayudas comunitarias a los Planes de Apoyo al Sector Vitivinícola?

A día de hoy no es un escenario que contemplemos y desde luego no sería deseable en absoluto. Es más, considero que situaciones de crisis como la actual ponen si cabe todavía más en valor el importante papel que los Planes de Apoyo y sus medidas tienen en el sector y la necesidad, no solo de mantenerlas, sino de reforzarlas y flexibilizarlas en la medida de lo posible para potenciar la diversificación de nuestras exportaciones hacia países y regiones de mayor estabilidad en estos momentos. En este sentido, desde España se han pedido mejoras concretas en la actual medida de promoción de los Planes Nacionales de Apoyo que contribuyan a paliar los efectos negativos de la actual situación, así como facilitar una gestión de las ayudas que, en algunos casos, son extremadamente complejas.

También desde el CEEV vamos a trabajar para que los principales países productores apoyen el mantenimiento de los fondos de promoción europeos al sector del vino sin exclusiones de ningún tipo en el proceso de revisión que la Comisión está llevando a cabo en estos momentos.

 

Recientemente, el vino europeo ha salvado un “match point” sobre las etiquetas con alertas sanitarias en el vino. ¿Se ha ganado el partido?

Efectivamente, el resultado de la votación en el Parlamento Europeo es una pequeña victoria para el sector porque finalmente ha imperado el sentido común y la proporcionalidad en una cuestión tan delicada como la salud. Pero lo que nos preocupa realmente, y mucho, es que este dossier es tan solo la punta del iceberg de un fenómeno que se está acelerando en los últimos años y que lo que pone en cuestión es la propia legitimidad del consumo moderado de vino sin la suficiente base científica contrastada y sin hacer distinción entre patrones de consumo y alimentación, estilo de vida, etc. Si algo positivo sacamos de esta votación, al margen del resultado, es que nos ha hecho tomar conciencia como sector de que este es uno de los mayores desafíos que tenemos frente a nosotros y que es un tema de corto y medio plazo y debemos reaccionar cuanto antes.

 

¿Es la etiqueta electrónica e inteligente una posible solución al respecto?

La etiqueta electrónica (como la U-Label puesta en marcha desde el CEEV) es una herramienta que va a permitir a las bodegas, independientemente de su tamaño, cumplir con las nuevas normas de etiquetado específicas para el vino y los productos aromatizados que obligan a comunicar la lista de ingredientes y la declaración nutricional. Y les permite hacerlo de una manera más económica y a través del uso de herramientas digitales.

 

Al margen de los comentados, ¿qué retos deberá afrontar el vino europeo en el corto plazo?

En un sector hiperregulado desde distintos ámbitos como el nuestro, son muchos los desafíos en el corto plazo que tienen que ver con el marco jurídico o los problemas y barreras que surgen en los distintos países a los que vendemos nuestros vinos. Ahora evidentemente nos preocupa mucho todo lo que está ocurriendo con la invasión de Ucrania y las múltiples repercusiones que este conflicto puede tener en un momento en el que la recuperación todavía no se ha consolidado y en el que estamos atravesando por un periodo de grandes tensiones en la cadena de suministro y de aumento de precios de los insumos.

De forma más general, nos preocupa la degradación del Mercado Único, uno de los grandes activos de la Unión Europea. En tiempos de incertidumbre necesitamos una UE más unida y fuerte y debemos por tanto evitar la adopción de normas nacionales o regionales que hagan más complicada la libre circulación de nuestros productos.

 

¿Cuáles son las demandas del vino europeo a los Gobiernos de la Unión? ¿Son conscientes nuestros dirigentes, nacionales y comunitarios, del peso social, cultural y económico del sector vitivinícola?

Yo diría que, a nivel general, los dirigentes nacionales en los países productores si son conscientes de esa importancia y peso del sector en muchos ámbitos. El problema está más a nivel comunitario por dos motivos fundamentalmente. Por un lado, esa conciencia sobre la realidad e importancia de los sectores se diluye a veces en la “burbuja” de Bruselas y quizás falte una mayor coherencia y comunicación en lo que se defiende a nivel nacional con lo que luego se decide en Europa por parte de los propios grupos políticos. Y, por otro lado, hay que tener en cuenta que en la Unión Europea hay muchos países que, aunque son consumidores de vino, no son productores ni tienen esa tradición vitivinícola tan arraigada que podamos tener en España, Francia, Italia o Portugal, por poner algunos ejemplos.

Es por ello que lo que pedimos a los gobiernos de los países productores es que sean capaces de defender en Bruselas con la misma intensidad que lo hacen en sus propios países la importancia del sector vitivinícola desde el punto de vista social, económico o de sostenibilidad y transmitir a sus colegas de otros países menos afines que al final el vino forma parte, junto a otros muchos aspectos, de eso que llamamos el estilo de vida europeo y debe ser defendido por todos.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Mauricio González-Gordon, presidente del CEEV: “En tiempos de incertidumbre, es más necesario estar unidos””

Comentarios disponibles para usuarios registrados