Virtus retoma las riendas para galopar hacia la excelencia enológica en la D.O.P. Ribera del Duero

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

La segunda generación familiar de Bodegas Virtus, ubicada en Aldeyuso (Valladolid) se ha decidido a retomar las riendas para que sus vinos galopen con paso firme hacia la excelencia enológica en la D.O.P. Ribera del Duero. Se trata de una bodega en la que se fusionan dos pasiones, los vinos y la caballería y que tiene pasta de pionera, no en vano Paloma Escribano fue una de las primeras viticultoras en la D.O.P. Ribera del Duero.

Entre cepas situadas en la vega del río Duratón, muy cerca de Peñafiel, y una prolífica carrera como jinete, transcurre ésta historia que resurge para contar al mundo un bonito relato de tradición familiar que comenzó en 1986. La segunda generación relanza este proyecto vinícola que nació en 2012.

El Caballo de Dalecarlia, un juguete de madera tradicional sueco que se suele regalar a los niños, ilustra las etiquetas de El Sueco, una gama formada por vinos sencillos, en los que una parte del vino fermenta y se cría con sus lías en depósitos de acero inoxidable y otra se afina durante unos meses en barricas. Cuenta con dos referencias (blanco y tinto), en el blanco se apuesta por la variedad Albillo Mayor, mientras que, en el tinto, el protagonista es la Tempranillo.

Virtus El Sueco Blanco 2019 resulta con un atractivo color amarillo pajizo con refl­ejos dorados, con aromas a fruta blanca (manzana y melocotón), a los que se suman toques florales y un rico final especiado y ligeramente ahumado. Su boca es glicérica y elegante, muestra una acidez equilibrada. Boca con buena estructura, apoyada en unos tostados elegantes y aromáticos que permanecen en el retrogusto

Por su parte, Virtus El Sueco Tinto respeta muy bien los aromas propios de la Tempranillo, con una fruta roja intensa, aromas a regaliz y especias, con una textura redonda en boca, dulce y sedosa. Taninos finos y dulces, acidez equilibrada, que dan al vino longitud en boca.

Sultán de Beaufour, un caballo Silla francés, ha servido de inspiración para ilustrar los vinos de la línea Virtus, como Virtus Gran Reserva 2014 (Tempranillo de más de 60 años), con 24 meses de crianza en barricas de roble francés. Intenso ya a la vista, rojo picota, todavía con matices granates. Mantiene la intensidad en una nariz compleja, notas de cerezas negras, moras y fondo ligeramente mineral y torrefacto. Denso y potente en el paladar, con una textura muy redonda, lisa y aterciopelada. Taninos de gran finura. Con longitud. aportan buena longitud en boca

 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Virtus retoma las riendas para galopar hacia la excelencia enológica en la D.O.P. Ribera del Duero”

Comentarios disponibles para usuarios registrados