Monastrell. Estrategias de adaptación y mejora partiendo de la variedad

 Publicado el Por Equipos de mejora genética molecular y enología y viticultura del IMIDA

Artículo con ilustraciones en PDF adjunto.

Nadie discute la necesidad de adaptar la viticultura a nuevos escenarios como consecuencia del cambio climático. Dentro de las estrategias posibles está la obtención de nuevas variedades que soporten mejor el aumento de temperatura en la época de maduración y vendimia, que conlleva una pérdida de calidad en aromas y color.

Todo empieza con una pepita de uva que germina en un semillero. Hay que comprobar, por análisis de PCR, que es una variedad nueva, diferente de las dos variedades de que proviene, que tiene las características que se buscan, como puede ser resistencia a mildiu, oídio, sin pepitas etc. Una vez comprobado esto, se pasa del semillero a campo y se conduce en espaldera. Hay que esperar tres años a que entre en producción para analizar la calidad de la uva, que se hace durante tres años. Se procede a su selección o rechazo en función de las características de producción, calidad y comportamiento general de la vegetación. Seguimos con una planta que proviene de una semilla.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Monastrell. Estrategias de adaptación y mejora partiendo de la variedad”

Comentarios disponibles para usuarios registrados