Altura y singularidad definen el alma de los vinos Milsetentayseis

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

Milsetentayseis, la nueva apuesta de Alma Carraovejas en la Ribera del Duero, fue presentado en sociedad el pasado 21 de abril, en un pequeño encuentro celebrado en Madrid por Pedro Ruiz Aragoneses y Patricia Benítez, directora técnica. Este nuevo proyecto interpreta una de las zonas más singulares de la D.O.P.: Fuentenebro y su entorno. La localidad burgalesa destaca por su altitud (en torno a los mil metros), su clima extremo, sus suelos de extraordinaria riqueza mineral y una historia íntimamente ligada a la viticultura. Tras más de tres años trabajando en este proyecto, Pedro Ruiz Aragoneses resaltó la ilusión de todo el equipo por interpretar la Ribera del Duero desde una de sus zonas más prometedoras. “Llegamos a Fuentenebro hace doce años. Cuando decidimos iniciar este proyecto ya teníamos un amplio conocimiento de la zona, pero Milsetentayseis ha supuesto el reto de expresar toda la singularidad que encontramos en este paisaje. Recuperar parcelas de viña vieja, trabajar con una viticultura extrema marcada por la altitud de sus viñedos y comprender la mineralidad de sus suelos han sido algunos de los desafíos que hoy podemos ver materializados”, señaló.

La mezcla de la viña vieja, de más de cien años de antigüedad, con algunas nuevas parcelas que se convertirán en el viñedo viejo del futuro da lugar a Milsetentayseis Tinto 2018, que muestra toda la singularidad de Fuentenebro. Elaborado minuciosamente por parcelas utilizando hormigón, madera y acero inoxidable; revela el carácter mineral de sus suelos de arcilla roja, cuarzo, feldespato y mica. Tiene una crianza de 18 meses en fudres y barricas de roble francés de distintos usos y capacidades.

Por su parte, Milsetentayseis La Peña 2019 es un rosado con una marcada personalidad. Fresco, vino, serio y de una intensidad memorable. Con su origen en la parcela de La Peña, muestra el carácter de las cepas viejas de más de cien años y el equilibrio de las variedades de Tempranillo y Albillo. La fermentación y crianza en barricas de madera de 600 litros otorgan a este vino la complejidad y carnosidad que lo caracterizan.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Altura y singularidad definen el alma de los vinos Milsetentayseis”

Comentarios disponibles para usuarios registrados