Proyecto transfronterizo con variedades de uva de maduración más prolongada para adaptar la viticultura al cambio climático

 Publicado el Por Alfredo López

					 (photo: Toribio)

La Sección de Viticultura y Enología-EVENA del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de la Comunidad Foral de Navarra está llevando a cabo diferentes ensayos con variedades de uva, que tengan un periodo de maduración más prolongado, en el marco del proyecto de cooperación e investigación transfronterizo “POCTEA VITISAD”.

El objetivo último de este proyecto transfronterizo es ver cómo se adaptan mejor a las nuevas condiciones del cambio climático. Se trabaja con un total de 40 variedades y, su cultivo con éxito, permitiría mitigar el acortamiento del ciclo que ocasionan las temperaturas elevadas, mantener mejor la acidez y el color del mosto, así como conseguir el adecuado estado sanitario del racimo.

Entre las variedades en experimentación en la finca Bareton de EVENA, en Olite/Erriberri, procedentes todas ellas de viñedos antiguos, diez de ellas (denominadas Zoca Zarra) son desconocidas, y su diversidad se concreta en un total de 89 biotipos.

Además de recopilar datos agronómicos como fenología, maduración y vendimia, se han elaborado 35 vinos a partir de esta colección de biotipos.

Estos ensayos de nuevas variedades forman parte de las prácticas de estrategias de adaptación al cambio climático en los viñedos del Suroeste de Europa, que se trabajan en EVENA, como parte del proyecto de cooperación transfronteriza POCTEFA VITISAD (https://www.vitisad.eu), en el que la entidad participa en nombre del Gobierno de Navarra, junto a las CC.AA. de La Rioja y Euskadi y, por la parte francesa, la región de Pyrenees Atlantiques.

Además de los ensayos agronómicos clásicos, el proyecto incluye el trabajo en parcelas demostrativas con viticultores y el traslado de los resultados no solo al sector sino también a los responsables administrativos de futuras estrategias y programas.

En la Comunidad Foral de Navarra, los ensayos se están llevando a cabo también en viñedos de otras bodegas y viticultores. Hasta el momento, la colaboración se concreta con la Bodega cooperativa de San Martin de Unx, Bodegas Otazu, Bodegas Vivanco, Bodegas Monasterio de la Oliva, Bodegas Azul y Garanza y Bodegas Alzania y viticultores de Bargota, Olite, Sada, Liédena y Murchante.

Por otra parte, el proyecto está abierto a ir incorporando otros viticultores y bodegas que quieran implementar estas medidas.

Aumento de temperatura

Según destaca en una nota el Gobierno Foral, el incremento de la temperatura, ocasionado por el cambio climático, provoca que la maduración de la uva se produzca en un período más cálido, con lo que puede modificar algunas de sus propiedades, como el color o la acidez, el aumento del grado alcohólico, la deshidratación de las uvas y/o el golpe de sol.

Además, se prevé que el aumento de episodios de lluvia intensa, podrían suponer un mayor riesgo de pérdidas del suelo por erosión.

Por todo ello, este proyecto trasnacional analizará distintas técnicas de cultivo para preparar las viñas a las nuevas inclemencias meteorológicas.

Así, por ejemplo, las prácticas de estrategias de adaptación del proyecto ensayan también la utilización de cubiertas vegetales (leguminosas y gramíneas) entre las líneas de plantación de viñedo como alternativa a la utilización de herbicidas y cubiertas inertes.

Los ensayos puestos en marcha en la finca experimental de Bareton de EVENA en Olite incluyen, dentro de los distintos controles realizados en esta primera campaña, la elaboración en la bodega experimental de dos vinos correspondientes a la parcela con cubierta vegetal y al testigo laboreado, para conocer su influencia sobre la calidad del vino.

La investigación abarca asimismo la aplicación de fertilizantes orgánicos, con prácticas cuyo objetivo es mantener y fomentar la fertilidad de los suelos de viñedo a través del aumento de la materia orgánica de los mismos, reduciendo las cantidades de nitrógeno mineral a aplicar.

El proyecto POCTEFA VITISAD cuenta con un presupuesto de 657.827 euros y está integrado por cinco socios dedicados a la investigación vitivinícola del suroeste de Europa: NEIKER (Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario), que actúa de coordinador; la Dirección General de Agricultura y Ganadería del Gobierno de la Rioja, a través del ICVV; la Dirección General de Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra, a través de la Sección de Viticultura y Enología-EVENA; la Cámara de Agricultura de los Pirineos Atlánticos, y el IFV (Instituto Francés de la Viña y el Vino).

Fue aprobado en octubre de 2019 y su duración prevista es hasta el 31 de mayo del próximo año 2022. Las acciones realizadas hasta el momento se han centrado en las prácticas experimentales sobre el terreno, mientras que las de divulgación e información con el sector se han visto muy limitadas por las circunstancias sanitarias de la pandemia.

Se prevé que, a partir de esta primavera, puedan reactivarse los encuentros y reuniones en la medida de lo posible, lo que incluiría el intercambio de información con los otros socios, la visita a las parcelas experimentales, jornadas técnicas y reuniones con el sector vitivinícola para la transferencia de los resultados del proyecto.

POCTEFA VITISAD está cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020). Su objetivo es reforzar la integración económica y social de la zona fronteriza de España-Francia-Andorra.

 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Proyecto transfronterizo con variedades de uva de maduración más prolongada para adaptar la viticultura al cambio climático”

Comentarios disponibles para usuarios registrados