Santiago Sansó, director y propietario de Multifiltra: “Por desconocimiento, la filtración es el ‘coco’ en muchas bodegas”

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

La dilatada experiencia de Multifiltra en materia de filtración, permite ofrecer un asesoramiento para conseguir la solución más idónea según las necesidades de cada bodega. Dialogamos con su responsable, Santiago Sansó, que nos adelanta dos importantes novedades tecnológicas de la firma para 2021.

¿Cómo ha evolucionado la industria de la filtración en las bodegas españolas en los últimos años: materiales, prácticas enológicas…?

La verdad es que no ha evolucionado mucho. Tras la aparición de los primeros equipos de filtración tangencial hace unas pocas décadas, la mayoría de desarrollos y novedades han venido de la mano de este tipo de equipos. Si hasta hace unos pocos años la oferta era más bien reducida, ahora mismo podemos encontrar una gran cantidad de marcas de diferentes países que ofrecen estos filtros, con ciertas particularidades y mejoras que los tratan de diferenciar de la competencia, pero sin grandes revoluciones evolutivas que marquen un hito diferencial. Otras marcas han optado por ofrecer sistemas de filtración automatizados basados en el formato cartucho para hacer frente a los filtros tangenciales, abriendo una alternativa más en el mercado.

La filtración por cartuchos se ha ido imponiendo poco a poco a la filtración más clásica por placas. Sobre todo en la filtración final esterilizante, ya que proporciona una mayor seguridad y tiene una menor incidencia en la calidad del vino resultante.

En cuanto a la pre-filtración más basta, los filtros de tierras siguen, hasta ahora, imponiendo su ley, ya que, por rendimiento y eficacia, siguen siendo una opción muy válida.

¿Qué factores destacaría como claves del continuo crecimiento de su empresa?

En nuestro caso son tres factores: servicio, servicio y servicio. Nunca hemos querido entrar en guerras de precios, nuestros filtros no son los más baratos del mercado, pero, ni de lejos, los más caros. Siempre va a aparecer alguien con un producto más barato que el tuyo y si entras en ese juego, al final la única opción es bajar la calidad y eso va en contra de la satisfacción del cliente. Si hablamos de la calidad del producto, hoy en día, la mayoría de fabricantes de filtros trabajan con unos estándares muy exigentes, además de tener que cumplir con las normativas alimentarias de ámbito europeo. Por tanto, podemos decir que mayoritariamente no hay filtros malos o deficientes, pero sí detectamos muchas veces mal asesoramiento o un mal uso de los filtros por desconocimiento. Esa es la clave de nuestro éxito, dando servicio. Y ese servicio solo se puede dar teniendo una vocación clara, focalizada en la satisfacción del cliente. Somos expertos en filtración, en procesos críticos, en industrias alimentarias y muchas otras. Por tanto, nuestros contrastados conocimientos, nuestra dilatada experiencia y nuestra voluntad de servicio son clave en nuestro éxito.

Además, trabajamos estrechamente con las firmas que representamos para desarrollar nuevos productos, que mejoren de forma significativa el rendimiento y la eficacia de los procesos de filtración de nuestros clientes y eso es una gran ventaja competitiva.

¿Está afectando la pandemia y la crisis del Covid al ánimo inversor de las bodegas en materia de maquinaria e instalaciones?

Por supuesto. Son momentos difíciles para todo el mundo y el sector del vino, vinculado estrechamente con la hostelería, está sufriendo especialmente esta crisis. Principalmente los pequeños y medianos productores, que dependen en gran medida del consumo en restauración y no tiene acceso a las grandes cadenas de distribución. Lo está pasando mal mucha gente. Pero quiero ser optimista y creo que se empieza a ver luz al final del túnel, saldremos de esta.

¿Qué previsiones maneja Multifiltra para este 2021?

Es un poco incierto. Por un lado, veníamos de muy buenos resultados en 2019 y un excelente primer trimestre en 2020, pero apareció el Covid 19 de golpe y arrasando con todo. Esa buena inercia nos permitió cerrar 2020 con buenos números, pero las inercias no son eternas y la coyuntura para 2021 va a ser de inicio peor. Por otro lado, este año vamos a presentar un par de novedades, aprovechando el certamen de Enomaq, que van a tener un impacto muy positivo en nuestras ventas. Por tanto, creo que va a ser un año muy difícil en general, pero en nuestro caso espero y confío en unos resultados muy buenos para el segundo semestre. Cualquier novedad tiene un periodo de comunicación e implementación, pero estoy seguro que nuestras novedades van a tener una rápida y exitosa acogida en el sector del vino.

¿Cómo acompaña su empresa a sus clientes? ¿Qué importancia tiene un buen asesoramiento previo en materia de filtración y un óptimo servicio postventa?

Tal como he comentado anteriormente, con precios razonables de mercado y con calidades de productos similares por parte de la mayoría de fabricantes de filtros, el asesoramiento y servicio que reciben nuestros clientes es el realmente el hecho diferencial, la clave del éxito.

Tenemos una formación técnica del más alto nivel en materia de filtración y procesos enológicos y una dilatada experiencia de más de 30 años visitando y asesorando bodegas. Esto sienta las bases, la voluntad de servicio hace el resto.

Continuamente nos encontramos con que el tema filtración es el “coco” en muchas bodegas, por desconocimiento hay muchas prácticas mejorables y se siguen protocolos que siguen ahí porque el mal menor es mejor que el desastre. A veces con un par de pequeños cambios todo mejora mucho, otras todo el proceso de filtración requiere una revisión más profunda y aplicar cambios más importantes. Tenemos la formación y la experiencia para acometer cualquier problema o aspecto de mejora que nos planteen nuestros clientes.

Enomaq 2021, previsto para el 29 junio-01 de julio, será, de nuevo uno de sus grandes escaparates, ¿qué novedades de Multifiltra nos aguardan?

Tenemos dos importantes novedades. Vamos a presentar un generador de nitrógeno portátil, con el compresor integrado, de forma que el cliente lo pueda llevar a cualquier punto de la bodega y usar el nitrógeno allí donde haga falta en ese momento. Esto va a ser muy útil para bodegas pequeñas, donde la red de distribución encarece mucho el disponer de una planta de generación de nitrógeno. Ligero, de reducido tamaño, con ruedas, con bajo nivel sonoro, si necesito embotellar, me lo llevo a la embotelladora, lo conecto y en marcha, que necesito homogeneizar un producto en un depósito o inertizar, me lo llevo a la zona de depósitos, lo conecto al tanque en cuestión y listo. Eficiente y por un precio muy asequible, de forma que la generación de nitrógeno estará ahora al alcance de cualquier bodega que lo considere necesario.

La otra novedad va a ser una auténtica revolución en la pre-filtración de vinos. No puedo aportar demasiados detalles porque estamos en el proceso de patente mundial y no quiero dar pistas. Solo puedo decir que se trata de un sistema muy eficaz, de muy fácil utilización, de tamaño contenido y con un precio apto para todo tipo de bodegas. Es un equipo que entra en competencia directa con los filtros de tierras, más eficiente, más respetuoso con el vino, mucho más fácil de usar, más económico y sin molestos residuos y mermas. También va a ser una alternativa muy válida a los costosos filtros tangenciales.

¿Qué porcentaje de sus ventas se destina a mercados exteriores?

Ahora mismo tenemos clientes de forma directa o indirecta en 12 países del sector bebidas, pero no en el sector del vino, donde nos conformamos con el territorio nacional debido a los acuerdos de distribución que tenemos con los fabricantes que representamos. Con las novedades que he comentado anteriormente este panorama cambia radicalmente y nos obliga, al menos, a trabajar con bodegas y distribuidores de los principales países productores de vino. Hemos iniciado contactos en Francia, Italia, Portugal, Alemania, Chile y Argentina, por tanto, nuestro porcentaje de ventas a mercados exteriores va a dar un vuelco espectacular en los próximos años.

Como expertos en filtración, ¿qué consejos daría a un cliente que quiera replantearse su estrategia de filtración de vinos?

No existen estrategias ni reglas generales, cada bodega, e incluso cada vino son un mundo. Cuando entramos en contacto con un nuevo cliente que está dispuesto a escuchar y dejarse asesorar planteamos dos cuestiones: ¿qué trabajos haces en bodega con el vino antes del proceso de filtración? Y ¿qué tipos de vinos produces y qué pretendes de ellos? Así, sabiendo de dónde venimos y adónde vamos, establecemos la línea de trabajo más eficaz. Siempre partimos de la premisa del máximo respeto al producto final, logrando el equilibrio entre seguridad y calidad, ya que no todos los vinos requieren una filtración esterilizante y, por tanto, no es necesario comprometer parte de la calidad en ello. Podríamos decir que, aunque vendemos filtros, nos gusta filtrar lo menos posible.

Háblenos de las tareas de pre-filtración, ¿qué importancia revisten?

Son de gran importancia para evitar problemas en la filtración final. En el caso de los cartuchos, los filtros finales esterilizantes son, con diferencia, los más caros y por tanto deberían durar más que cualquier otro. Su función debería ser únicamente la de conseguir un vino totalmente libre de los micro-organismos que afectan a su calidad. Por tanto, una correcta secuencia y elección de los pre-filtros es muy necesaria para conseguir este propósito. En Multifiltra hemos trabajado mucho este tema desde hace años y hemos desarrollado productos muy eficaces en colaboración con uno de los fabricantes que representamos. Creo que disponemos de dos de los mejores pre-filtros para vino que existen en el mercado.

¿Cómo se combina filtración y enología de precisión? ¿Qué herramientas dispone el enólogo para ello?

El conocimiento de la enología ha avanzado mucho en los últimos tiempos, la composición del vino, los procesos físico-químicos que se dan en su elaboración y evolución, la microbiología que incide en estos procesos, el comportamiento de los coloides, etc. Las técnicas analíticas son más precisas y permiten un mayor control y seguimiento de estos procesos. El consumidor también sabe mucho más, sabe lo que quiere y eso implica un producto más definido y de mayor calidad. El nivel de exigencia para el productor es mayor. Esto incide de forma significativa en los procesos de filtración, ya que ahora conocemos mucho mejor “qué sucede” en el vino. Este conocimiento más preciso permite procesos de filtración más precisos y la capacidad de medir con más exactitud la eficacia de los mismos. También se han desarrollado nuevos materiales que permiten fabricar medios filtrantes con unas características especiales que contribuyen a una filtración más eficiente sin disminuir rendimientos.

A modo de previsión sectorial, ¿dónde veremos los mayores cambios en la filtración en bodega en las próximas décadas? ¿Materiales, métodos, bigdata…?

Pues sincera y humildemente, espero que el mayor cambio en la filtración en bodegas sea por el nuevo equipo de pre-filtración que vamos a presentar próximamente.

Más información en www.multifiltra.com


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Santiago Sansó, director y propietario de Multifiltra: “Por desconocimiento, la filtración es el ‘coco’ en muchas bodegas””

Comentarios disponibles para usuarios registrados