La unidad, un valor al que no podemos renunciar

 Publicado el Por Salvador Manjón

Como, si ya de por sí, el sector no se enfrentara a importantes problemas que están cuestionando la supervivencia de numerosos operadores, ante la drástica reducción de ventas y los bajos precios operados en los mercados; el pasado 3 de febrero se reavivaba un viejo conflicto, relacionado con el contenido alcohólico del vino y los efectos nocivos que sobre la salud tiene, atribuyéndole a su consumo parte de responsabilidad en un grave problema sanitario.

Si bien en el Plan Europeo contra el Cáncer no es citado el vino de modo explícito, en él sí se señala que Europa tiene uno de los mayores niveles de consumo del mundo, como demuestra que, de las diez iniciativas emblemáticas y acciones de apoyo haya varias que estén relacionadas con el alcohol.

Haciéndose previsibles consecuencias graves para las bebidas alcohólicas, como es el vino, que podrían ir desde las relacionadas con los impuestos a los que se ve sujeto el alcohol o las compras on-line trasfronterizas, hasta aquellas otras relacionadas con el etiquetado y mensajes de sensibilización sobre los efectos negativos de su consumo, al estilo de lo ya existente con el tabaco. Afectando a la promoción y publicidad, limitándola o incluso fijando medidas que dificulten su accesibilidad.

A continuación, información para suscriptores.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La unidad, un valor al que no podemos renunciar”

Comentarios disponibles para usuarios registrados