Cinco predicciones de Wine Intelligence para el sector del vino en 2021

 Publicado el Por Vicent Escamilla

La consultora especializada Wine Intelligence ha hecho públicas cinco de sus predicciones, en forma de tendencia, para el sector internacional del vino en este ejercicio 2021 recién estrenado. En síntesis, para 2021 se espera, según esta fuente informativa, más inversión y actividad en el comercio electrónico, formatos de packaging alternativos a la tradicional botella de vidrio de 750 ml, además del crecimiento de la categoría de “vino seltzer” (carbonatado).

Todo ello sin olvidar que el mundo sigue inmerso en una coyuntura de pandemia de Covid-19, que está afectando duramente al sector del vino. Según el especialista Richard Haistead, algo aproximado a la “normalidad” no empezará a reanudarse hasta mediados de año, siempre que las vacunaciones se generalicen, sean efectivas y la comunidad médica internacional aprenda más sobre cómo controlar el virus y sus efectos.

Si se controla medianamente el Covid, la hostelería se vería libre de restricciones y se retomará paulatinamente la actividad turística internacional, con lo que el vino verá reabierto unos canales en los que suele dar salida a sus elaborados de mayor valor añadido.

Desde la consultora, indican, no obstante que 2021 será complicado en lo económico en muchos mercados internacionales. Crisis económica, de empleo y subidas de impuestos podrían mermar el dinero en los bolsillos de los consumidores que, además, tendrán una lógica incertidumbre sobre sus perspectivas futuras. No obstante, parece que el nivel de consumo en los hogares alcanzado en pandemia se mantendrá todavía “hasta que nuestras vidas vuelvan a estar ocupadas y llenas de otros intereses”, señala el experto.

En cuanto a las tendencias, el informe destaca cinco. A saber: menores volúmenes consumidos, pero el gasto por botella aumentar (aunque esto puede deberse en gran parte al aumento de los impuestos sobre el alcohol en algunos países); el packaging del vino hará serias incursiones en formatos y presentaciones alternativas a la botella convencional; las bodegas forjarán relaciones directas más íntimas y duraderas con sus bases de consumidores, pero el enoturismo tardará todavía mucho tiempo en recuperarse; el auge de la venta online seguirá y las inversiones y la competencia remodelarán el canal online y se incrementará la velocidad de entrega del vino; y despegará el mercado del vino “seltzer”.

Vayamos una por una. En cuanto a la primera, los especialistas valoran que en 2021 los indicadores apuntan a una vuelta a un “cuadro tradicional” de disminución de volúmenes, pero con más gasto medio por botella, debido a que los consumidores buscarán invertir su presupuesto para vino en aquellos de mayor valor añadido. Además, los gobiernos es posible que vean en los impuestos al vino una forma fácil de mejorar los déficits públicos provocados por la pandemia. No obstante, las existencias de vino en varios países productores mitigarán ese previsible incremento de precios.

Respecto al packaging y las presentaciones del vino, el estudio indica que la primacía de la botella de vidrio en el mundo del vino no está amenazada. Sin embargo, están floreciendo formatos de packaging alternativos para satisfacer las nuevas necesidades, y hay una creciente preocupación y toma de conciencia sobre la cantidad de carbono emitido para producir una botella de vidrio pesada y enviarla al mercado. El año 2020 fue un año muy bueno para el formato bag in box, ya que el formato se adecuó particularmente bien a los hábitos de consumo en confinamiento y con restricciones al consumo extradoméstico. Paradójicamente, también fue un buen año para el vino en lata, que, en un 2020 ad-hoc en el que los planes sociales podían materializarse y evaporarse en un momento dado, ofrecía las tres P: portabilidad, control de las porciones y preservación. En 2021, el impulso de los mercados de los envases bag in box y las latas continuará.

En cuanto a la forma en la que se relacionarán las bodegas con el consumidor final, se fortalecerá la tendencia del comercio minorista online de vino, que fue uno de los protagonistas destacados en 2020. El Covid le ha dado un impulso definitivo, fundamentalmente para las empresas que han invertido en sus relaciones directas con los consumidores. La otra cara de la moneda parece ser el enoturismo, puesto que la actividad de venta directa en botella se limitará a enoturistas de proximidad y no será hasta finales de año cuando se recupere el enoturismo de media y larga distancia.

El canal online verá incrementada su competencia y se mejorarán aspectos logísticos. Habrá más inversiones de las bodegas y empresas auxiliares orientadas a explotar mejor el canal online. Según las predicciones de Wine Intelligence, la clave para el 2021 no será tanto el precio, sino la inmediatez en la entrega del vino y el servicio. También puede haber sinergias con industrias adyacentes, como la producción de alimentos de alta gama o especializados, para aliviar la carga logística y los costes de un modelo de entrega rápida.

Por último, el informe destaca que en 2021 se incrementará la oferta de “vino seltzer”, bebidas a base de vino, carbonatadas. Aprovechando el boom de las aguas carbonatadas y saborizadas (hard seltzer) en mercados como el de EE.UU.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Cinco predicciones de Wine Intelligence para el sector del vino en 2021”

Comentarios disponibles para usuarios registrados