Planas pide a Bruselas nuevas medidas de mercado para el vino ante el cierre del canal Horeca por Covid-19

 Publicado el Por Alfredo López

 (photo: )

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, afirmó durante la reunión el pasado jueves 12 de noviembre del Consejo Consultivo de Política Agrícola, en el que participaron los consejeros autonómicos del ramo, que pedirá a la Comisión Europea en el Consejo informal de Ministros de Agricultura de la UE, a celebrar por vía telemática este lunes 16 de noviembre, que active nuevas medidas de mercado para los sectores afectados por el cierre del canal de Hostelería y Restauración (Horeca), entre ellos el vitivinícola, como consecuencia de la “segunda ola” de la crisis sanitaria de Covid-19.

Aunque no trascendió a qué medidas hacía referencia el ministro en el caso del vino, parece por descontado, como ha hecho llegar el sector productor de que, al menos, se trate de prorrogar las medidas extraordinarias que se adoptaron en el anterior ejercicio presupuestario del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE) 2020 al ejercicio de 2021 y que también se mantenga la flexibilización en las tasas de cofinanciación de las medidas de promoción del vino en terceros países, que supone más fondos comunitarios para cada plan inversor, aunque sea a costa de beneficiar a un menor número de planes, puesto que no habría más presupuesto, sino como mucho el mismo.

Como ya ha venido informando la SEVI, el objetivo de estas medidas es seguir rebajando la presión de la oferta ante una demanda de consumo y de exportación que se está resintiendo fuertemente, debido a las adversas consecuencias económicas derivadas de la crisis sanitaria de Covid-19, todavía lejos de terminar y que amenaza ya de lleno al periodo (Navidad, fin de año, año nuevo) en el que se concentran entre un 25-40% de las ventas de las diferentes categorías de vinos, incluso mucho más en el caso de los espumosos.

El responsable sectorial del Grupo de Trabajo Vino del COPA-Cogeca, Thierey Coste, recordó en la última reunión que “teniendo en cuenta la actual situación y las dificultades con las que tropieza el sector, me alegró comprobar que el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, había pedido efectivamente a los servicios de su Dirección General de Agricultura (DG Agri) que consideraran prorrogar las medidas extraordinarias de crisis y las flexibilidades hasta el 15 de octubre de 2021, a pesar de que dicha prórroga aún deberá pasar para ser aprobada oficialmente por la Comisión y que cualquier reglamento delegado tendrá que seguir el procedimiento de control por el Consejo y el Parlamento Europeo.

Señal positiva

Coste señaló que, en todo caso, “se trata de una señal positiva, porque lo que hay evitar a toda costa es un aumento demasiado importante de los stocks en los próximos meses, que sería catastrófico.” 

El responsable sectorial de los productores vitivinícolas y sus cooperativas fue incluso mucho más allá, al indicar que, si las consecuencias (adversas) de la crisis sanitaria se prolongan, las medidas extraordinarias deberían prorrogarse también a los ejercicios 2022 y 2023, e incluir, si fuera necesario, ayudas al arranque de viñedo, como sucedió entre los años 2009 y 2011. “No hay ningún tabú”, afirmó Coste.

Como se recordará, estas medidas extraordinarias, con cargo a los fondos comunitarios del PASVE, en algunos casos complementados en países como Francia y, en menor medida, Italia, con fondos estatales, son las ayudas a la destilación de crisis, al almacenamiento privado de vino y a la vendimia en verde que, en el pasado ejercicio, supusieron un gasto de más de 350 millones de euros.

El sector vitivinícola europeo espera también que antes del final de la primavera o principios del verano de 2021 la Unión Europea encuentre una solución con la nueva Administración Trump para resolver el problema del contencioso arancelario por las ayudas y subsidios a los gigantes de la aviación civil, Airbus y Boeing, que viene afectando a los vinos tranquilos envasados de igual o menos de 14% vol. alc.

Algo que sería de vital importancia para los vinos europeos, que tienen en Estados Unidos el primer mercado extra-comunitario. De hecho, la UE no incluyó finalmente en la publicación oficial del listado de sanciones por el caso Boeing, autorizadas por la Organización Mundial de Comercio (OMC), a los vinos tranquilos norteamericanos, como señal positiva para contribuir a alcanzar una pronta resolución, tal y como habían propuesto en conjunto las asociaciones europeas y norteamericanas de la industria y el comercio exportador de vino.

Otro punto de preocupación es lo que puede suceder con la salida del Reino Unido (Brexit) de la Unión Europea, hacia donde se dirigen en la actualidad vinos europeos por valor de alrededor de 2.800 millones de euros anuales. Las espadas siguen en alto y lo único que está claro es que Gran Bretaña será un país tercero a partir del 1 de enero de 2021, con lo que las empresas, al margen de si existe o no al final acuerdo comercial con la UE, deberán adaptar sus estándares de comercialización exterior en ese destino a los existentes para cualquier otro país extra-comunitario. La diferencia estribará solo en si estos estándares se aplican con las normas comunes de un acuerdo comercial o con las normas genéricas de la OMC para un país tercero.

 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Planas pide a Bruselas nuevas medidas de mercado para el vino ante el cierre del canal Horeca por Covid-19”

Comentarios disponibles para usuarios registrados