El enoturismo en la D.O.Ca. Rioja, en disposición de salir reforzado de la crisis del Covid-19

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

El enoturismo en la D.O.Ca. Rioja es una actividad complementaria para las bodegas que se afianza día tras día. Con un crecimiento de los visitantes en bodega del 31,3% en los últimos tres ejercicios, el sector enoturístico tiene dinámica suficiente para aprovechar las oportunidades que la crisis sociosanitaria del Covid-19 le ofrece para salir, incluso, fortalecido, tras la pandemia. Con 195 bodegas visitables y tres rutas del vino, en 2019 las bodegas de la D.O.Ca. Rioja recibieron a 858.107 enoturistas. Se estima que el 63,2% de los visitantes fueron nacionales y el 36,8% fueron extranjeros.

Según el estudio ‘Impacto de la Covid-19 en la intención del viaje del enoturista’, un monitor que ha llevado a cabo el C.R.D.O.Ca. Rioja, en colaboración con la consultora Dinamiza, el 94,9% de los 3.000 enoturistas encuestados durante el mes de julio consideran que el enoturismo en Rioja es una buena opción para disfrutar de sus vacaciones y días durante este año 2020, marcado por el Covid-19. Además, más de la mitad, concretamente el 54% de los encuestados, manifiesta tener intención de viajar a esta D.O.Ca. durante 2020.

La mayoría de estos viajes se realizarán durante los meses de agosto (38,4%), septiembre (50,5%) y octubre (38,0%) coincidiendo el pico de afluencia de visitantes con la temporada de vendimia, como viene siendo habitual. Los perfiles de la demanda vinculados en mayor medida al vino, elegirán visitar Rioja durante los meses de septiembre y octubre, mientras que las personas sin ninguna relación con el mundo del vino, se decantaron por viajar en el mes de agosto.

Las tres zonas de la D.O.Ca. Rioja (Rioja Alavesa, Rioja Alta y Rioja Oriental) resultan atractivas para los enoturistas, pero llama la atención que, según el perfil del visitante, hay diferencias según zonas. De este modo, Rioja Alavesa despierta un mayor interés entre las personas de mayor edad, mientras que los jóvenes se decantan por Rioja Alta y se interesan en mayor medida que el resto por la zona de Rioja Oriental. Según el grado de vinculación al mundo del vino, destaca como el profesional del mundo del vino elige en mayor medida que el resto la zona de Rioja Alta. Las personas que viajan en pareja y en familia (con niños) se decantan por Rioja Alavesa.

En cuanto a la tipología de bodegas que resultan más atractivas para la demanda, destacan las bodegas con calados históricos (según las estadísticas del Monitor de Enoturismo de Rioja, un 26% de las 195 bodegas visitables cuentan con este patrimonio), las bodegas con entorno de viñedos (cuenta con este entorno el 48,1% de las bodegas visitables) y las bodegas centenarias (lo son un 15,4% de las bodegas que admiten visitas en la D.O.Ca. Rioja). Si analizamos esta información por grupos de edad, podemos ver que el público más joven elige en mayor medida bodegas con entorno de viñedos mientras las personas de mayor edad prefieren bodegas centenarias y con calados históricos.

Preguntados por los factores decisivos a la hora de elegir una bodega en esta etapa marcada por la expansión del Covid-19, han destacado la acogida y calidez de las personas, las medidas de higiene y seguridad y la cantidad y calidad de vinos a degustar. En menor medida, también se valora el tamaño reducido de los grupos de visita, la amplitud de espacios y el control de aforos y la existencia de espacios exteriores. El 72,3% de los entrevistados consideran la página web de la bodega como la mejor forma de reservar la visita.

De todas las actividades y experiencias enoturísticas que ofrecen las bodegas de la D.O.Ca. Rioja, las que despiertan mayor interés en la demanda en la actual coyuntura son, por este orden, la visita a bodega (76,5%), las experiencias singulares en bodega (50,3%) (como pueden ser la visita con el enólogo, el pisado de la uva o la cata en barrica), las experiencias enogastronómicas entre viñedos (48,0%) y la visita al viñedo (45,2%).

Antes del Covid, se estimaba que el enoturismo generaba un impacto económico en la región de 173,2 millones de euros (57,7 M€ en bodegas y 115,5 M€ en otros sectores), con un incremento del 4,4% respecto a 2018. Sin embargo, el informe detecta que la disposición al gasto en las actividades enoturísticas se ha visto afectada por la pandemia, viéndose reducida en la mayoría de las actividades y servicios analizados. Esta disminución se observa especialmente en la disposición al gasto en catas y degustaciones de vinos (cae de los 25,56 € a los 18,20 €), en la visita a bodega básica (de 18,16 € a 16,32 €) y en la visita a bodega con aperitivo (27,53 € a 25,28 €). Sin embargo, se aprecia un aumento de la disposición al gasto en la visita con comida en la bodega (de los 39,89 € a los 41,69 €) y en las experiencias singulares entre viñedos (28,57€ a 31,51 €).

El informe ‘Impacto de la Covid-19 en la intención del viaje del enoturista’ recomienda, en el caso de las personas de mayor edad, destacar los calados, la gastronomía, los excelentes vinos y los pueblos con encanto, como elementos identitarios de Rioja, ya que los asocian a este destino en mayor medida que el resto de la demanda. Sin embargo, en el caso del público más joven, cobran especial relevancia la naturaleza y los paisajes de viñedos infinitos, y asocian a Rioja en mayor medida que el resto la sensación de tranquilidad y desconexión.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “El enoturismo en la D.O.Ca. Rioja, en disposición de salir reforzado de la crisis del Covid-19”

Comentarios disponibles para usuarios registrados