El enoturismo italiano de hoy y de nuestro mañana

 Publicado el Por Carlo Beltrame

FOTO: Bonzano Vini. (photo: )
FOTO: Bonzano Vini.

También gracias a los momentos que vivimos, que son también una búsqueda de las formas de vida de nuestro mañana, se ha hablado oportunamente, felizmente y de forma variada, a diferentes niveles y en diversos lugares del enoturismo, hasta llegar a un decreto ley del Gobierno italiano, que ha puesto en marcha una gran cantidad de documentación y cifras hasta considerar el enoturismo incluso como un activo estratégico dentro de la crisis actual. Aquí hablaremos de ello, citando inmediatamente la iniciativa de Gavi (la ciudad se llama Liguria, pero está todavía en la parte de los Apeninos de nuestra provincia de Alessandria) de encargar a Bocconi una investigación exitosa sobre “Enoturismo, vino y territorio” y esto en vista de un premio nacional.

Recordemos que, localmente, se ha hablado varias veces de los vínculos entre el paisaje del vino y el territorio. En resumen y para hacerlo corto pero con una “afirmación fundamental esencial” (como sucede a menudo, por Donato Lanati): “Los vinos son la expresión del paisaje y los consumidores buscan en el vino que beben, la cultura, los colores y el sabor del territorio. Creo que el vino del futuro será el que, al beberlo, hará que la mente vuele sobre el paisaje del que se origina”.

Y de la visión como principio nos trasladamos, por ejemplo, a la aplicación concreta con la operación de Bonzano Vini della Mandoletta di Rosignano, con Lanati que coordinó el trabajo desde la plantación de los viñedos y definió el estilo territorial de sus productos. “Estoy fascinado por el Monferrato y estoy convencido de ello desde hace más de cuarenta años, porque es un territorio que da algo positivo cada día -explica Lanati-. Aquí la agricultura es a escala humana y si se conduce por cualquier camino rural se descubre un paisaje suave que regala una nueva emoción a la vista en cada curva”. Un paisaje que, según el enólogo y científico, esconde un potencial vinícola aún no expresado, que no tiene nada que envidiar a otras zonas mucho más conocidas del Piamonte. “El territorio es el verdadero valor del vino, la personalidad y el reconocimiento de un vino que se identifica en una zona bien determinada, nos permiten no caer en la homogeneización y el Monferrato en esta perspectiva tiene todas las cartas para tener éxito”.

Un objetivo de promoción del territorio compartido por Bonzano Vini y que el consultor celebra de esta manera: “Para lograr grandes resultados se requiere de una investigación capaz de identificar aquellos elementos de calidad que la naturaleza ofrece como: aromas, antocianos estables, polisacáridos, etc. Para ello, no se puede conformar con la expresión verbal de terroir, sino que hay que seleccionar zonas o parcelas dentro del mismo viñedo y validarlo desde el punto de vista científico. Este es el trabajo que se está llevando a cabo en la bodega de Bonzano”. El camino trazado para esta bodega encontrará su identidad productiva con el tiempo. “El verdadero concepto de calidad solo puede lograrse cuando los productores sensibles y capaces logran, a través del vino, dialogar, incluso a distancia, y tal vez incluso al otro lado del mundo con los consumidores atraídos por el deseo de encontrar un territorio dentro de la copa”, concluye el enólogo.

Pero volvamos en particular al mencionado decreto ley, después de haber entendido bien el feliz eslogan de Simone Pazzano “¿Turismo post Covid-19? Con la copa de vino en la mano”, que habla de un turismo en bodega, equiparado a las actividades de agroturismo y con un ámbito de actividad, de proximidad y de sostenibilidad, más específico en lo que se refiere a las visitas en los viñedos al aire libre y por supuesto directamente en la bodega.

El estudio de Bocconi (responsable de la investigación Magda Antonioli) y la mirada a Lombardía, a la investigación del Consorzio di Tutela del Enoturismo del Gavi, un patrimonio a poner en valor con los consejos reguladores, no tanto como una “escapada” del Piemonte (sin embargo, recordamos “históricamente” una investigación en la que colaboramos que se refería a “la zona turística de las cuatro regiones”); tenía en la introducción una breve lista del Premio Gavi La Buona Italia 2020, listado en el que se incluían veinte consorcios italianos, entre ellos el Consorcio para la protección del Barbera d’Asti y de los Vinos del Monferrato.

Roberto Ghio, el presidente del Consorzio del Gavi, ha señalado bien que los Consorzios ayudan a crear y fortalecer la “reputación” única de la zona, representada por un conjunto de elementos como la naturaleza, el vino, los personajes, la historia, las tradiciones y la innovación. “Este trabajo integrado recae positivamente en las empresas individuales que pueden concentrar sus esfuerzos en la optimización de la recepción de los enoturistas, así como, por supuesto, en la producción de vino”.

Traducción: Vicent Escamilla.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “El enoturismo italiano de hoy y de nuestro mañana”

Comentarios disponibles para usuarios registrados