Perfil y hábitos del enoturista en España 2019/20

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

El perfil sociodemográfico del enoturista en España (entendiendo este como los visitantes de las Rutas del Vino) encajaría en el de una persona de edad comprendida entre 35 y 45 años (27,8%), aunque también es relevante el porcentaje de visitantes entre 46 y 55 años (25,7%); aficionado al mundo del vino (40,2%), con mayoría de mujeres (57,2%, frente al 42,8% de hombres) y que realiza un gasto medio de 162,05 euros al día (periodo 2019/20), según revela el último informe de “Análisis de la demanda turística de las Rutas del Vino de España” elaborado por el Observatorio Turístico de Rutas del Vino de España y Acevin, hecho público al cierre del Monográfico sobre Enoturismo 2020 de SeVi.

El estudio (basado en 1.645 encuestas a enoturistas), valora el incremento del gasto medio, pero alerta de que el intervalo de enoturistas más jóvenes presenta un ligero retroceso y se destaca la necesidad de seguir fomentando el crecimiento del perfil del enoturista más joven, con el desarrollo de acciones más orientadas a este colectivo, como actividades en la naturaleza, musicales y de entretenimiento, e incorporando la tecnología como un elemento indispensable. No obstante, hay que tener en cuenta que el impacto de la pandemia por Covid-19 trastocó, está alterando y seguirá teniendo influencia en los hábitos enoturísticos del futuro.

El informe del Observatorio Turístico RVE describe los resultados del estudio y caracterización de la demanda enoturística realizado durante el segundo semestre de 2019 y el primer semestre de 2020. No obstante, debido a la crisis derivada del Covid-19 no ha sido posible recabar prácticamente información durante los últimos cuatro meses del periodo (marzo, abril, mayo y junio 2020), meses en los que no ha existido prácticamente actividad turística en las Rutas del Vino. Por tanto, los datos de este informe no pueden interpretarse en ningún caso, como un reflejo de lo sucedido en este periodo en el que apenas se han registrado encuestas.

Entre los enoturistas, predominan, como hemos visto, los aficionados al mundo del vino (40,20%), pero el perfil es bastante diverso: los principiantes con escasos conocimientos enológicos (22,7%) y las personas que se declaran apasionados y entusiastas del mundo del vino (20,8%), los profesionales del vio (5,8%) y quienes no tienen ninguna vinculación con el vino y su cultura (10,3%).. De ahí que la oferta enoturística deba ser también diversa y adaptada a las necesidades técnicas de cada posible perfil.

El gasto total por enoturista y día alcanza los 162,05 euros (frente a los 160,21% del periodo anterior) y se desglosa en: restauración, que continúa siendo el capítulo que registra un mayor gasto de los visitantes alcanzando la cantidad de 42,35€/día, seguido por el gasto en alojamiento, que crece ligeramente respecto al periodo anterior (37,42€/día). Los visitantes de las rutas también gastaron 31,41€ en compras de vino y 21,58€ en visitas a bodegas, y en menor medida, 14,08€ en compras de regalos, 10,08€ en museos y 5,13€ en otros conceptos.

La mayoría de los viajes enoturísticos se realizan en pareja (45,3% de los encuestados), sus amigos o compañeros de trabajo (30%). Los viajes familiares con o sin hijos han disminuido muy levemente (17,4%). A juicio del Observatorio Turístico de RVE estas composiciones de grupo orientan claramente a las distintas empresas integrantes de las rutas del vino, que necesariamente tendrán que desarrollar propuestas seductoras para estos colectivos.

El tamaño medio de la unidad de viaje enoturística es de 6,4 personas, que oscila entre las 3,9 personas de media en los grupos reducidos y las 32,08 personas de media en los viajes en grupo organizados.

Asimismo, la gran disponibilidad geográfica de las Rutas del Vino de España facilita que los viajes de enoturismo no sean grandes desplazamientos y que, normalmente, consistan en escapadas de fin de semana o puentes (2,41 días de duración media de la visita enoturística). El principal medio de transporte sigue siendo el vehículo (84,55), bien sea propio o en régimen de alquiler. Los expertos de Acevin recomiendan, por tanto, que los paquetes turísticos y estancias a ofertar en los destinos enoturísticos deberían establecerse con una duración similar o superior a esa media y se deberían plantear sistemas de movilidad alternativos al vehículo propio, en pro de la sostenibilidad y de una conducción responsable.

Se incide en la necesidad de que el enoturismo español siga impulsando la creación de propuestas de valor que animen al viajero a alargar su estancia en los destinos enoturísticos, fomentando nuevos productos y servicios en bodegas y viñedos mucho más sostenibles y desarrollando una oferta complementaria de calidad (restauración, alojamiento, comercios…), de forma que se incremente la estancia y se distribuya en mayor medida el consumo entre los diversos actores.

Si multiplicamos el gasto medio diario por la estancia media (2,41 días), obtenemos que el gasto medio por estancia en las rutas del vino es de 390,54€, lo que supone un leve ascenso respecto al periodo anterior, en el que se alcanzaron los 384,51€ de gasto medio por estancia.

El 62,94% de los encuestados pernoctó en el destino enoturístico escogido, pero el excursionismo continúa representando un alto porcentaje de la demanda enoturística (37,06% de las personas entrevistadas).

La visita a bodegas sigue siendo el eje del atractivo del enoturismo (el 85,2% de los encuestados lo señalan como actividad preferida); pero el enoturismo es capaz de trascender los marcos de las instalaciones bodegueros y generar riqueza también fuera de ellas, como así lo demuestran el resto de actividades favoritas de los enoturistas: conocer los pueblos vitivinícolas (63,1%), disfrutar de la gastronomía local (56,5%) y degustar vinos (51%).

De media, los enoturistas visitan dos bodegas por viaje (1,97 de media) y muestran un gran interés por conocer cada vez más la cultura del vino, otorgando un especial valor al patrimonio histórico de estas regiones vitivinícolas.

En cuanto al alojamiento elegido por los viajeros que han pernoctado en los destinos que conforman las Rutas del Vino de España, cabe destacar han escogido mayoritariamente alojamientos hoteleros de categoría superior, en concreto el 22,2 % han escogido pernoctar en hoteles de 4* o bien en alojamientos rurales en un 18,6%.

Sigue aumentando el uso de internet por parte del enoturista para informarse sobre su destino, por lo que resulta fundamental seguir reforzando las acciones de promoción, aumentando la presencia de la marca en el entorno online, sobre todo en las redes sociales, y adaptando las diferentes acciones a cada uno de los segmentos que componen la demanda. No obstante, los principales factores de atracción a las Rutas del Vino continúan siendo las recomendaciones de amigos y familiares (40,8%) y la calidad y reputación de los propios vinos (24,5%).

El enoturismo es una actividad que deja muy satisfechos a quienes la realizan y el último informe señala que la satisfacción global es de 8,56 puntos (sobre 10 posibles), lo que supone un aumento considerable desde los 8,30 puntos de 2016. De hecho, el 99,7% de los enoturistas recomendaría la ruta del vino visitada a sus amigos, familiares y compañeros de trabajo.

Descarga aquí el informe completo.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Perfil y hábitos del enoturista en España 2019/20”

Comentarios disponibles para usuarios registrados