Actitudes de los consumidores británicos hacia comer y cenar fuera de casa tras el confinamiento

 Publicado el Por Berkmann Wine Cellars

 (photo: )

En junio de 2020, tras 12 semanas de confinamiento en Reino Unido, Berkmann Wine Cellars realizó una encuesta para medir la actitud de la gente hacia la reapertura de pubs y restaurantes. Permite entender la importancia del sector de la hostelería en la vida de las personas en el Reino Unido, y sus opiniones sobre el grado de riesgo y las medidas aceptables para la reapertura del sector.

1.932 encuestados fueron ponderados para garantizar una muestra representativa de la población del R. Unido según género, edad, región y estatus.

Gran conciencia del impacto financiero del Covid-19 en los empleados de hostelería.

Cuando se preguntó cuáles eran las dos profesiones que más sufrían económicamente debido al confinamiento, el 56% de los encuestados identificaron a camareros y empleados de bares entre los más afectados. Muy por encima de la siguiente opción más seleccionada: los pequeños comerciantes, con un 39%. Esta empatía por los empleados de hostelería fue alta en todas las regiones del país y en todos los niveles de ingresos.

Visitar el pubs o restaurantes, primera prioridad tras el confinamiento.

El 43% dijo que ir a un pub o restaurante era una de las primeras cosas que harían cuando el confinamiento terminara, por delante de ir a la peluquería (35%) y de ir de vacaciones (23%).

Visitar un pub o un restaurante fue la actividad número uno para todos los grupos de edad, salvo mayores de 65, donde quedó en segundo lugar, por detrás de la peluquería.

En los primeros tres meses de reapertura, alrededor de la mitad de la gente planea pasar lo mismo o más en restaurantes que antes del confinamiento.

Los comensales más habituales antes del confinamiento son los que más probablemente gastarán lo mismo o más en un futuro próximo (el 71% de los que solían visitar los restaurantes más de una vez a la semana mantendrán o aumentarán sus gastos).

Este patrón se mantiene independientemente del nivel de ingresos: hay el mismo entusiasmo por volver a los restaurantes en todos los niveles sociales.

Los niveles de ansiedad por la vuelta a los restaurantes son muy variados.

La gente está en promedio un poco ansiosa por la idea de comer/cenar fuera, pero hay una diversidad en las sensaciones. De los relajados a neutrales ante la idea de volver a visitar restaurantes, el 67% planea gastar lo mismo o más en comer fuera. De los que están ligeramente o muy ansiosos por la idea, solo el 39% planea gastar lo mismo o más. Así que abordar las causas de la ansiedad es clave en la reapertura.

La disponibilidad de desinfectantes de manos en la entrada es la medida de higiene adicional más solicitada por los restaurantes.

Al 78% de la gente le gustaría que esta medida se aplicara, aunque todas las medidas sugeridas obtuvieron índices de aprobación superiores al 50%. Los controles de temperatura para el personal son mucho más aceptables para los mayores de 55 años. Entre los menores de 45 años solo consiguen obtener un 50% justo de aprobación.

El vino ha sido la bebida alcohólica más popular durante el confinamiento.

El 64% de los bebedores de alcohol han consumido vino en los últimos dos meses, frente al 62% de la cerveza y el 39% de la sidra. En el grupo de edad de 35-54 años, la cerveza ocupó el primer lugar. Pero el vino sigue siendo la opción número uno entre los menores de 35 años y los mayores de 55.

El 63% de los no habituales de restauradores echarían de menos la televisión si se la quitaran, frente al 37% de los clientes habituales. Lo contrario es cierto para las redes sociales, con el 17% y el 33% respectivamente. Entre los clientes frecuentes de restaurantes, Instagram es desproporcionadamente popular.

Infectarse de otros clientes y a través del baño son las mayores preocupaciones en el restaurante. El trayecto de ida y vuelta es el aspecto que menos preocupa. A mayor frecuencia de visita antes del confinamiento, menor probabilidad de preocupación por alguno de estos factores.

La gran mayoría de comensales aceptarían usar métodos de pago sin contacto y adaptarse a un estilo de servicio informal.

Más del 90% de las personas no se sentirían incómodas con cualquiera de estas medidas. El patrón es consistente sin importar cuánto gasta típicamente el comensal en una comida fuera.

La mayoría de la gente apoya la reducción de la distancia social mínima de 2 metros a 1 metro.

El margen es estrecho en general: el 51,4% se siente cómodo con este cambio. Sin embargo, hay un mayor apoyo entre los clientes frecuentes de restaurantes. De los que visitan restaurantes más de una vez por semana, el 59% apoya una reducción a 1 metro.

 

El presente Informe Berkmann ha sido traducido y publicado por La Semana Vitivinícola con la autorización de Berkmann Wine Cellars. Todos los derechos reservados.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Actitudes de los consumidores británicos hacia comer y cenar fuera de casa tras el confinamiento”

Comentarios disponibles para usuarios registrados