Pago Garduña 2016, de Abadía Retuerta: sabroso Syrah

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

Abadía Retuerta presenta la nueva añada de su vino Pago Garduña 2016. Un vino elaborado únicamente con Syrah, una variedad foránea que ha encontrado un hábitat especialmente apropiado en el pago vallisoletano donde se asientan sus vides, de suelo predominantemente calizo, blanco y luminoso, y situado en una vaguada rodeada de pinos que las protege de los vientos.

Se trata de un tinto opulento y sugerente que es muy atractivo en nariz, con aromas de fruta negra, ciruelas, zarzamoras de campo, con toques golosos de caramelos de violeta y un fondo de pan tostado, brioche, panettone… que le aportan complejidad tras haber estado 16 meses y medio de reposo en barrica nueva francesa. En el paladar es fresco, intenso y elegante, con taninos suaves y envolventes, que denota su refinada madurez.  Un vino expresivo, persistente y muy equilibrado. Esta nueva añada es particularmente “sabrosa y de gran finura” explica el enólogo de la prestigiosa bodega ribereña, Ángel Anocíbar. De la que se han elaborado “15 barricas, que se traducen en algo más de 4.500 botellas” añade Anocíbar.

La de 2016 fue una añada que se caracterizó por una primavera fría y lluviosa para dar paso luego a un verano extremadamente caluroso que compensó el frío inicio. “Ya tenemos experiencia manejando añadas de este tipo en Pago Garduña, en el que debemos proteger la uva de una insolación excesiva para que mantenga su personal carácter y sus cualidades” destaca Anocíbar. Y así lo refleja a través de su intenso color, su intensidad aromática y por su refrescante y suave tacto al paso por boca.

Desde 1996 la bodega Abadía Retuerta elabora sus vinos. La finca situada a las orillas del río Duero cuenta con una superficie de 700 hectáreas, de las cuales sólo se han plantado de viña los mejores terroirs o terruños (localizaciones).  Estos se estructuran en un total de 54 pequeños pagos que se han identificado, diferenciados principalmente por la composición de sus suelos, así como su orientación, cada uno plantado con una única variedad, la que mejor se adapta a cada pago. Syrah representa el 10% de la superficie plantada en la finca, Tempranillo, el 70%, y Cabernet Sauvignon, asimismo el 10%. El 10% restante se divide entre Merlot, Petit Verdot y algunas variedades de blanco.

Tan solo dos hectáreas conforman el Pago Garduña. Un terruño exclusivo donde cobra personalidad este opulento tinto que representa la excelencia de la variedad Syrah. Un vino de colección para el deleite personal o disfrute compartido.  Los viñedos de Pago Garduña se sitúan a una altitud de hasta 850 metros sobre el nivel del mar en una ladera orientada al norte, pero con una ligera inclinación al este que protege a la uva del fuerte sol de poniente de los veranos castellanos. Su peculiar situación hace de este pago llegar a una inmejorable madurez a la variedad Syrah con gran concentración de aromas y azúcares para dar lugar a un vino tinto soberbio.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Pago Garduña 2016, de Abadía Retuerta: sabroso Syrah”

Comentarios disponibles para usuarios registrados