Alfredo Ibisate, director-gerente de Direma: “El sector busca maquinaria que respete al máximo el vino y con bajo coste de mantenimiento”

 Publicado el Por SeVi

Direma. (photo: )
Direma.

Direma se dedica desde 1978 al diseño, fabricación, instalación y mantenimiento de maquinaria de embotellado, etiquetado y embalaje. Dialogamos con su director-gerente, Alfredo Ibisate, sobre novedades y tendencias en el sector de maquinaria para bodega.

¿Qué novedades ofrece Direma en su catálogo para este ejercicio 2020?

Las principales novedades para 2020 son máquinas con válvulas de llenado de gestión electrónica, que reducen notablemente la oxidación del vino durante la fase de embotellado, y máquinas predispuestas para sistemas CIP de limpieza en automático. También máquinas para llenado de latas que se empiezan a demandar en el sector enológico y micro-cervecero.

¿Cuáles son las principales tendencias en maquinaria para bodega y embotellado en los últimos años?

A raíz del crecimiento de los vinos gasificados, tipo Prosecco, el mayor esfuerzo ha estado dirigido a la mejora en los sistemas de embotellado isobáricos, específicos para este tipo de vinos y/o productos gasificados y que también son aplicables a vinos tranquilos de alta calidad, debido a la menor exposición del vino al oxígeno durante la fase de embotellado. Hay una tendencia a la mejora en eficiencia energética y, como decía antes, una inquietud al envasado en lata que puede resultar tan novedosa o sorprendente hoy como lo fue hace muy pocos años el tapado de botellas de vino de calidad con cápsula rosca.

¿En qué fase de la producción vitivinícola se va a avanzar más en términos de maquinaria en los próximos años?

En mi opinión, en todas las partes implicadas en todas las diferentes fases de la producción vitivinícola estamos continuamente trabajando en aportar soluciones dirigidas a la mejora en la calidad de los vinos. La parte medioambiental con la huella de carbono, la sostenibilidad y la eficiencia energética, desconsideradas hasta hace muy poco, está también presente en nuestra hoja de ruta. Podemos presumir que nuestra fábrica (GAI), con una facturación de 50 millones de euros y cerca de 1.000 máquinas producidas cada año, consume 5,7 millones de Kwh/año que produce de manera 100% sostenible con una instalación fotovoltaica, fototérmica y de cogeneración, con las que reducimos la emisión de gases de efecto invernadero en más 1.800 Tm/año de CO2.

¿Qué importancia tiene para Direma el servicio postventa? ¿Qué soluciones de mantenimiento ofrecen?

Muy alta, desde nuestros comienzos a finales de los 70 el servicio técnico postventa ha sido uno de los pilares en los que hemos basado nuestro crecimiento y fortaleza y que, afortunadamente, nuestros clientes reconocen mayoritariamente. Hay que considerar que la mitad de nuestra plantilla son técnicos y que somos la única empresa que, además, cuenta con varios servicios técnicos regionales, Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña y Canarias, que trabajan de manera exclusiva con nosotros, a los que formamos continuamente; y eso nos permite ofrecer todo tipo de soluciones de mantenimiento de manera cercana, rápida y más económica que la mayoría de empresas competidoras.

La firma ofrece soluciones de mantenimiento cercanas, rápidas y competitivas.

La firma ofrece soluciones de mantenimiento cercanas, rápidas y competitivas.

¿En qué situación está España en el segmento de la innovación y desarrollo de maquinaria vitivinícola en relación con otros países europeos como Italia o Francia?

Lamentablemente estamos por detrás. En general, el mercado de máquinas para bodegas está dominado por fabricantes italianos, mayoritariamente, y franceses en segundo lugar en casi todas sus fases.

¿Qué ventaja presenta para las bodegas la instalación de monoblocks?

Sin duda la apuesta por los monoblocks, de la que GAI fue precursor en los años 70, es una apuesta acertada que conlleva, a diferencia de máquinas individuales, principalmente tres grandes ventajas: requieren menor espacio para su instalación, son más económicos que la suma de las mismas máquinas construidas individualmente y garantiza la perfecta sincronía entre las diferentes fases, lo que se evita problemas de funcionamiento y simplifica las instalaciones. El término monoblock a menudo está malentendido y se relaciona exclusivamente con el embotellado o más concretamente con el llenado y el tapado; sin embargo, un monoblock hace referencia a cualquier máquina que reúne en una única máquina dos o más funciones diferentes. Hoy podemos realizar líneas de embotellado completas, con velocidades de hasta 4.000 botellas/hora, solamente con tres máquinas monoblock: un monoblock para la fase húmeda (enjuagado/llenado/tapado/roscado), un monoblock para la fase seca (lavado/secado de exteriores, distribución/alisado de cápsulas y etiquetado) y un monoblock para la fase de embalaje (formado/encajado/cerrado). Por encima de esa velocidad y con rendimientos de hasta 15.000 bph disponemos de una amplia gama de máquinas independientes con las que realizar y completar instalaciones integrales.

Instalación de embotellado de 3.500 bph formada por: Monoblock Enjuagadora / Llenadora / Tapadora / Capsuladora (fase húmeda) y Monoblock Lavadora / Secadora / Distribuidor / Alisadora / Etiquetadora (fase seca). 

¿Hay diferencia significativa en la maquinaria que necesita una pequeña y mediana bodega con la que requiere un elaborador de grandes volúmenes?

No, es solo una cuestión de tamaño y velocidad, pero en ambos casos los criterios a la hora del diseño y la construcción son similares: máquinas que traten con máximo respeto el vino que sean fiables y con bajos costes de mantenimiento.

Y en cuanto a los llamados vinos “naturales”, ¿que requieren sus elaboradores en términos de maquinaria y tecnología?

Considerando que se entiende por vinos naturales aquellos en los que la intervención y uso de productos externos debe ser mínima, la exigencia es la de máquinas que impliquen mínimo aporte de oxígeno que permite reducir el uso de productos conservantes, especialmente los derivados del azufre, y que son criterios alineados con las recomendaciones de la OMS.

Más información en www.direma.es


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Alfredo Ibisate, director-gerente de Direma: “El sector busca maquinaria que respete al máximo el vino y con bajo coste de mantenimiento””

Comentarios disponibles para usuarios registrados