¡Es la madera, estúpido!

 Publicado el Por Vargas

Tópico(s): Packaging del vino

 (photo: )

Y el diseño. Cada año, los amigos de La Semana Vitivinícola nos invitan a reflexionar sobre el packaging del vino, nuestras novedades e inversiones, o las tendencias del mercado. Estos últimos años parece que nos esforzamos por no hacerles caso y aprovechamos esta tribuna para reforzar los valores que compartimos como familia dedicada desde hace casi un siglo a la industria artesana de la madera convertida en estuches.

En la anterior edición de este magnífico especial nos dio por contar un relato: “Vargas. La madera que sueña con ser vino”. Una historia publicada en junio de 2018 en un cuaderno editado por Vargas para homenajear al Barrio de la Estación de Haro y a sus bodegas centenarias.

Este año queremos hacer dos alegatos. El primero de ellos para significar el papel del diseño en el futuro de las industrias artesanas. La formación de los diseñadores con sus amplios conocimientos en estética, imagen de marca, tendencias y nuevos productos que demanda la sociedad combina de forma fructífera con el saber hacer con la materia que ofrecemos los artesanos.

Los diseñadores conocen de primera mano el valor cultural de los objetos que ofrecemos las industrias artesanas y saben de la importancia de aportar su visión contemporánea e innovadora a las mismas.

Han detectado un cambio a favor de las producciones de menos volumen y más

calidad. Juntos formamos un binomio mejorado por la innovación que las nuevas tecnologías y la ingeniería aportan al proceso productivo.

Quien aporta la belleza o la funcionalidad acaba confundiéndose en estas relaciones de armonía emocional basadas en una percepción de la escala más humana. El sentido del tiempo dedicado y la percepción sensorial de los objetos que nacen de una colaboración así se rubrica en el éxito que las marcas obtienen de esta.

El segundo alegato es, en realidad, un decálogo de y por la madera. Una reivindicación que no solo titula este texto, sino que da sentido a lo que en Vargas llevamos haciendo desde hace casi un siglo.

Nuestra familia ha apostado por la certificación PEFC y como primer fabricante de España de cajas de madera ecológica artesanales elaboradas con madera certificada procedente de bosques gestionados de forma sostenible, nos hacemos eco de sus mensajes para proclamar que:

1.- La madera es la materia prima más ecológica. Producto natural que no requiere un proceso industrial de las sucesivas etapas de plantación, cultivo, mantenimiento y tala, y que no genera impactos ambientales significativos hasta su transformación.

2.- La madera es menos intensiva en consumo de energía. Sus procesos de transformación requieren mucha menos energía que otros materiales.

3.- La madera es reciclable y biodegradable. No requiere tecnología o procesos industriales sofisticados para su conversión, ni presenta problemas de contaminación.

4.- La madera contribuye a reducir el cambio climático. Gracias a la fijación del CO2 que consiguen las extensiones forestales dedicadas a la silvicultura en su papel de sumideros de carbono.

5.- La madera es el material más sostenible por sus emisiones netas negativas.

6.- El uso de la madera contribuye al desarrollo económico y social del ámbito rural, así como a la fijación de población en dichos entornos.

7.- La madera y los bosques de donde procede contribuye a consolidar y mejorar la calidad del suelo evitando la erosión y propiciando una mayor diversidad.

8.- El uso de la madera tienen una incidencia directa en el aumento de las áreas arboladas.

9.- La madera es un material especialmente relevante en las industrias artesanas. Fomentando el mantenimiento y conservación de numerosos aspectos culturales, costumbres, tradiciones y artesanía.

10.- La madera es un material que invita al disfrute de los sentidos. Su tacto, aroma o estética nos reconforta recreando una amable emoción en quien la aprecia

Posdata:

Existía un dicho entre quienes llegaban a nuestro pueblo: “Ya estamos en Haro, que se ven las luces”. Lo exclamaban todos aquellos forasteros que, acercándose a él de noche, divisaban el primer alumbrado eléctrico instalado en España a finales del siglo XIX (junto con el de Jerez de la Frontera). Nada deseamos más que dar luz a las dos ideas contenidas en este texto y que cuando os acerquéis a visitar nuestra casa exclaméis: “Ya estamos en Vargas, que se ve la madera”.

Más información en www.vargas.es


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “¡Es la madera, estúpido!”

Comentarios disponibles para usuarios registrados