Víctor Ortiz del Río, sumiller del ABBA Huesca Hotel: “Los clientes se decantan por los vinos de la región”

 Publicado el Por Jesús Ávila

Víctor Ortiz del Río, el sumiller, nos muestra algunas botellas en formato magnum. FOTO: Lola Artero.
 (photo: )
Víctor Ortiz del Río, el sumiller, nos muestra algunas botellas en formato magnum. FOTO: Lola Artero.

La cadena hotelera ABBA, ha cumplido sus primeros 20 años de historia (fundada en 1999). En estos momentos, se ha consolidado en la oferta de establecimientos de medio-alto standing, con 21 establecimientos, y presencia en numerosas ciudades del territorio español, Andorra, Alemania, Francia y Reino Unido. Se trata de hoteles urbanos, históricos con encanto, de montaña y de playa y golf. He tenido oportunidad de conocer el Abba Huesca Hotel (H****S), durante varios días, aprovechando una conferencia que he dado en la sede del Instituto de Estudios Altoaragoneses, lo que me ha permitido conocer de cerca la filosofía de esta empresa y los valores de sus empleados, empezando por su director, Manuel Solanilla Fueyo, y también del sumiller, Víctor Ortiz del Río. Ha sido una experiencia inolvidable.

El autor del presente artículo –izquierda- conversando con el director del establecimiento. FOTO: Lola Artero.

El autor del presente artículo –izquierda- conversando con el director del establecimiento. FOTO: Lola Artero.

 

“Abba Hoteles centra su principal caballo de batalla en la restauración, apostando por una esmerada gastronomía y selección de los mejores vinos”, nos dice Manuel Solanilla, mientras da la bienvenida a un grupo de viajeros franceses.

No es usual que un hotel, por muy renombrado standing, cuente con una restauración de prestigio, y menos que los excelentes platos de los menús que ofrece dispongan de su maridaje ideal en vinos, y esta ha sido la agradable sorpresa que nos hemos llevado estando alojados en este singular establecimiento, situado entre la Estación del AVE y el Palacio de Congresos de Huesca. Una ciudad que, por cierto, está creciendo, en todos los sentidos; y de forma especial en la restauración, porque dispone de una de las más altas ofertas de restaurantes que sorprenden a los más exigentes sibaritas del buen yantar, y bares con vinos para catar de los más sublimes. Es por ello, que ABBA Huesca Hotel, consciente de esa competencia que tiene fuera del establecimiento, ha sido capaz de crear una carta que pueda competir con la oferta exterior, así como una carta de vinos a la altura de las circunstancias.

Hablar con Víctor Ortiz, el sumiller, por lo tanto, ha supuesto una grata experiencia.

P.- ¿Cuáles serían los gustos de la clientela de este establecimiento, en cuanto a vinos?

R.- “En primavera se decantan más por los blancos y rosados; lo mismo sucede en los meses de verano; mientras que en otoño e invierno eligen más los tintos, tomados siempre a temperatura de medio ambiente. Recuerdo, como anécdota, lo sucedido una vez, que un cliente no dudó en decir que si el vino tinto era bueno, debía dejar manchado el mantel, y así lo probó, primero se imprimió las manos de vino, y seguidamente las restregó en el mantel, que lo dejó para llevarlo de inmediato a la lavandería, como podéis imaginar, y se quedó tan pancho con aquel experimento”.

P.- ¿Cuáles son los mejores catadores de vinos de España?

R.- “A mi juicio, y con la experiencia que tengo en esta profesión, considero, sin duda, que son los riojanos”.

P.- ¿Y de los extranjeros?

R.- “Los franceses, quienes, además, no miran los precios”.

P.- ¿Qué le parecen los vinos dulces?

R.- “Soy un gran defensor de los vinos dulces. España es un gran productor de vinos dulces, cuya cata debería estar en todas las comidas, bien como aperitivo, o como colofón final. Me sorprende que a mucha gente le extrañe pedir un vino dulce para acompañar un buen paté de aperitivo, lo mismo que un cava como maridaje de un ternasco. En el fascinante mundo del vino, no debemos de establecer reglas, cada persona tiene sus sabores y gustos, y hay que respetarlos”.

P.- Huesca está muy próxima a Francia, ¿qué opina sobre la restauración de la vertiente norte del Pirineo?

R.- “Admiro mucho la calidad del servicio en la hostelería y restauración franceses; incluso en un establecimiento modesto, en lugares perdidos de la geografía de Francia, te atienden con el mayor agrado y profesionalidad; esto lo vemos tanto a niveles altos (Relais et Châteaux), como en cotas más modestas (Logis de France); en estos últimos, incluso es normal que los propietarios del establecimiento se sienten a compartir la mesa con los clientes, al tiempo que intercambian una animada conversación”.

P.- ¿Cómo se decantan los clientes en el restaurante del Abba Huesca Hotel?

R.- “La gran mayoría por los productos de la zona, los que son de aquí, y los que llegan de otros lugares, para probarlos. Todos ellos son conscientes de la variedad y calidad de los vinos aragoneses, y los del Somontano, sin duda, se llevan la palma”.

P.- ¿Qué piensa de los vinos del Somontano?

R.- “Son vinos que han ido subiendo progresivamente de categoría, consiguiendo excelentes valoraciones en catas nacionales e internacionales; en tintos, la variedad más emblemática es la Parraleta, y en blancos, el Macabeo. Estos últimos me transmiten frescura, mientras que una copa de tinto es calidez, que me traslada a escenarios íntimos, frente al fuego de una chimenea, con nieve en el exterior”.

P.- ¿Y después, cuáles serían los vinos de la región más solicitados”

R.- “Los Vinos de la Tierra, representados por Ribera del Gállego y las Cinco Villas”.

P.- ¿Y del resto de España?

R.- “Los riojanos (Beronia Crianza, Muga, Ramón Bilbao, Azpilicueta, Fernando Remírez de Ganuza, etc.), y los de Ribera del Duero (Protos)”.

P.- ¿En alguna ocasión ha tenido que ir a buscar un vino, que le habían pedido y que, en ese momento, no tenía en bodega?

R.- “Pues sí, ahora que me lo dice. Recuerdo que fue un Garnacha Tinta, el vino Garnacha Centenaria 2017, de Coto de Hayas (Campo de Borja), que solicitó un cliente fiel a esa marca que había hecho la reserva de la mesa, y al no tener en ese momento existencias, tuvimos que salir a comprarla a una vinoteca de Huesca; y todo se resolvió satisfactoriamente. El cliente siempre manda; y cada vez los paladares de la clientela son más selectos, se lo puedo asegurar”.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Víctor Ortiz del Río, sumiller del ABBA Huesca Hotel: “Los clientes se decantan por los vinos de la región””

Comentarios disponibles para usuarios registrados