Topic:

Circular de Coordinación nº 27/2019. Plan nacional de control de la medida de destilación de subproductos en aplicación del RD 1363/2018

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El FEGA ha publicado la Circular de Coordinación nº 27/2019. Plan nacional de control de la medida de destilación de subproductos en aplicación del Real Decreto 1363/2018. La circular tiene como objetivo garantizar una aplicación armonizada de la reglamentación comunitaria y de la normativa básica de desarrollo de competencia estatal, así como la igualdad de tratamiento entre los posibles solicitantes de la ayuda a la destilación de subproductos y beneficiarios de la misma.

El documento completo puede descargarse aquí.

Unión de Uniones considera que la campaña de vino no debería tener especiales problemas “salvo que se provoquen artificialmente”

 Publicado el por Unión de Uniones (colaborador)

 (photo: )

La sectorial vitivinícola de Unión de Uniones, tras analizar los datos y previsiones para la presente campaña vitivinícola considera que no debería haber especiales problemas “salvo que se creen artificialmente”, ya que una cosecha media-corta tanto a nivel nacional como en la UE y el buen ritmo de salidas, debería compensar los stocks de inicio de campaña superiores a años anteriores. La organización reclama una acción inspectora rigurosa para acabar con las irregularidades que lastran su funcionamiento.

Según los datos barajados por Unión de Uniones, la sequía y diversos episodios graves de pedrisco, pueden dejar una vendimia del orden de los 39-40 millones de hectolitros a nivel nacional, que es una cosecha casi un 20% por debajo de la anterior y aproximadamente un 6% inferior a la media de los cinco años anteriores. Los otros dos principales países de la UE tampoco tienen buenas producciones. En el caso de Francia estaría en el entorno de los 43 millones de hectolitros, inferior a su media de los últimos años si se descuenta la excepcionalmente mala del 17. También Italia volvería a sus niveles medios de alrededor de 49-50 millones de hectolitros y, en definitiva, todo ello dejaría la cosecha europea en valores de unos 165 millones de hectolitros.

Esta producción moderada debería compensar un alto nivel de existencias que, efectivamente, son superiores a los habituales y que a finales de junio se situaban en 41,8 millones de hectolitros, aunque desde la sectorial se ha apuntado que la cifra se reducirá en el enlace de campaña de manera significativa por las salidas de vino, que se han acelerado durante julio y se podrían reducir hasta los 36-37 millones de hectolitros.

Unión de Uniones considera que, en consecuencia, no debe ser la 2019/2020 una campaña especialmente problemática, “salvo que artificialmente se busque crear problemas”. En este sentido a Unión de Uniones le llama poderosamente la atención los anuncios que, incluso desde algunas organizaciones agrarias, se han hecho de “ruinosas” caídas del precio de la uva o de que se va a llegar a unos “precios hundidos” y considera que no juegan en favor de los intereses de los viticultores, sino todo lo contrario.

“Es innegable que en el vino sin indicación geográfica tenemos desequilibrios del mercado”, apuntan desde la organización, “pero no se debe andar jugando a culpabilizar de ello y penalizar a los viticultores que se han visto empujados a intentar hacer sus explotaciones más competitivas, mientras no se erradiquen prácticas irregulares que pesan sobre el mercado y se meta mano de verdad al mal funcionamiento de la cadena alimentaria”.

Vigilancia sobre los contratos

La organización, en respuesta a un escrito remitido en días pasados a la AICA ha sido informada de que el “Programa de controles in situ” de la Agencia se iniciará en la última semana de agosto con objeto de comprobar a pie de bodega tanto la existencia de contratos, como que estos reúnen los requisitos mínimos exigidos por la Ley 12/2013. La AICA hará especial hincapié en el precio, comprobando las entregas para verificar el cumplimiento de las condiciones pactadas. 

Unión de Uniones recuerda también que debe respetarse el pago en el plazo de 30 días desde la finalización de la entrega de la uva, tal y como obliga la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, de lucha contra la morosidad, y que solo en el caso de que uvas que pueden destinarse a vinos acogidos a figuras geográficas o de calidad, se puede aplazar hasta la validación de la cosecha el sobreprecio que pueda corresponder si la producción es calificada.

El sector arrastra el peso de las prácticas irregulares

Ante determinadas tramas de fraude en el sector del alcohol puestas en evidencia en los medios de comunicación, Unión de Uniones reclama de las Administraciones “todo el rigor” en la aplicación del protocolo del Plan Coordinado de Control Oficial de Alcohol y Destilados de Origen Vínico impulsado por el Ministerio y que tendrán que poner en marcha por primera vez en esta campaña las Comunidades Autónomas.

“Se está intentando inventar la pólvora para regular el mercado, cuando lo primero que hay que hacer es limpiar la suciedad de debajo de la alfombra”, han declarado desde la organización. Unión de Uniones maneja datos de las campañas recientes del sector alcoholero que reflejarían un descuadre del balance de entre 28 y 30 millones de litros de alcohol puro, resultado de la diferencia entre unas entradas por destilación de 20-21 millones de litros más 8-10 de importaciones y unas salidas por uso interno de unos 12 millones de litros más unas exportaciones del orden de 48 millones de litros. El descuadre del balance equivaldría a cerca de 3 millones de hectolitros de vino. “Hay circulando en el mercado un volumen de alcohol que pesa como una losa”, manifiestan desde Unión de Uniones, “porque es el equivalente a los 3 millones de hectolitros de vino que están ahí y no se sabe de dónde salen, más otros 3 millones de hectolitros de vino que deberían haber ido a alcohol y no se han usado”.

La organización ha mantenido contactos con el Ministerio de Agricultura para plantear este asunto, así como una parte del sector alcoholero. “Hay industriales que hacen las cosas bien y que están siendo tan perjudicados como nosotros por esta situación”. Unión de Uniones va a seguir insistiendo en que “se meta mano de una vez” a este tema y ha solicitado reuniones con las Comunidades Autónomas encargadas de la aplicación del Plan de Control para hacer un seguimiento de sus resultados.

Guía para la justificación de gastos de la ayuda a la promoción del vino en terceros países (solicitudes 2019 - pagos FEAGA 2020 y sigs.)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El FEGA ha publicado la Guía para la justificación de gastos de la ayuda a la promoción del vino en terceros países (solicitudes 2019 - pagos FEAGA 2020 y siguientes), elaborada por la Subdirección General de Regulación de Mercados del FEGA, responsable de la coordinación de la gestión y del control del pago de estas ayudas, con el objetivo de orientar a los perceptores de la ayuda en el cumplimiento de sus responsabilidades de cara a la adecuada justificación de los gastos subvencionables.

El documento puede descargarse aquí.

Arranca la vendimia 2019 y con ella la polémica por los precios de la uva

 Publicado el por SeVi (colaborador)

///AMPLIACIÓN///

Desde finales de julio se dieron los primeros trabajos puntuales de la vendimia 2019 en las zonas más tempraneras de España. Quince días después, a mediados de agosto empezaron los cortes de racimos para la producción destinada a elaborar cavas. Al mismo tiempo que las tijeras desprendían el racimo de la vid, crecía la (¿primera?) polémica por los precios de las uvas en esta campaña.

Unas protestas que tuvieron su epicentro en la comarca del Penedès, pero que también han tenido réplicas en otras zonas productoras de cava, como Extremadura o la C. Valenciana. En tierras catalanas, los viticultores señalaban que los precios de las uvas a los que las mayores bodegas pretenden pagar la materia prima en esta vendimia suponían un recorte de entre el 28% y el 33% de la cotización precedente. “Se habla de valores similares a los de hace 20 años”, señalaba el sindicato agrario JARC.

Según ha transcendido, el precio que pagarán las grandes bodegas este año por la uva destinada a la elaboración de cava en Cataluña será en las principales variedades de cava: Macabeo, Xarel·lo y Parellada de 33 céntimos el kilo si llega a 9,6 grados y 30 si es de 9 grados. Henkell Freixenet pagará 30 céntimos de euro por kilo, cuando el año pasado el precio estaba entre los 42 y los 45 céntimos. Codorníu, pagará 35 céntimos, y las bodegas más pequeñas han fijado un precio algo mayor.

“Las empresas que más uva compran han iniciado una deriva egoísta e insolidaria que no responde a la estrategia impulsada por el C.R.D.O.P. Cava para prestigiar la marca”, denunciaban los productores. El Incavi también tomó partido por la rama productora y señaló que las bodegas “no pueden resolver sus problemas de rentabilidad a base de pagar menos precio por la uva a los viticultores”.

De hecho, al cierre de estas líneas había convocada una huelga en Cataluña para el próximo 5 de septiembre en la que los viticultores no cosecharán uva ni entregarán pedidos a las bodegas. En otras zonas productoras, como Requena y Extremadura, las organizaciones agrarias también mantienen para el mismo día movilizaciones ante los bajos precios de la uva, tanto para cava, como para vino.

Para tratar de desbloquear la situación, se celebró una reunión (sin éxito) el 22 de agosto, entre el Incavi, el Departament d’Agricultura y los viticultores.

Otras voces que se han levantado contra esta política de precios han sido las que han salido desde la asociación de elaboradores de espumosos Corpinnat, que abandonaron la D.O.P. Cava. Esta asociación privada califica el recorte de precios de “unilateral” y pidió a las bodegas elaboradoras de cava mantener la política de precios de años anteriores y no dejarse llevar por la oferta a la baja de los “grandes productores”. Según trascendió, Corpinnat, y los elaboradores de Clàssic Penedès pagarán entre 0,65 y 0,70 euros por kilo de uva esta campaña.

Uno de esos grandes del cava, como Freixenet (Henkell-Freixenet) manifestó, según indicaron las organizaciones agrarias tras una reunión con la firma el 20 de agosto, su rechazo a incrementar los precios.

Por su parte, la patronal Petits i Mitjans Elaboradors de Cava (Pimecava) emitió un comunicado en el que apostaba por reducir el rendimiento máximo de la D.O.P. Cava para equilibrar la oferta y la demanda y defendía que se pague un “precio justo” por la uva en esta vendimia. A su juicio, “el exceso de nuevas plantaciones autorizadas por el Ministerio de Agricultura en contra de la posición del Consejo Regulador del Cava”, ha creado “un desequilibrio muy grande” entre oferta y demanda. Además, recuerda que la mayoría de empresas “ha mantenido los precios”, pero que aquellas que han decidido “una gran bajada” deben “reflexionar sobre si han tomado una buena decisión estratégica y de futuro”.

Más allá de Cataluña

Como hemos señalado, la cuestión de precios de la uva para cava también ha sido objeto de análisis y polémica en Extremadura. Así, por ejemplo, el presidente de COAG Extremadura, Juan Moreno, denunciaba al inicio de la vendimia que mientras que los precios de las variedades para cava en Cataluña se encontraban en 350 y 380 euros por tonelada, en Almendralejo las cotizaciones apuntaban a 200 euros/tonelada, prácticamente la mitad.

Desde APAG Extremadura Asaja, en coordinación con la Comunidad de Labradores de Almendralejo, se están dando casos en los que se está llegando a pagar hasta un 40% menos que la pasada campaña, algo que es “insostenible”. El presidente de esta organización, Juan Metidieri, esta situación de precios bajos “afecta a todo el sector”, por lo que ha pedido una movilización masiva el próximo 5 de septiembre y el cierre de todas las cooperativas y bodegas de Tierra de Barros.

También en la C. Valenciana hay descontento y las organizaciones agrarias lamentan que las uvas para cava se estén pagando por debajo de los costes de producción. Así, CCPV-COAG, la industria alega que existen excedentes de cava “y por ello plantea pagar entre 30 y 35 céntimos el kilo de uva para esta campaña en Requena, lo que supone una bajada de un tercio respecto al años pasado, cuando osciló entre los 40 y los 45 céntimos. En opinión de AVA-Asaja, esta bajada de precios prevista “hundiría las cotizaciones a mínimos históricos”.

Por ello, las principales organizaciones agrarias han acordado la convocatoria de una manifestación el próximo 5 de septiembre en Requena en protesta por los precios “de ruina” que las grandes bodegas están tratando de imponer para la uva destinada a la elaboración de cava y vino. Denuncian “estrategias especulativas destinadas a provocar un hundimiento sin precedentes y a mínimos históricos del precio de la uva para cava” y reclaman precios dignos para la uva para vino.

 


Nervios en un mercado que no parece que tendrá mayores precios

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Hace un año por estas fechas, bien pocos eran los que se atrevían a vaticinar el volumen de una vendimia que recién iniciada, todos, o prácticamente todos, coincidían en señalar que sería superior a la anterior (cosa que decía muy poco dada la situación de la que partíamos). Pero muy pocos se atrevían entonces a poner cifra a ese incremento y llevarla hasta volúmenes históricos, como así acabó siendo. Ni el propio Ministerio, que no ha dejado de ir subiendo la cifra en cada estimación que ha ido publicando, osó a hacerlo en aquel momento.

Prudencia casi tanta como la que se mostraba a la hora de hablar de la calidad de un fruto, cuya maduración estaba dando serios problemas, cuyas fermentaciones obligaron a los enólogos a sacar lo mejor de sí mismos y los medios técnicos de los que disponían y se confiaba, reiteradamente, en que el paso del tiempo mejoraría la situación.

Situación casi antagónica a la de este año, en el que las estimaciones de producción y los comentarios sobre la calidad y grado de maduración del fruto se suceden a trompicones, compitiendo por ser los que antes publiquen sus cifras y alaben la magnífica calidad de un fruto que será transformado en excelentes vinos. Lo que, dicho sea de paso, viendo las calificaciones publicadas por los consejos reguladores, únicos organismos que hacen este esfuerzo, tampoco es que diga nada.

Mejor así. El sector necesita saber con la mayor precisión de la que seamos capaces, el volumen de producción al que se enfrenta, la calidad del producto con el que va a tener que operar y los precios de las uvas, que marcarán el punto de partida en la generación de la cadena de valor del vino. Y lo necesita lo antes posible. Hay que planificar, establecer estrategias comerciales y cuantas más informaciones haya, mejor para todos.

A continuación, información para suscriptores.