Topic:

El acolchado de paja reduce en un 78% el nivel de erosión en suelos de viñedo

 Publicado el por Agencia SINC (colaborador)

 (photo: )

Una investigación internacional, en la que participaron expertos de la Universidad de Sevilla, señala el acolchado de paja como una medida de conservación para suelos de viñedo capaz de reducir hasta cerca del 80% su nivel de erosión a unos costes bajos para el agricultor.

Esta medida reduce rápidamente tanto la formación de escorrentía como la cantidad de partículas de suelo que se desprenden por efecto de la lluvia.

En la cuenca mediterránea se dan varias circunstancias que han favorecido la degradación del suelo. Por un lado, el propio clima mediterráneo, cálido y con precipitación relativamente baja y muy variable de un año a otro, lo que produce períodos de sequía más o menos intensos.

Por otro, el uso agrícola del suelo durante los últimos dos mil años, que ha favorecido la pérdida de materia orgánica y de nutrientes, así como otros procesos de degradación. La erosión en la región Mediterránea no es un proceso continuo, sino que en ocasiones bastan una o dos lluvias intensas para generar tasas altas de erosión anuales. La erosión en esta zona no es un proceso continuo, sino que bastan una o dos lluvias intensas para generar tasas altas de erosión 

Un equipo de científicos, entre los que se encuentran investigadores de la Universidad de Sevilla, han publicado recientemente un artículo en la revista Science of The Total Environment, en el que analizan el efecto de un acolchado de paja de cebada sobre la pérdida de agua y sedimentos en suelos de viñedo frente a episodios de lluvia intensa poco frecuentes, característicos del clima mediterráneo.

“Las prácticas agrícolas tradicionales contribuyen a agravar esta situación, ya que eliminan la protección del suelo y favorecen la erosión. En situaciones de riesgo, la pérdida de la capa de suelo fértil puede tener fuertes impactos económicos y sociales.

Por esta razón, “es necesario investigar sobre el manejo agrícola de suelos en riesgo de erosión y encontrar tipos de manejo que favorezcan la protección del suelo a un coste razonable para el agricultor como es el acolchado de paja”, afirmó Antonio Jordán, profesor de la Universidad de Sevilla y uno de los autores del estudio.

Coste económico

Los investigadores compararon la erosión producida en suelos sin protección con la de suelos bajo acolchado de paja de cebada y calcularon la tasa de aplicación teniendo en cuenta el coste económico de la compra, transporte y aplicación del material, que debe ser rentable para el agricultor.

Para controlar la intensidad de lluvia, su duración e incluso el tamaño de las gotas, se ha utilizado un simulador de lluvia portátil diseñado por investigadores de la Universidad de Valencia.

“El uso de simuladores de lluvia en la investigación sobre erosión es útil, porque permite controlar fácilmente todos los factores implicados. En este caso, añadió Jordán, simulamos tormentas intensas, relativamente frecuentes en la zona, que son las que originan la mayoría de los procesos erosivos más intensos en el área de estudio”.

Para el estudio se realizaron 20 experimentos sobre suelo desnudo y otros tantos sobre suelo acolchado, y en cada caso se calcularon parámetros hidrológicos como el tiempo de encharcamiento, el tiempo de generación de flujo de agua superficial, las tasas de infiltración y formación de escorrentía, así como la pérdida de suelo producida.

De la Universidad al campo

La aplicación de acolchados de paja es muy sencilla y barata, y es útil para todo tipo de suelos cultivados. En general, es una práctica muy beneficiosa en varios sentidos. Trabajos anteriores señalan que el acolchado favorece tanto la fertilidad física como química del suelo, además, diversos investigadores han comprobado que también contribuye a reducir el riesgo de contaminación del suelo y los acuíferos.

Es un sistema que se ha utilizado también con éxito en la recuperación de suelos afectados por incendios. “Sin embargo, es necesario conocer cuándo aplicarlo, dónde y en qué cantidad. Además de menos rentables, cantidades excesivas, mal utilizadas o materiales inadecuados pueden producir efectos no deseados”, añadió el profesor de la Universidad de Sevilla.

Este trabajo ha sido dirigido por Massimo Prosdocimi (Universidad de Padova, Italia) en colaboración con el Med_soil Research Group de la Universidad de Sevilla, Paolo Tarolli (Universidad de Padova, Italia), Saskia Keesstra (Universidad de Wageningen, Holanda), Ágata Novara (Universidad de Palermo, Italia) y Artemi Cerdà (Universidad de Valencia).

Referencia bibliográfica:

Massimo Prosdocimia, Antonio Jordán, Paolo Tarolli, Saskia Keesstra, Agata Novara, Artemi Cerdà."The immediate effectiveness of barley straw mulch in reducing soil erodibility and surface runoff generation in Mediterranean vineyards". Science of The Total Environment 547, 15 March 2016, Pages 323–330. doi:10.1016/j.scitotenv.2015.12.076

 

Cada 7 Días 06-07-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado de cualquiera de las doce regiones que aglutinan el viñedo español.

Cada 7 Días 29-06-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado de cualquiera de las doce regiones que aglutinan el viñedo español.

El vino español solicitó 11.858 hectáreas para nuevas plantaciones, casi el triple de lo disponible

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Plantación de viñedo en regadío. (photo: )

Plantación de viñedo en regadío.

El sector vitivinícola español había solicitado 11.858 hectáreas en forma de autorizaciones administrativas para nuevas plantaciones de viñedo, con lo que prácticamente ha triplicado la bolsa de viñedo disponible (4.173 hectáreas, que fue el límite máximo comunicado por el Gobierno español a Bruselas, un 0,44% de las 958.686 ha de superficie plantada a 31 de julio de 2015).

El pasado miércoles, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente informó a las organizaciones representativas del sector vitivinícola del resultado de la concesión de las superficies admisibles para autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo para 2016.

Aplicando los criterios de prioridad escogidos por España para el reparto de estas concesiones administrativas, de las 4.173 hectáreas disponibles para 2016 (luego los concesionarios dispondrán de un plazo de tres años para ejecutarlos), 1.224 hectáreas (el 29%) corresponden a solicitudes de jóvenes nuevos viticultores; mientras que las 2.949 ha restantes (el 70% del total) corresponden a viticultores que han tenido mayor puntuación conforme a lo establecido en la normativa nacional.

La concesión se ha realizado comenzando por los solicitantes de mayor puntuación (jóvenes nuevos viticultores) teniendo en cuenta las limitaciones establecidas en zonas geográficas delimitadas de determinadas Denominaciones de Origen Protegidas.

El Ministerio de Agricultura comunicó el pasado 1 de julio a las Comunidades Autónomas las superficies concedidas por cada solicitud, tras haber centralizado y ordenado a nivel nacional las solicitudes admisibles puntuadas, que habían sido remitidas por las Comunidades Autónomas. Por su parte, las Comunidades Autónomas deberán notificar a los solicitantes la resolución con el resultado de la concesión antes del 1 de agosto.

El 1 de enero de 2016 entró en vigor el nuevo régimen de autorizaciones de plantaciones de viñedo, que sustituye al antiguo sistema de derechos y que permite continuar con un crecimiento controlado del potencial de producción. El nuevo sistema permite obtener una autorización a partir de un cupo que se establece cada año para nuevas plantaciones.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a la vista de las distintas posiciones de las organizaciones representativas del sector,  fijó para 2016 (primer año de aplicación del nuevo régimen de autorizaciones de plantaciones de viñedo) una superficie máxima nacional de 4.173 hectáreas.

En este sentido, el Ministerio estimó las recomendaciones presentadas por determinados Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen Protegidas (D.O.P.) y por la Interprofesional del Vino de Rioja, para aplicar limitaciones a las nuevas plantaciones en la zona geográfica delimitadas por esas D.O.P.s. En concreto, 3,92 hectáreas de la D.O.P. Txakoli de Bizkaia; 56 hectáreas de la D.O.P. Navarra; 314 hectáreas de la D.O.P. Ribera del Duero y 387 hectáreas de la D.O.P. Rioja.

Consumo de vino en hogares hasta febrero 2016

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Tabla en pdf adjunto.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ha publicado los datos del panel de consumo alimentario a febrero de 2016, según los cuales, los hogares españoles consumieron en los dos primeros meses del año más de 70,89 millones de litros de vinos, bebidas derivadas del vino y elaboradas con vino, un 9,12% más que en el mismo periodo de 2015. Ese incremento también se ha visto traducido en una mayor inversión, pues el valor del vino consumido en el canal alimentación alcanzó (periodo enero-febrero) los 165,66 millones de euros (con un alza del 7,56%). Hay que tener en cuenta que las estadísticas del primer bimestre de 2015 no contabilizaban los datos de la categoría de “derivados”, que sí que figuran ahora en el panel del Magrama (desde marzo de 2015).

A continuación, información exclusiva para suscriptores.