Topic:

Retraso del riego de la vid hasta envero

 Publicado el por Jesús Yuste (colaborador), María V. Alburquerque (colaborador), J. Ramón Yuste (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

La influencia del riego y del déficit hídrico en el comportamiento del viñedo ha sido ampliamente observada y estudiada por diversos autores (Cuevas et al. 2006), siendo reconocida de forma generalizada (Castel et al. 2013). La disponibilidad hídrica ejerce influencia directa en algunos estados fenológicos del ciclo de la vid, como la iniciación y el desarrollo florales, modificando el futuro rendimiento (Ojeda et al. 2001), así como durante la última parte del ciclo, en la que puede favorecer la reducción significativa de la pérdida de cosecha (Sánchez-Llorente 2004). Además, el nivel de riego durante los últimos estadios de madurez afecta al estado hídrico de la vid y tiene cierto impacto sobre la composición de la uva (Méndez et al. 2009). Según Cuevas et al. (2006), bajo condiciones de riego deficitario, como puede darse al retrasar el riego hasta el envero, el cierre de los estomas reduce la toma de CO2, y modifica la relación entre la tasa neta de fotosíntesis y la conductancia estomática. Mientras el déficit hídrico perdura, los estomas permanecen más tiempo cerrados, lo cuál conduce a una reducción de la fotosíntesis. En este sentido, dado que la floración y el cuajado son estados críticos para la vid debido a los procesos de división celular que se producen, el estrés hídrico en dicha época puede conducir a una reducción del cuajado y del tamaño de la baya (McCarthy et al. 1992), de manera que el crecimiento de la baya y su peso en vendimia están directamente relacionados con el estado hídrico de la planta. Hay que considerar también que desde el cuajado hasta el envero el flujo de agua dentro de la baya ocurre principalmente a través del xilema, mientras que desde el envero hasta el punto de máximo crecimiento de la baya este ocurre principalmente por el floema (Greenspan et al. 1994).

Según Ojeda et al. (2001), un déficit temprano de agua puede provocar la disminución del volumen celular, cuando se produce desde la floración al envero, resultando irreversible el estado que provoca para la vid, ya que uno de los componentes del rendimiento, el tamaño de la baya, está más influenciado por el déficit hídrico cuándo se produce entre floración y envero que cuando se produce entre envero y madurez. Por tanto, para garantizar el éxito de cualquier estrategia de riego es necesario que la toma de decisiones esté basada en indicadores hídricos sensibles y fiables (Yuste et al. 2004) y tener en cuenta que el exceso de estrés hídrico después del envero debe ser evitado, ya que este puede causar retraso en la acumulación de azúcares (McCarthy 1998).

Los resultados observados en diversos trabajos relacionados con el riego moderado o deficitario de la vid han mostrado respuestas variables, condicionadas por diversos factores de cultivo, como la variedad (Romero et al. 2012, Santesteban et al. 2011), la densidad de plantación (Pérez 2002), el sistema de conducción (Yuste et al. 2012) y las condiciones de cultivo (Castel et al. 2013, Valdés et al. 2013).

A tenor de las referencias y las consideraciones indicadas, este trabajo trata de estudiar el efecto de la variación de la época de aplicación de riego deficitario durante el período estival en el desarrollo vegetativo y productivo, así como en la calidad de la uva de la variedad Tempranillo cultivada en espaldera, en las condiciones climáticas semiáridas del centro del Valle del río Duero.

El proyecto BESTBRANDY investiga nuevas técnicas de manejo del viñedo para aumentar la calidad de la uva para brandy

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Desde la puesta en marcha del proyecto BESTBRANDY en julio de 2016, las empresas de este consorcio están desarrollando un Proyecto I+D de cooperación con diferentes organismos de investigación. El objetivo de este proyecto consiste en promover el desarrollo de nuevos conocimientos y tecnologías para mejorar las cualidades de los brandies, optimizar los procesos de producción de uva, cosecha, destilación, crianza y envasado, y desarrollar nuevos productos atractivos para los exigentes mercados internacionales. En esta línea, el desarrollo y la innovación en el cultivo de la uva para brandy es un aspecto absolutamente clave.

Con este fin, las bodegas participantes están trabajando en la puesta en marcha de una nueva estrategia vitícola integral que permita la obtención de rendimientos más eficientes en cuanto a la producción y conversión de azúcares y uvas con especiales características para la elaboración de brandies de alta calidad.  Por ello, las bodegas participantes están realizando diferentes ensayos para incrementar la eficiencia del cultivo de la vid cuya producción está destinada a destilación y posterior obtención del brandy. Estos estudios e investigaciones tienen en cuenta la diversidad de condiciones específicas de los campos de cultivo de estas bodegas, su localización en ambientes de climas cálidos y una disposición de los recursos naturales ocasionalmente limitada. Por tanto, esta estrategia vitícola incluye de manera integral distintas variedades de uva, en condiciones edafo-climáticas diferentes, y cultivos muy específicos para cada variedad.

Balance innovador

Desde el comienzo de BESTBRANDY, las empresas participantes han puesto en marcha distintos y variados dispositivos experimentales para estudiar los efectos de la salinidad en el crecimiento y desarrollo del cultivo de las vides. También han aplicado diferentes técnicas innovadoras de cultivo para incrementar la eficiencia y sostenibilidad en la producción de azúcares, como por ejemplo los sistemas de riego y fertilización, ajustes de carga, estudios de influencia del suelo y sistemas automatizados. Asimismo, destacan los nuevos sistemas de pasificación de corta duración, el estudio de nuevas variedades para la obtención de vinos jóvenes, el análisis y la comparación de uvas de producción integrada frente al protocolo de residuo cero, y la preselección clonal y sanitaria de los cv de vid Palomino para la mejora del proceso productivo y la calidad del brandy de Jerez. Estas últimas experiencias se llevan a cabo en explotaciones vitícolas de González Byass y Bodegas Fundador en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Además, gran parte de estos ensayos se están realizando en la Finca Daramezas, propiedad de Bodega Las Copas, situada en el paraje único de Guadamur (Toledo). Este viñedo, dotado de sistemas de riego, se plantó en el año 2014 con la variedad Airén, utilizando la espaldera como sistema de conducción y con el único objetivo de producir uva de calidad destinada íntegramente a la producción de brandy.

Todos los resultados obtenidos hasta la fecha por BESTBRANDY se han presentado en los diferentes comités técnicos del proyecto que se han celebrado. También se han puesto en conocimiento del CDTI, que es el organismo financiador de la iniciativa y ha certificado con su apoyo el adecuado avance de la misma. En el primer trimestre de 2019 se espera contar con las conclusiones aplicables al sistema productivo del viñedo comercial. 

Más sobre el proyecto:

BESTBRANDY es un proyecto consorciado de desarrollo experimental que pretende elaborar nuevos brandies mediante la introducción de innovaciones tecnológicas en el manejo del viñedo, en los procesos enológicos, en el proceso de destilación y en el envejecimiento final del brandy en madera. Todo ello, para obtener una bebida espirituosa diferente, con nuevos perfiles aromáticos que permitan atender la creciente demanda de los consumidores internacionales de este tipo de bebidas.  

El consorcio lo componen cuatro empresas: Bodega González Byass Jerez, Bodega Las Copas, Bodegas Fundador y Agrovin, junto a cinco instituciones y universidades nacionales, referentes en el ámbito de la I+D vitivinícola española. El proyecto dispone de un presupuesto global de 2.549.730 €, está subvencionado por el CDTI con fondos FEDER de la Unión Europea y se desarrollará durante 30 meses, hasta diciembre 2018.  Más información en: www.bestbrandy.es

Evolución de las ventas de aceites de oliva envasados por Anierac hasta junio

 Publicado el por SeVi (colaborador)

En el pasado mes de junio, pusieron en el mercado 54,11 millones de litros de los que casi 24 fueron de aceite de oliva, 1,16 millones de litros de aceite de orujo de oliva y cerca de 29 millones de litros de otros aceites refinados de semillas oleaginosas. En el grupo de los aceites de oliva, de los que en junio salieron 23,8 millones de litros, en este mes destacan las ventas de la categoría virgen extra que han ascendido a 9,59 millones de litros, de la categoría comercial suave salieron 8,65 millones de litros, 3,52 millones de litros de intenso y 2,2 millones de litros de virgen.

Así en estos 6 meses de 2018 las salidas de aceite de oliva han disminuido un 3,33% frente a las del mismo periodo de 2017, alcanzando una cifra de 141,14 millones de litros. En el cuadro donde se recogen los datos acumulados en la campaña 2017/2018 verán que han salido 216,87 millones de litros, casi 12 millones de litros menos que en la campaña anterior (-5,23%). Esta disminución se debe fundamentalmente al virgen (-20,47%) y al intenso (-24,32%), mientras que el suave presenta casi la misma cifra que la campaña anterior (+0,66%) y el virgen extra ofrece un aumento del 3,61%.

Del aceite de orujo de oliva en junio salieron 1,16 millones de litros. Así las ventas acumuladas en estos 6 meses de 2018 suman 7,63 millones de litros que son un 17,5% menos de los que salieron en el primer semestre de 2017. Las ventas acumuladas en estos 9 meses de la campaña 2017/2018 suman 11,5 millones de litros, 2,5 millones de litros menos de los que salieron en el mismo período de la campaña anterior.

En junio han salido casi 29 millones de litros de aceites refinados de semillas oleaginosas, en concreto, 28,96 millones de litros, de estos 24,93 millones de litros fueron de refinado de girasol y 3,7 millones de refinado de semillas. Verán que en este primer semestre de 2018 las ventas de este grupo han ascendido a 176,79 millones de litros, con un alza del 4% respecto al mismo periodo de 2017.

Acumulado ventas Anierac en la campaña 17/18 (miles de litros)

 

Oct. 16/Jun. 17

Oct. 17/Jun. 18

 Variación  

 Porcentaje  

% s/total

 Virgen Extra  

81.575

84.523

2.948

3,61%

38,97%

 Virgen  

26.640

21.188

-5.452

-20,47%

9,77%

 Oliva "Suave"  

79.544

80.067

523

0,66%

36,92%

 Oliva "Intenso"  

41.085

31.094

-9.991

-24,32%

14,34%

 TOTAL  A. OLIVA

228.844

216.872

-11.972

-5,23%

100,00%

 Orujo de Oliva  

14.109

11.527

-2.582

-18,30%

--

Fuente: Anierac.

         

Actualizan el vigente sistema de declaraciones obligatorias del aceite de oliva y la aceituna de mesa

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Consejo de Ministros del pasado 13 de julio aprobó un Real Decreto por el que se afianza y actualiza el vigente sistema de declaraciones obligatorias de los sectores del aceite de oliva y aceituna de mesa. Unas declaraciones que los Estados miembros deben presentar a la Comisión Europea con las notificaciones sobre precios y producciones, para dotar a los mercados de mayor transparencia.

La nueva norma anula algunos aspectos de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, adjudicando a las CC.AA. el régimen de control acerca de los sistemas de información de los mercados, entre ellos los oleícolas, en lugar de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), como se recogía en la Ley. De esta forma se incorpora la Sentencia por la que se resuelve el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Consejo de Gobierno de la Generalidad de Cataluña sobre las funciones de AICA en relación con estos controles.

En el Real Decreto se complementa el sistema de declaraciones obligatorias con un censo de instalaciones y operadores oleícolas obligados a declarar, con el fin de disponer de las mejores informaciones de sus mercados, potenciando su transparencia.  También se adaptan algunos aspectos de la normativa por la que se regula el potencial de producción vitícola, con el objetivo de completar la información que las CC.AA. deben comunicar en la aplicación de   la misma.

Nueva directora de la AICA

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha nombrado a Gema Hernández Maroñas nueva directora de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). Funcionaria de carrera y miembro del Cuerpo de Ingenieros Agrónomos del Estado, Gema Hernández Maroñas ha sido, anteriormente, subdirectora adjunta de Frutas y Hortalizas, Aceite de Oliva y Vino, y ha prestado a lo largo de su labor profesional en el Ministerio especial atención al sector vitivinícola.

Estadísticas de consumo de vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo completo con tablas en pdf adjunto

El consumo total de vinos (blanco, tinto, rosado, y espumosos incluido cava) en 2017, teniendo en cuenta el consumo realizado dentro (canal hogar/alimentación) y fuera de casa (horeca), ha sido de 484,72 millones de litros, con un consumo medio por persona de 11,83 litros en total, lo que supone una disminución del 5,4% respecto a 2016. El valor total del consumo de la población residente ha alcanzado los 2.227,63 millones de €. El 76,3% del volumen de vino y espumoso consumido en España durante 2017 se realizó en el ámbito del hogar, mientras que el 23,7% se efectuó fuera de casa, según el “Informe del consumo de alimentación en España 2017” del Ministerio de Agricultura. No obstante, ante la polémica suscitada por estos datos de consumo (apenas 4,84 Mhl, frente a una media histórica según dato de balances del vino de entre 10 y 10,5 Mhl), el nuevo director general de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, señaló a preguntas de SeVi que podría deberse a una "cuestión metodológica", al no incluir la ingesta realizada por el turismo, ni otras formas de consumo. Observación que dejamos aquí anotada.

Si se analizan los comportamientos de vinos tranquilos y espumosos por separado, destaca que el espumoso incrementa su incidencia fuera del hogar hasta el 35,5% del volumen total (frente al 64,5% del volumen consumido en el ámbito intradoméstico); mientras que el vino tranquilo mantiene una distribución similar al total, con un 77,4% (hogar) vs. 22,6% (fuera de casa).

En términos de valor, como es lógico, el consumo extradoméstico gana importancia y representa un 54,9% del total del consumo de vinos y espumosos (54,5% en el caso de vinos tranquilos y 57,2% en el caso de espumosos).

El consumo doméstico total de vinos a lo largo del año 2017 disminuyó un 2,5% con respecto a 2016, con 370 millones de litros. El valor de la categoría también decrece aunque algo menos (2,1%), quedándose en 1.004,23 millones de €. Este menor descenso del valor es debido a la relación directa con el precio medio, que cierra el periodo en 2,71 €/l, un 0,4% más alto que en el año anterior. Esto supone un consumo de 8,27 litros por persona y año dentro de los hogares.

Fuera del hogar se estima un consumo por parte de las personas residentes en España de 114,72 millones de litros de vino durante el año 2017, con una facturación de 1.223,4 millones de €. El sector del vino es uno de los que más retroceden en términos de consumo fuera del hogar, pues estos datos implican una variación negativa del volumen consumido del 7,9% respecto al año anterior. Supone además un descenso en el número de consumiciones del 9,3%, lo que se traslada en un consumo medio aproximado por persona y año de 3,56 litros, con una variación del -8,0% respecto a lo ingerido en el año anterior. Sin embargo, el precio medio de este tipo de bebidas fuera del hogar a cierre de año 2017 fue de 10,66 € el litro, ligeramente superior al del año pasado (+0,5%).

Por otra parte, según el estudio de cuantificación del desperdicio, durante el año 2017 los hogares españoles tiramos a la basura la cantidad de 13,5 millones de litros de vinos y espumosos, (una cantidad menor a la desperdiciada el año anterior). Estos productos representan el 1,2% sobre el total volumen desperdiciado en los hogares.

Consumo doméstico 2017

Como hemos visto, el consumo doméstico de total vinos a lo largo del año 2017 disminuyó un 2,5% con respecto a 2016. El valor de la categoría, también decrece (2,1%) debido a la relación directa con el precio medio, que cierra el periodo en 2,71€/l, un 0,4% más que en el año anterior.

Según el Ministerio, los hogares españoles destinan a la compra de vinos el 1,49% de su presupuesto para alimentación y bebidas, esto supone un gasto per cápita de 22,02 €/persona/año (-5,8% en relación a 2016) siendo el consumo medio de 8,11 litros por persona y año.

El mercado de vinos se desglosa de la siguiente manera: el 37,2% en volumen se corresponde con vinos tranquilos con D.O.P., con una importancia en valor del 55,9% y a pesar de tener una evolución desfavorable de la demanda respecto a 2016 en volumen del 1,8%, en valor permanecen relativamente estables (0,2%). El 7,1% en volumen corresponde a vinos espumosos (entre los que se incluye el cava) con D.O.P. y los vinos gasificado con D.O.P., siendo su importancia en valor del 13,4%. El vino de aguja es la única variante que presenta un incremento en consumo (+2,5%) en relación al año anterior. Sin embargo, sigue representando apenas el 1,7% de la categoría de vinos. Asimismo, el 47,2% de los litros de vino consumidos en el hogar se corresponden con vinos sin D.O.P./I.G.P., con una reducción en las compras del 17,3%.

El consumo per cápita de la categoría se situó en 8,11 litros/persona/año, un 6,2% menos que en el año anterior. El tipo de vino con mayor consumo por persona se corresponde con los vinos sin D.O.P./I.G.P. con un consumo de 3,83 litros/persona/año. Los vinos tranquilos cerraron el año con una ingesta media de 3,02 litros, mientras que el consumo de espumosos (incluido cava) y gasificados con D.O.P. se situó en 0,58 litros por persona.

Vino tranquilo D.O.P.

Con el 37,2% del volumen total, los vinos tranquilos con D.O.P. son los segundos más consumidos por parte de los hogares, a pesar de su contracción de volumen 1,8% comparado con 2016. En términos de valor logran mantenerse estables debido al incremento del precio medio del 2,1%, cerrando en 4,07€/l. El consumo más intensivo de este tipo de vinos se localiza en hogares adultos, fundamentalmente de retirados parejas adultas sin hijos y con hijos mayores. En conjunto, estos tres perfiles representan el 65,7% del volumen. A nivel regional, las CCAA más propensas a su consumo son las Islas Baleares, País Vasco y Cantabria. Por el contrario, La Rioja, Castilla La Mancha y Extremadura son las que realizan un menor consumo.

Vino espumoso D.O.P.

Los vinos espumosos y gasificados con D.O.P. representan el 7,1% de los litros totales de vino comprados para consumo en el hogar, en términos de valor su participación en el mercado es del 13,4%. Evolucionan de forma negativa tanto en volumen (5%) como en valor (7,6%). Esta desproporción se atribuye a una reducción de 2,8% en el precio medio cerrando en 5,12 €/l. Por tipología de hogar, al igual que los vinos tranquilos, son los retirados, parejas adultas sin hijos y con hijos mayores quienes tienen mayor incidencia de consumo. Entre quienes menos consumen, se posicionan las parejas con hijos pequeños y los jóvenes independientes. Por CC.AA., son Cataluña, País Vasco, Islas Baleares, Principado de Asturias y Aragón las que mayor consumo realizan. En el lado opuesto se sitúan Castilla La Mancha, Galicia e Islas Canarias.

Vino I.G.P.

Los vinos tranquilos con I.G.P. representan el 3,8% del volumen total de vinos y 3,3% en términos de valor. Presenta una contracción en volumen de 3,4% respecto a 2016, mientras en valor decrece de forma más significativa (14,1%) como consecuencia de una reducción del precio medio (11,1%) que cierra en 2,36€/l. El perfil de hogar consumidor se corresponde con hogares adultos. En especial en parejas adultas sin hijos, que aportan el 22,7% del volumen de compra. En el otro extremo, son las parejas con hijos pequeños los hogares con menor incidencia de consumo. Extremadura, Castilla La Mancha y Canarias son las CCAA que mayor consumo realizan de este tipo de vino, mientras que La Rioja, Comunidad Foral de Navarra y Aragón destacan por su bajo consumo.

Vino sin D.O.P./I.G.P.

Asumiendo el 47,2% de los litros comprados de total vinos para consumo en el hogar, los vinos sin D.O.P./I.G.P. son los que mayor presencia tienen, aunque su evolución es negativa en términos de volumen (-2,3%). No obstante, el valor se mantiene relativamente estable (-0,5%) debido a un aumento de 1,9% en el precio, cerrando 2017 en 1,24€/l. Hogares formados por parejas con hijos mayores, parejas adultas sin hijos, o retirados, son los perfiles más intensivos en el consumo de este tipo de vino. Mientras que los jóvenes independientes son el perfil de menor consumo de este tipo de vinos. A nivel regional, las CC.AA. con mayor consumo son Cataluña, Asturias, Galicia y País Vasco, mientras que las de menor consumo son ambos archipiélagos y la Comunidad Valenciana.

Distribución por canales del consumo doméstico:

El informe ministerial refleja que el 81,1% de las compras de vinos se llevan a cabo dentro del canal dinámico, aumentando su cuota 3 puntos porcentuales el comparación con el 2016. El supermercado y autoservicio es el canal principal para la compra de vinos con el 51,9% del volumen, siendo el que impulsa la recuperación del canal dinámico y el único que presenta variación positiva en comparación con el año anterior.

Libreservicio

Con los datos del informe Nielsen Market Trends relativo al periodo enero-junio 2017 (último al que ha tenido acceso SeVi), se revela que el valor de las ventas las ventas de vinos tranquilos y espumosos en libreservicio (hipermercados, supermercados, tiendas tradicionales y especialistas) en España durante el primer semestre de 2017 alcanzó la cifra de 655 millones de euros. En concreto, los vinos tranquilos sumaron unas ventas entre enero y junio de 582 millones de euros, y con tendencia positiva (+4,4%). Los vinos espumosos experimentaron incrementos del 6,2%, respecto al mismo periodo de 2016, hasta sumar 73 millones de euros. Vinos y espumosos suman el 18% del total del valor facturado en concepto de bebidas (3.568 millones de euros en seis meses) y el 2,7% del total de ventas en libreservicio en este periodo (24.266 millones de euros). Según esta fuente, vinos tranquilos y espumosos crecen por debajo de las cervezas (+7,7%) pero por encima de las bebidas alcohólicas (+2,4%). No obstante, no hay que perder la perspectiva de que entre enero y junio de 2017, la cerveza sumó unas ventas por valor de 849 millones de euros.

Consumo extradoméstico 2017

El volumen consumido de vinos y espumosos fuera de los hogares asciende a 114,72 millones de litros (con una pérdida del 7,9% frente a 2016), en términos de facturación corresponde a 1.223,40 millones de euros (-7,5% respecto a 2016), distribuidos en 271,81 millones de consumiciones. El consumo per cápita asciende a 3,56 litros/persona/año lo que implica un gasto de 37,92 €. El precio medio se situó en 2017 en 10,66 €/l, un 0,5% más alto que en 2016. El vino tranquilo representa el 87,7% del volumen consumido total de vino fuera del hogar, pero un 85,4% del valor; mientras que los espumosos suman el 12,3% de los litros consumidos y un 14,6% del valor.  Llama la atención la evolución negativa de ambas categorías, mucho más acusadas en los espumosos. Así mientras que los vinos tranquilos pierden un 4,1% en valor y un 4,6% en volumen; los espumosos retroceden un 23,5% en euros y un 26,4% en litros.  El consumo per cápita de vino tranquilo en 2017 fuera del hogar fue de 3,12 litros/persona/año lo que implica un gasto de 32,39 €. El precio medio cerró en 10,39 €/l, sufriendo un ligero aumento (0,5%) respecto a 2016. En total, el vino tranquilo consumido fuera del hogar durante 2017 sumó 100,61 millones de litros por un valor de 1.045,06 millones de euros. Como hemos visto, la tendencia es negativa para los espumosos (incluido cava) con fuertes reducciones en volumen y en valor, cerrando el 2017 con un consumo de 14,11 millones de litros y 178,34 millones de euros, respectivamente. El consumo per cápita se situó en 0,44 litros/persona/año lo que implica un gasto por persona de 5,53 €, (esto supone 1,67 € menos por persona y año invertidos en la categoría). El precio medio se situó en 12,07 €/l con una variación positiva de 4% en relación con el año anterior.

Ventas D.O.P./I.G.P.

La campaña vitivinícola 2016/17 (1 de agosto 2016 a 31 de julio 2017) registró un saldo bastante positivo para la comercialización del vino con D.O.P. español. En total, según datos facilitados por la Subdirección General de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica del Mapama, las DD.OO. comercializaron un total de 12.406.712 hectolitros, con un incremento del 4,41% respecto a los 11.882.206 hl de la campaña 2015/16. Un incremento sustentando, principalmente, en el mercado interno, hacia donde las denominaciones de origen destinaron el 59% de sus ventas (7.314.086 hectolitros) y que creció a un ritmo del 6,28%. Una tendencia positiva que supera el ritmo exportador, con incrementos sí, pero inferiores, del orden del 1,84% hasta los 5.092.626 hectolitros. En cuanto al valor económico de la comercialización de las DD.OO. españolas, el informe del Ministerio lo sitúa en un total de 4.186,2 millones de euros, de los que el 62% provinieron del mercado nacional (2.600,6 millones de euros) y el restante 38% del mercado exterior (1.585,6 millones de euros).

Respecto a la campaña 2015/2016, tomando como referencia el informe ministerial sobre los datos de las DD.OO.PP. de vino, el valor económico de la comercialización de estas figuras de calidad ha experimentado un notable incremento (+28%), al pasar de los 3.268,6 M€ consignados entonces, a los 4.186,2 M€ de esta última campaña (+918 M€). Ese incremento viene dado, sobre todo, por el mercado interior (+48,9%), aunque la exportación también presenta evolución positiva (+4,16%).

La principal D.O.P. en volumen comercializado es la D.O.Ca. Rioja, con unas ventas totales en la campaña 2016/17 de 2.839.558 hectolitros y pese a estancar ligeramente su dato de comercialización total (-0,46%) ostenta el 22,89% de la comercialización total. Por detrás de Rioja se sitúan Cava (15,2% del total y una evolución positiva del 1,87%), La Mancha (6,45% del total e importantes incrementos del 34,22%), Rueda (5,92% del total y +5,44%) y Ribera de Duero (5,81% y alzas del 6,09% en sus ventas).

La D.O.Ca. Rioja es, del mismo modo, la D.O.P. que más vino comercializó en el mercado interior, con el 24,42% del total, seguida de Rueda con el 9,34%; Cava, con el 8,95%; Ribera del Duero (8,52%), La Mancha (7,85%), Valdepeñas (4,07%), Catalunya (3,41%) y Navarra (3,40% del total del mercado interior). Es reseñable que las diez primeras denominaciones nacionales por volumen en ventas en España (completan el ránking, tras las antes citadas, Rías Baixas y Montilla-Moriles), son responsables de tres de cada cuatro botellas con D.O.P. que se comercializaron en nuestro país durante la pasada 2016/17.

En cuanto a las exportaciones, la principal D.O.P. por volumen durante la pasada campaña fue Cava, con una comercialización exterior de 1.225.731 hectolitros, el 24,07% de la exportación con D.O.P. total; seguida de la D.O.Ca. Rioja (1.053.267 hl y el 20,68% del total). Dos auténticos transatlánticos que suman el 45% de las ventas exteriores de las DD.OO. españolas. Tras ellos encontramos a la D.O.P. Valencia, que durante la pasada campaña destinó a mercados exteriores un total de 338.672 hectolitros.

Respecto a las I.G.P.s, la comercialización total de la campaña 2016/17 ha sido de 2.304.473 hl, un 12,3% más respecto a la campaña anterior 2015/16, siendo las I.G.P.s de Castilla (1.824.656 hl), Extremadura (194.625 hl), y Castilla y León (164.352 hl) las que más volumen han comercializado correspondiendo un 79,2%, un 8,4% y un 7,1% respectivamente del total. El comercio interior (68%) representa las dos terceras partes del volumen de vino total comercializado.

El comercio online se hace móvil

La consolidación del canal online como canal de distribución de vino en España se ha afianzado en los últimos años gracias, en buena parte al despegue de las ventas a través de dispositivos móviles (fundamentalmente smartphones). El portal online de venta de vino Bodeboca, ha publicado un estudio que analizó los hábitos de compra de los usuarios de su app durante todo el año 2017. Entre las conclusiones se reveló que los clientes con app instalada en dispositivos móviles para la compra online de vino gastan un 51% más al año que los usuarios web. El estudio traza una radiografía del usuario del m-commerce de vino: se trata de un hombre de 46 años (93,4%) que vive en Madrid (27%) y que se gasta 350€ al año en vino.