Optimistas con los precios, exigentes de cara al futuro

 Publicado el Por Alejandro García-Gasco Alcalde

Año a año analizamos las campañas con la humildad y la exigencia que el sector al que representamos nos pide: la tierra, la uva, el vino nos adentran en la tierra y es el sentimiento que un buen viticultor quiere trasladar al consumidor. Durante años, España ha sido, y es, un referente del vino, de la viticultura; pero en este mundo globalizado, el mercado y los propios consumidores nos exigen dar un paso más y ese paso más es el que marcará las diferencias y el que provocará que los profesionales del sector demos un salto para ofrecer al consumidor, de verdad, la calidad que sale de nuestras viñas.

Nos encontramos, con pequeñas variaciones en el tiempo, ante el final de la vendimia con una campaña que apenas tiene que ver a la del año anterior, la de 2018/19. Se trata de un escenario diferente y se entiende con facilidad, con unas previsiones de cosecha a la baja, incluso por debajo de los cuarenta millones de hectolitros, provocadas por diferentes motivos y que nos hacen evaluar cómo se ha desarrollado estos últimos años y cómo queremos que sean los venideros.

Casi desde el inicio de la campaña, sabíamos que se iba a tratar de una campaña corta, donde las condiciones climatológicas han supuesto un cierto aliado a la hora de que el sector no se juntara con dos campañas de grandes cosechas, lo que hubiera supuesto un inconveniente serio, por razones obvias de acumulación de existencias.

A continuación, información para suscriptores.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Optimistas con los precios, exigentes de cara al futuro”

Comentarios disponibles para usuarios registrados