Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI: ‘Bodegas BSI es la mejor anfitriona del vino de Monastrell y de Jumilla’

 Publicado el Por SeVi

Tópico(s): Enoturismo y turismo del vino

Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI. (photo: )
Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI.

La referencia más nítida del enoturismo en Jumilla es Bodegas BSI. Su oferta enoturística es inabarcable: visitas personalizadas a la principal productora de la D.O.P. Jumilla, exposiciones, conciertos, desfiles, cursos, presentaciones, museo propio, actividades familiares… Para esta bodega, pionera en el enoturismo desde hace 30 años, se trata de mucho más que una moda. Es una forma de conectar con su consumidor.

¿Para Bodegas BSI, el enoturismo es una moda pasajera?

Imposible que lo sea. Hay que tener en cuenta que las puertas de Bodegas BSI están abiertas al enoturismo desde hace ya tres décadas. En aquél momento, la cooperativa tuvo una visión de futuro inusual en la época. Apostamos por abrir nuestras puertas a clientes y consumidores con el objetivo de hacerles vivir experiencias en torno al vino. Entonces no se conocía, siquiera, el concepto “enoturismo”, que empezó a utilizarse años más tarde, pero ya teníamos consciencia de que no solo teníamos que elaborar vino, sino que teníamos que ser los mejores anfitriones del vino de Monastrell y de Jumilla. Desde entonces, nuestra oferta enoturística se ha ido ampliando.

¿Cómo se integra el enoturismo en su plan de negocio?

El enoturismo es un pilar fundamental para Bodegas BSI. Hasta tal punto que en nuestro plan de negocio cuenta con un capítulo propio. Lo entendemos como una parte esencial del sector vitivinícola, por eso hacemos una apuesta tan fuerte por el enoturismo. Además, hay que tener en cuenta que en Bodegas BSI el enoturismo está totalmente profesionalizado. Contamos con un departamento propio de Enoturismo, al frente del cual se encuentra Magui Gómez. En total un equipo de seis trabajadores dedicados casi en exclusiva a este departamento, más los trabajadores que se requieren de apoyo, dependiendo de la actividad de que se trate. No hay que olvidar que defendemos que el enoturismo es una herramienta para difundir la cultura del vino, en general, y el de Jumilla, en particular. Somos conscientes de que, entre todos, debemos potenciar esta actividad turística/experiencial para ayudar a desarrollar el sector vitivinícola jumillano. Nosotros así lo entendemos.

¿Qué retorno obtienen de esta actividad?

Buscamos consolidar la relación entre el consumidor, los vinos y el mensaje de Bodegas BSI. Solo nos marcamos una meta en cada actividad enoturística: colmar las expectativas del visitante para que, independientemente de la actividad que se trate (una visita personalizada con cata, un acto cultural de los muchos que llevamos a cabo, o nuestra exitosa actividad de Vendimia en Familia, entre otras) salga totalmente satisfecho. Nuestro equipo consigue que el visitante asocie Bodegas BSI a una experiencia placentera. Además, asumimos la responsabilidad de ser, en muchos casos, la primera toma de contacto de muchos visitantes con la cultura del vino.

¿Cuáles son, a su juicio, sus puntos fuertes en materia enoturística?

La historia de Bodegas BSI se remonta a 1934. Somos la principal bodega en la D.O.P. Jumilla. Contamos con 1.400 ha de los mejores viñedos, de las que más del 80% son de Monastrell plantada en vaso y representamos la mayor extensión de viñedo de pie franco de esta variedad. Con ese legado, la experiencia enoturística está garantizada. Además, contamos con el mejor equipo de profesionales y una oferta diversa. Son grandes bazas que jugamos en el terreno enoturístico teniendo siempre presente la responsabilidad con nuestro legado y con el medioambiente. Tenemos instalaciones, equipo, capacidad y flexibilidad para ofrecer visitas y experiencias de calidad, a medida, con las que trasladar a cada visitante nuestro amor por la tierra y el vino. Todo eso se ve reconocido. En primer lugar, por los propios visitantes; pero también por operadores turísticos, como la plataforma turística Groupon, que nos ha reconocido como “uno de sus mejores socios”, al haber acreditado una satisfacción media de los visitantes de más de 4,5 estrellas sobre cinco posibles.

Y todo ese legado del que habla también tiene su cristalización en su museo, ¿no es así?

Efectivamente, gracias a que Bodegas BSI ha pertenecido a sus socios desde su constitución, en 1934, nos ha sido posible conservar un rico patrimonio cultural e histórico. Para ponerlo en valor contamos, desde hace años, con un museo propio en la bodega en el que el visitante descubre usos y costumbres vitivinícolas de Jumilla, a través del bagaje conservado y protegido durante décadas por las familias que configuran el capital humano de BSI. El museo de Bodegas BSI recibe la visita de miles de personas cada año, que ven satisfecha su curiosidad por la variedad Monastrell y todos los procesos que se emplean desde su cultivo en viñedo, hasta su mágica transformación en vino. Para ello, se han conservado y recuperado objetos, enseres y maquinaria de varias épocas. Se trata de un museo “vivo”, que crece y evoluciona con el paso del tiempo, siguiendo la evolución del sector vitivinícola y la rica cultura que le acompaña.

¿Cuál es el perfil del visitante de Bodegas BSI?

Damos la bienvenida cada año a miles de visitantes. La oferta enoturística de BSI atrae a infinidad de perfiles de visitantes. Nacionales y extranjeros, en grupo organizado, en pareja, familias… Con contacto previo o no con la cultura del vino. Nuestro departamento de Enoturismo analiza esos perfiles para ofrecer una experiencia integral acorde a sus expectativas.

¿Qué potencial de crecimiento/diversificación tiene el enoturismo en BSI?

Todo y más. Vamos añadiendo actividades enoturísticas, año tras año. Sometemos nuestra oferta de experiencias a una rigurosa evaluación continua y atendemos con detalle a la respuesta que obtenemos de nuestros consumidores y visitantes. Uno de los “lastres” del enoturismo, en general, es la marcada estacionalización, por eso apostamos por diversificar y planificar experiencias en diferentes campos, siempre dándole al vino y su cultura el protagonismo. El enoturismo es dinámico, por eso tenemos un elevado índice de repetición. Quien prueba el enoturismo en Bodegas BSI, repite.

La tríada: Jumilla, enoturismo y BSI, ¿forma una buena combinación?

Sin duda. El vino es un alimento que no se entiende sin su origen y que alcanza su máxima expresión en combinación con la cultura y la gastronomía de la que forma parte. No tendría sentido potenciar el enoturismo para “vender” solo la imagen de BSI. Tenemos que ser embajadores de la Monastrell, de Jumilla y del Altiplano murciano. Para ello contamos con acuerdos con agencias turísticas, trabajamos codo con codo con la Ruta del Vino, realizamos actividades en cooperación con la hostelería de la zona, el Ayuntamiento de Jumilla…

¿Qué le diría a quien no haya visitado todavía Bodegas BSI?

Que le esperamos con los brazos abiertos, para ser su “cicerone” particular en la cultura y las experiencias vitivinícolas, gracias a nuestros 85 años de historia. Con nosotros descubrirá la esencia de la Monastrell y también otro de nuestro gran tesoro, como es el aceite de oliva virgen extra, gracias a nuestras experiencias de oleoturismo.

Más información en enoturismo@bsi.es, 968 780 700 y redes sociales de Bodegas BSI


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI: ‘Bodegas BSI es la mejor anfitriona del vino de Monastrell y de Jumilla’”

Comentarios disponibles para usuarios registrados