A. Bennàssar, pres. del C.R.de V.T. Mallorca: ‘Nuestra competencia no es el resto de vino de la isla, sino el de fuera a precios muy bajos'

 Publicado el Por Norka López

 (photo: )

Vins de la Terra Mallorca es desde 2016 la primera Indicación Geográfica Protegida de las Baleares que cuenta con un Consejo Regulador. Se trata de la marca de calidad que agrupa la mayor cantidad de bodegas en la isla (62) y la que produce más vino al año (28.396,22 hl en 2018), incluso al punto de superar la producción de las DD.OO. mallorquinas. Antoni Bennàssar es presidente del C.R. de esta I.G.P., en quien el sector ha confiado para llevar a cabo el riguroso control de la marca, avalado por los resultados obtenidos también como presidente de la D.O.P. Pla i Llevant, símbolo del dinamismo y modernidad de los vinos mallorquines. Con motivo de la reciente presentación de la nueva imagen de marca de Vins de la Terra Mallorca, hemos hablado con Bennàssar sobre el presente y el futuro de los vinos amparados en esta indicación protegida.

La producción de Vi de la Terra Mallorca ha ido creciendo en los últimos años, ¿a qué se debe esto?

Existen diversos motivos. En primer lugar, las DD.OO. no cubren todo el territorio insular, de modo que hay bodegas que no tienen la posibilidad de pertenecer a ellas. En segundo lugar, en la I.G.P. se pueden cultivar variedades que no están protegidas por la D.O.P., como Malvasía o Sauvignon Blanc. Algunas bodegas prefieren adaptarse a la normativa de la I.G.P. que es algo diferente a la de las D.O.P.

¿El aumento de producción vendrá acompañado de un aumento de hectáreas cultivadas?

Existe un gran interés en plantar viñedos en Mallorca. La I.G.P. no tiene capacidad para limitar el número de hectáreas cultivadas. Los interesados que tienen derechos de plantación pueden hacerlo siempre que cumplan la normativa establecida.

Algunas de sus bodegas han llevado a cabo proyectos de investigación de recuperación de viñas autóctonas, entre otros ámbitos. ¿Se sigue haciendo esta labor?

Desde hace veinte años se llevan a cabo proyectos de investigación en colaboración de diversas bodegas con grupos de investigación de la Universitat de les Illes Balears: adaptaciones a la sequía, mejora de las variedades autóctonas, estudio de las levaduras autóctonas, defensa contra plagas, como mosquito verde, o lucha contra enfermedades, caso de la Xylella y algunos más. La colaboración es constante.

Recientemente han presentado una nueva imagen comercial, ¿qué han querido transmitir?

Creo que básicamente transmite una idea de modernidad, de integración del medio natural en el concepto de vino que se quiere elaborar. El logo se puede adaptar a muchas situaciones diferentes, se puede usar completo o descomponer sus elementos y sigue recordando su identidad: una isla, Mallorca; el mar que nos rodea; las hileras de cepas en los viñedos y, finalmente, las uvas como objetivo del trabajo de vitivinicultores.

¿La nueva estrategia de marketing va encaminada a impulsar acciones con el objetivo de competir con el resto de vinos que se producen en las islas?

Evidentemente todas las bodegas compiten por el mercado, ya sea en el interior de la isla o en la exportación. La acción actual de marketing de Vi de la Terra Mallorca quiere demostrar una unidad de actuación de las diversas bodegas que pertenecen a esta marca, un club que está ligado por un concepto de modernidad, calidad e innovación y ligado a una realidad geográfica y cultural, una isla, de características diferenciales notables que confiere esta diferenciación a sus vinos. La competencia real no es el resto de vinos que se producen en la isla, sino los vinos que vienen de fuera, normalmente a precios muy bajos.

A la hora de comercializar los vinos de Baleares, ¿es más fácil hacerlo con el nombre de Mallorca?

Evidentemente el nombre de Mallorca está de moda. Posiblemente sea uno de los lugares geográficos más conocidos del mundo. El nombre de Mallorca va ligado a momentos placenteros, vacaciones, descanso, tiempo libre. Al ser un destino turístico importante son muchas las personas que desean conocer los productos que ofrece la isla y al regresar a sus países, gusten de recordar estos momentos de vida relajada. Para que sigan recordando los buenos momentos, es importante trabajar en la exportación de los vinos y así Mallorca les siga acompañando en sus lugares de origen.

A pesar del buen ritmo del sector y de la expectación que generan, ¿sigue siendo aún difícil introducir los vinos en las cartas de los locales de restauración de las Islas?

Realmente difícil. Existe mucha competencia en el sector, especialmente con los vinos elaborados en la Península. Las bodegas de la isla únicamente pueden hacer la competencia por calidad, no por precio. Las producciones de cada bodega son limitadas, por lo que deben esforzarse en ofrecer la mejor calidad posible. Y ya se sabe que la calidad se consigue dedicando esfuerzo de trabajo y económico. Los vinos de Mallorca tienen un precio muy similar a los vinos de calidad de fuera, pero al no existir vinos muy económicos se refuerza la idea de que el vino es caro.

De todos modos, se va avanzando en el sector de la restauración. En los restaurantes con clientela de mayor poder económico y cultural (agroturismos, por ejemplo) la mayoría de vinos que se sirven son mallorquines. En los restaurantes de tipo medio siempre hay oferta de vinos de la isla. Y, actualmente, en los restaurantes de tipo medio ya se ofrecen vino de Mallorca por copas. El proceso es lento, pero de cada vez se gana más presencia.

¿Qué previsiones tienen para la presente campaña de vendimia?

Las previsiones por el momento son de una pequeña reducción de la entrada de kilos respecto al año pasado debido al ciclo natural de la cepa en el cual hay años que produce más y años que menos. La cosecha se ha retrasado bastante debido a que el tiempo hasta el momento en agosto ha acompañado, permitiendo una maduración más lenta y por tanto esperando una gran calidad de la uva recogida, si el tiempo nos lo permite en lo que queda de vendimia. La uva está sana ya que al no haber tenido lluvias no se ha visto afectada por enfermedades de hongos que son las que más dañan nuestros viñedos. Respecto a estimación de kilos imagino que estaremos sobre los 4.000.000, igualmente a estas alturas es difícil de saber.

¿Cómo se define el presente de la marca Vins de la Terra Mallorca, y cuál cree que será su futuro?

Estamos en un momento optimista, el trabajo de casi cuarenta años de las bodegas de Mallorca está dando sus frutos. Continuamente se dan pasos para lograr una mayor presencia en los mercados. Vi de la Terra Mallorca, al estar formada por 62 bodegas ofrece una diversidad importante de vinos, que configuran una oferta sugestiva de indudable calidad, que es lo más importante. El futuro se basa en no morir de éxito. Sabemos que vivimos un momento dulce, con una gran demanda de vinos, es importante no caer en el espejismo de pensar que esta situación durará siempre y relajarnos. Hay que seguir constantemente en busca de una mayor calidad, de una mayor personalidad, de una mejor transmisión de nuestras características.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “A. Bennàssar, pres. del C.R.de V.T. Mallorca: ‘Nuestra competencia no es el resto de vino de la isla, sino el de fuera a precios muy bajos'”

Comentarios disponibles para usuarios registrados