Topic:

Un vino rosado especial: Tombú 2019

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Tombú nació hace 14 años en la bodega Dominio Dostares para dar valor a la variedad Prieto Picudo y demostrar su enorme potencial para la elaboración de vinos rosados. Esta apuesta por demostrar las características de esta variedad leonesa culmina con Tombú 2019, un vino rosado que conquista a los amantes de este estilo de vinos que buscan algo más que un color atractivo y que disfrutan de lo diferente. Tombú 2019 es un rosado especial, ha permanecido seis meses sobre lías, con una gran estructura y potencial aromático. Es brillante, de bonito color rojo cereza y destellos fresa y salmón, intenso en nariz, con un complejo fondo pedregoso y de panadería por debajo de los aromas de frutillos rojos silvestres; y sedoso en boca, con gran carga frutal, per delicado. Persistente. Para Rafael Somonte, director técnico de la bodega, “Tombú es un rosado único. Posee el alma de clásico en su elaboración, tiene el carácter genuino de la variedad Prieto Picudo y, en sus formas, es sabroso, fresco y super actual”.

Oloroso fino Alfonso 2/6, otra joya finita de González Byass

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

González Byass ha presentado Alfonso 2/6, un oloroso de Jerez sublime con más de 40 años de vejez y que procede, en esta ocasión, de la segunda de aquellas 6 botas de la solera de Oloroso Alfonso que quedaron en el olvido.

Este “Vino Finito” mantiene las notas elegantes de madera, cuero y especies que le otorgan distinción y grandeza a un vino de culto. Alfonso Oloroso 2/6 es un vino clásico que reivindica un estilo de Oloroso Seco inconfundible y que, en la Casa de Tío Pepe, se conoce como Oloroso Fino.

Viña Dulce Nombre, dulzura infinita en un vino “nacido” en 1986

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Singularidad, expresión del terroir, finura y elegancia definen la esencia de Viña Dulce Nombre. Este vino amplía la categoría de “Vinos Finitos” de González Byass. Procede de las últimas uvas de Palomino Fino que se vinificaron en dulce en los lagares de Viña Canariera, en el corazón del Pago de Carrascal, recuperados para la vinificación de la Pedro Ximénez. Este “Vino Finito” es un vino de la cosecha de 1986 del que se han seleccionado solo 2 botas. Ambas se han añejado en la bodega, ajenas al paso el tiempo, desde hace más de 30 años. El vino transmite la historia de Jerez, muestra el resultado de la vinificación “en dulce” de la Palomino Fino. El resultado es puro elixir. Viña Dulce Nombre presenta un color ébano con ciertos toques cobrizos. En nariz es goloso y rico, con mil y un matices de higos, melaza y toques de maderas nobles, junto a especias de ultramar. Contundente y ligero a la vez, su elegante dulzor hace de este vino una auténtica delicia.

Paleta de matices en el vino Heraclio Alfaro 2016

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Sorprendente, evocador, singular, rico en matices, ligado al terruño e inspirado en siglos de sabiduría colectiva. Así es Heraclio Alfaro 2016, un vino (D.O.Ca. Rioja) cuyo viaje es el destino rememorando las hazañas del precursor de la aviación internacional de principios del siglo XX de quien se ha recogido el nombre.

Heraclio Alfaro 2016 es un vino con alma y relato propio que, en su etiqueta de líneas clásicas e imagen rotunda, refleja el apego al lugar y transporta al corazón de la Rioja Oriental, donde se halla la finca El Estarijo. Tempranillo, Graciano, Garnacha y Mazuelo se mezclan en Heraclio Alfaro 2016, un crianza de 12 meses en barrica que le confiere complejidad, suave aporte de tanino y moderada presencia de madera. Intenso color, nariz elegante. Fruta negra bien madura, confitura de frutas rojas y especias, la madera integrada. Equilibrio en boca, denso, suave, fresco y final largo.

Es la propuesta del Grupo Terras Gauda para brindar en el Día del Padre.

Altos de Luzón, renovado tanto por dentro como por fuera

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Altos de Luzón, de la jumillana Bodegas Luzón, con el paso de los años se ha convertido en referente de calidad a nivel internacional y clara seña de identidad de los vinos procedentes de la zona vinícola de Jumilla. Este 2020, y tras el cambio de otras de sus referencias más Premium, Alma de Luzón, la bodega ha decidido ir más allá y elaborar un vino renovado tanto por dentro como por fuera. El nuevo Altos de Luzón supone todo un homenaje a la especial identidad de Jumilla, elaborado únicamente con uvas de la variedad Monastrell. El resultado, tras un cuidado proceso que se inicia ya en la selección de los mejores racimos de Monastrell y 12 meses de crianza en barricas de roble americano y francés, es todo un regalo tanto para los aficionados como para los paladares más exigentes. Un vino de sabor marcado, pero que aporta la frescura propia del clima mediterráneo y que como la propia contraetiqueta dice, es “algo único, bello y hermoso” a descubrir.