Topic:

Estadísticas de precios de la tierra

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El precio medio del cultivo de viñedo aumentó un 0,8% y en 130 euros/ha durante el año pasado en términos corrientes, pasando de 15.451 euros/ha en 2016 a 15.580 euros/ha en 2017, según la tradicional Encuesta de Precios de la Tierra de 2017 del Ministerio de Agricultura, que cambia de año base (la nueva base es de 2016) y de fuente metodológica (en vez de la Estadística de Superficies del MAPA, se utiliza ahora la Encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas del año 2016, del Instituto Nacional de Estadística (INE). Por el contrario, el precio del cultivo de viñedo de uva de vinificación de secano, mayoritario y que pondera 2,5 puntos porcentuales sobre un total de 3,3% de cultivo total de viñedo en el índice general de la Superficie Agrícola Útil (SAU), se redujo un 1,3% y en 185 €/ha, pasando de 13.748 €/ha en 2016 a 13.563 €/hectárea en 2017.

Dentro del cultivo del viñedo, la nueva estadística incluye el viñedo de uva para mesa y pasas en secano, cuyo precio repunta un 11,5% y en 1.407 €/ha de un año a otro, quedando en los 13.653 €/ha en 2017, así como el viñedo de uva para mesa y pasas en regadío, que sube también de forma apreciable un 13,6% y en 4.345 €/ha para quedar en 2017 en 36.180 €/hectárea. En cuarto lugar se incluye el viñedo de uva de vinificación en regadío, que pondera en 0,7 puntos porcentuales sobre el 3,3% en total y que experimenta entre 2016 y 2017 un alza del 4,2% y en 840 €/ha, hasta los 20.919 €/hectárea.

Seis principales Comunidades Autónomas suponen el 83,4% de la superficie de viñedo de uva de vinificación en secano. La primera de ellas, Castilla-La Mancha, representa el 47,8% de este cultivo y su precio medio por hectárea bajó un 11,2% y en 1.122 euros en el pasado año, hasta quedar en 8.854 €/ha, descenso que condicionó la evolución negativa total de esta tipología de viñedo durante 2017.

Estadísticas de macromagnitudes

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

La Renta Agraria en términos corrientes ha experimentado en 2018 un aumento del 4,3% respecto al año anterior, situándose en 30.217,0 M€. Considerando para el mismo periodo un descenso del 0,8% en el volumen de trabajo de la agricultura expresado en UTAs (Unidades de Trabajo Año), de acuerdo con los datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se obtiene una un aumento de la Renta Agraria en términos corrientes por UTA del 5,2%. Finalmente, para un deflactor del PIB del 1,4%, el valor del Indicador A (valor de la Renta Agraria en términos constantes por UTA) registra un aumento del 3,7%. La Rama de Actividad Agraria a precios básicos ha experimentado un aumento del 5,5% en valor. Este incremento se debe fundamentalmente la evolución de los volúmenes producidos que han experimentado una subida del 6,6%, mientras que los precios han tenido un comportamiento opuesto, descendiendo un 1,0%. La producción vegetal aumentó un 7,8% en valor, la producción animal registró asimismo un aumento del 2,2%.

Según el segundo avance macroeconómico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) sobre la Renta Agraria de 2018, el valor bruto a precios básicos de la producción de vino y mosto en origen bodega se habría incrementado un 27,34% y en 426,8 millones de euros más en relación al ejercicio anterior. Habría pasado de unos 1.561 M€ del año 2017, que ya superó el récord que se mantenía desde el año 2000 (1.516,3 M€), a casi 1.988 millones de euros en este segundo avance. Alcanzó, por tanto, un nuevo récord histórico del valor de la producción bruta en origen de vino y mosto.

El resultado del valor de la producción bruta a precios básicos de vino y mosto en origen bodega fue como consecuencia de un mayor incremento en volumen de la producción que la que se estimó inicialmente; es decir, un alza del 38,4% (última vendimia, con avance de datos de diciembre de 2018), frente a poco más del 18% inicial, en relación a la producción de 2017. Este aumento en cantidad fue contrarrestado en parte por un descenso algo más acusado de los precios unitarios en origen, que lo calculado también en la primera estimación; es decir, una caída del 8%, frente al 5% inicial, según el MAPA. No hay que olvidar que este dato macroeconómico hace referencia solo al valor a precios básicos de la producción inicial de vino y mosto. En otros términos, al valor de la producción de vino y mosto obtenida en su primera fase de elaboración y comercialización por las explotaciones vitícolas y las bodegas, cooperativas o no, y va desde la cosecha de uva para vinificación hasta su entrada en bodega para su primera transformación y posterior venta inicial.

Estadísticas de Estructuras

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto.

Hay que destacar que el crecimiento en el número de empresas cuyo código estadístico CNAE 1102 corresponde a la “elaboración de vinos” ha sido generalizado en casi todas las autonomías, con la excepción de La Rioja (que perdió 8 bodegas) y el País Vasco, que figura con tres bodegas menos. Castilla y León, con 609 elaboradores (35 bodegas más en 2018), supera a Cataluña como la comunidad autónoma con más bodegas en España. Cataluña figura en segundo lugar con 606 bodegas (+31), tal y como figura en los cuadros adjuntos.

Se trata, en su inmensa mayoría de bodegas pequeñas (microempresas) y de carácter familiar. Como muestra, un dato: de las 4.373 bodegas españolas, 1.193 (el 27,3%) carecían de asalariados. Por estrato de asalariados, la inmensa mayoría (el 84,7% del total y 3.704 empresas) se sitúan en la franja de menos de 10 trabajadores; a continuación, entre 10 y 49 trabajadores asalariados figuran 596 bodegas; 67 firmas contaban a 1 de enero de 2018 con entre 50 y 249 trabajadores y seis se mantenían con más de 250 trabajadores. Hay que tener en cuenta que la estadística se refiere a asalariados (empleados por cuenta ajena que reciben un salario) y no a trabajadores totales, pues la normativa reconoce diversas figuras de trabajo no asalariado. De hecho, tradicionalmente más de un 25% de las empresas elaboradoras de vino en España carece de asalariados (el 27,3% a comienzos de 2018).

Atendiendo a los datos de facturación, las empresas más importantes del sector fueron (dato de 2016): Grupo J. García Carrión (JGC), Grupo Freixenet, Grupo Félix Solís Avantis, Grupo Miguel Torres, Grupo Codorníu, Grupo Osborne, Grupo González Byass, Pernod Ricard Winemakers Spain, United Wineries España (Grupo Arco) y Barón de Ley. J. García Carrión cerró 2016 con 671,57 millones de euros en ventas (incluye líneas de negocio en otros sectores) y lideraba un año más la clasificación, seguido del Grupo Freixenet, con unas ventas de 530 millones de euros.

Estadísticas de consumo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto.

Sigue siendo una tarea ardua la de ofrecer datos detallados y fiables del consumo total de vino en España. A pesar de ello, estamos en disposición de ofrecer una aproximación estadística, según la cual, durante 2018 el consumo de vinos y derivados en nuestro país, tanto en el canal doméstico como en el extradoméstico, de 635 millones de litros. De ellos, la gran mayor parte tendrían como ámbito de consumo el hogar (68% de la cuota), frente al 32% del volumen de vinos y derivados que se habrían consumido fuera del hogar. En términos de valor, el reparto está algo más equilibrado, con una inversión total de 1.949,52 millones de euros, de los que el 59% tendrían su origen en consumo doméstico (con un precio medio de 2,67%); y el 41% restante en restauración (con un precio medio de 3,93 euros por litro).

Es importante dejar anotado que la OIV ofrece como dato más actualizado de consumo total de vino en España para 2018 (actualizado a julio de 2019) un volumen de 10,5 millones de hectolitros. Así, se mantiene la diferencia (importante) entre el volumen que se puede calcular utilizando las fuentes estadísticas del MAPA (los apenas 6,4 Mhl citados) y la cifra “oficial” de la OIV. Diferencias que ya advertimos en años anteriores y que nos fueron explicadas mediante “posible cuestiones metodológicas”, como que los datos del “Informe del consumo alimentario en España” no incluirían la ingesta realizada por el turismo ni “otras formas de consumo”. Informe que en su edición relativa a 2018 ya no ofrece detalle de vino en el canal Horeca por categorías, sino que lo “diluye” en el apartado de “bebidas frías”.

Según el citado informe, el consumo doméstico de total vinos a lo largo del año 2018 disminuyó un 2,4% con respecto a 2017, hasta los 361,1 millones de litros. Contrariamente, el valor de la categoría aumenta un 4% hasta los 1.044,9 millones de euros. De este modo, el precio medio del vino consumido en el canal hogar cerró 2018 en 2,89€/l, con un incremento del +6,6% respecto al año anterior.

Durante 2018, prácticamente tres de cada cuatro litros de vino (el 73,5%) que se consumieron en el canal hogar fueron tomados por una persona mayor de 50 años. Una situación que contrasta con la tardía incorporación de los más jóvenes al consumo de vino, pues, según el “Informe del consumo alimentario en España 2018”, citado, la población con una edad inferior a los 35 años, tan solo es responsable del 4,45% del volumen total consumido en este canal.

Estadísticas de apoyo al sector vitivinícola

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto.

El capítulo de Apoyo al sector recoge la información más actualizada relativa al Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola en España (PASVE), así como sus homólogos en la Unión Europea, así como la estadística relativa a la extensión de norma de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE).

En el ejercicio FEAGA 2018 la ejecución del programa ha sido menor al de ejercicios anteriores. Entre las posibles razones de esta inejecución se encuentran las siguientes: falta de realización de operaciones a causa de fenómenos climatológicos adversos, la renuncia a la realización de proyectos y operaciones, la decisión de los propios operadores a la hora de solicitar las ayudas por determinadas razones comerciales o el adelanto de pagos de este último ejercicio a ejercicios anteriores.

Reestructuración y reconversión de viñedos:
La ayuda a la reestructuración y reconversión de viñedos tiene como finalidad aumentar la competitividad de los productores vitivinícolas y se articula a través del apoyo tres actividades: reimplantación del viñedo, reconversión varietal y mejora de las técnicas de gestión del viñedo.

Pueden ser beneficiarios de la medida los viticultores o futuros viticultores cuyos viñedos se destinen a la producción de uva para vinificación. En el ejercicio FEAGA 2018 los importes pagados en esta medida fueron de 63.322.590,38 euros, sobre un techo establecido en 96.636.689 euros, lo que arroja un nivel de ejecución del 65,53%, quedando distribuidos los pagos por comunidades autónomas como se muestra en la tabla que acompaña a esta información.