Topic:

Conotainer se integra en la multinacional Liqui-Box

 Publicado el por Liqui-Box / Conotainer (colaborador)

Expositor de Conotainer en Alimentaria 2016. (photo: )

Expositor de Conotainer en Alimentaria 2016.

Conotainer, S.L. culminó el pasado mes de noviembre su proceso de cambio de propiedad, mediante el cual Conotainer pasa ya a formar parte de la multinacional Liqui-Box, líder mundial en productos y oferta de servicios para todas sus necesidades de envasado de líquidos con el sistema de envases flexibles bag in box. El desempeño de Conotainer, creada en 1994 y segunda generación de una primera compañía fundada en 1970, caracterizado por una excelente relación con sus clientes, hizo que una multinacional como Liqui-Box pusiera sus ojos en esta firma española para asentarse en Europa y formar parte de su gran estructura multinacional.

Desde Conotainer señalan que la firma seguirá manteniendo su identidad, su personal, sus instalaciones y capacidad productiva, que incluso se verá ampliada. Desea trasladar a sus socios/clientes que con la integración nada cambiará con respecto al servicio de excelencia que viene prestándoles. “Lo único que todo esto significa, es que en breve estaremos en disposición de ofrecerles un mayor abanico de materiales, grifos, válvulas, formatos y máquinas de llenado de última generación. Liqui-Box, reforzará aún más nuestra presencia en el futuro, complementándolo con nuevos productos y modos de producción, que aumentarán la capacidad de servicio y suministro que tenemos actualmente”, explican desde Conotainer.

Pioneros en España en la fabricación de envases flexibles sistema bolsa en caja (bag-in-box), sigue creciendo para atender nuevas necesidades en los mercados de líquidos y semi-líquidos. Con sede en Madrid (España) y gran presencia internacional, dispone de una situación estratégica para llegar a darle una solución a sus necesidades potenciales en el menor plazo de entrega.

Balance de 2016

El ejercicio 2016 ha sido muy positivo para Conotainer, pues al margen de sus resultados comerciales, durante el año pasado la firma ha obtenido dos grandes logros que atestiguan y certifican la calidad de sus procesos y productos. Por un lado, superó con éxito la certificación del BRC Global Standard for Packaging and Packaging Materials, obteniendo la máximca calificación (A). Por otro, Conotainer también fue auditada y se hizo con el certificado de la norma internacional ISO 2200:2005 de Sistema de Gestión de Seguridad Alimentaria, que establece los requisitos que debe cumplirse para asegurar la inocuidad de los alimentos durante todo su proceso hasta llegar a manos del consumidor final.

Además, Conotainer participó en salones y exposiciones sectoriales, nacionales e internacionales de primera magnitud como Enolitech (Verona, Italia), Alimentaria (Barcelona, España), Feria del Olivo (Montoro, España), Congreso Nacional de Enólogos (Extremadura, España), Futuroliva (Baeza, España) o Vinitech Sifel (Burdeos, Francia), entre otros.

Más información en www.conotainer.com

Conotainer les atenderá directamente en Enomaq 2017 Pabellón 3 A 7-5

Aproximación al mercado del vino en Bag-in-Box®

 Publicado el por Smurfit Kappa (colaborador)

Lineal con vinos envasados en Bag-in-Box® en Finlandia. (photo: )

Lineal con vinos envasados en Bag-in-Box® en Finlandia.

Artículo completo con gráficos aquí.

El mercado de vino en Bag-in-Box® es, en la actualidad, todavía muy dinámico y refleja un incremento constante en términos generales. De cualquier modo, las diferencias entre países son inmensas y oscilan desde el 0 al 60% de cuota de mercado en volumen del vino consumido. Por el momento, no existen estadísticas que recojan el volumen global de Bag-in-Box®. Pero, según información de Euromonitor, el mercado mundial de vino en Bag-in-Box® apunta a un incremento anual del 4% hasta 2020.

Desde el pasado 1 de enero está en vigor la nueva Nomenclatura Combinada (NC), que trata de forma diferenciada las exportaciones en Bag-in-Box®, esto tal y como explica Salvador García, Director Comercial en Iberia de Smurfit Kappa, va a suponer una “potente herramienta para trazar una imagen más precisa del negocio internacional del Bag-in-Box®”. Pero esto solo será parte del total del mercado del Bag-in-Box®, pues debemos tener en cuenta, además, a países como Francia o Portugal, que lo utilizan mucho en su mercado interno, o países que importan vino a granel para envasar Bag-in-Box® en destino.

Con la nueva NC, los productores interesados en exportar en Bag-in-Box® podrán analizar potenciales objetivos y desarrollar estrategias según estos. Además, revelará el “auténtico valor añadido del Bag-in-Box®, que hasta ahora quedaba diluido al aparecer incluido en el vino a granel, y demostrará que el Bag-in-Box® es un packaging mucho más atractivo desde un punto de vista económico”, añade García.

Bag-in-Box®

Bag-in-Box®

El consumo de vino en Bag-in-Box® en España es todavía bajo, con cerca de un 2% del consumo interno total. El principal envase sigue siendo la botella de vino, con más del 75% del mercado, seguido por el Brick (con alrededor del 20%) y del PET (por debajo del 3%). No obstante, la situación es diferente si se atiende a la demanda de las bodegas. Ya que la mayoría de ellas tienen como objetivo la exportación, el mix de su producción refleja la popularidad del Bag-in-Box® en sus mercados de destino, alcanzado una cifra estimada de entre el 8 y el 10% del vino envasado que se exporta (datos aproximados).

El Bag-in-Box® es perfectamente adecuado para vinos de calidad. De hecho, muchos Consejos Reguladores ya lo tienen autorizado, aunque “algunos otros muestran resistencia a hacerlo, a pesar de que es un envase que ha demostrado claramente sus beneficios en la conservación del vino, especialmente una vez abierto”. “La autorización permitiría dar salida a más vino bajo la D.O. y, también, abriría las puertas a mercados de exportación que lo demandan, reforzando la imagen de la Denominación de Origen entre un rango de consumidores más amplio”, explica Salvador García.

Pero como se ha indicado al principio, las diferencias entre países son muy amplias. Así, Escandinavia es, definitivamente, la región más favorable para el Bag-in-Box® de todo el mundo. Suecia es el líder absoluto con más del 55% del vino consumido en BIB, que allí se conoce como “boxvin”. Los suecos son muy abiertos en lo que se refiere al packaging del vino, y aprecian particularmente los diseños modernos y actuales. Es la razón por la que envases no tradicionales, como el Bag-in-Box® y los cierres de rosca son tan populares. Los suecos han comprendido las ventajas prácticas del Bag-in-Box® (según Systembolaget, las principales razones para comprar Bag-in-Box® son que es un envase cómodo, mantiene la calidad del vino mucho tiempo tras su apertura y que es fácil tomar una sola copa de vino). Por supuesto, el precio es un factor importante. En los tres países nórdicos, los consumidores buscan calidad/precio. En Noruega, la cuota del Bag-in-Box® está próxima al 50% y en Dinamarca y Finlandia ronda el 40%.

Otro país consumidor del BIB es Francia, aunque uno podría pensar que los franceses son bebedores de vino muy tradicionales, han sabido valorar las ventajas del BIB. Con una presencia de apenas 15 años, el BIB representaba el 21% del volumen de vino vendido en Francia en 2007, y subió al 27% en 2010. El Bag-in-Box® (presente en tres formatos, de 3, 5 y 10 litros) registró un total de 366 millones de litros en 2015, o lo que es lo mismo, el 38% del volumen; y su cuota sigue al alza. Está muy presente en la gran distribución (el 99% de los puntos de venta ofrecen Bag-in-Box®) con casi el 40% de las ventas y una cifra de negocio de mil millones de euros, se estima que el BIB podría alcanzar el 50% del volumen en este canal de venta en 2020, según Euromonitor. También se ha observado un incremento en valor, que ahora está en el 24% del total y creciendo a un ritmo superior al volumen. El precio medio por litro en Bag-in-Box® está ahora en 2,68 euros. Mientras que los vinos tranquilos registraron de media una caída del 1% en 2015 en todos los canales, FranceAgriMer destaca que el BIB permaneció como el envase más activo del mercado nacional, con un número creciente de hogares (23,7%) que está comprando cada vez más BIB (+7,7%), con un presupuesto de 124,5 euros al año.

Esto se debe a la cada vez mayor calidad de los vinos que se envasan en BIB. Un desarrollo en el que el rosado juega un papel principal, puesto que sus ventas en este envase se han triplicado entre 2007 y 2015, pero que también tiene que ver con todos los tipos de vino. Y aunque la proporción de vinos bajo A.O.P. se ha reducido ligeramente en este periodo (pasando del 29 al 24% a favor de los vinos sin I.G.), el Bag-in-Box® está presente en todas las appellations (Denominaciones de Origen) más importantes de Francia, con grandes marcas y fincas.

Bélgica está siguiendo la misma tendencia que Francia, alcanzando el BIB el 33% del vino vendido en distribución. Según FranceAgriMer, el 57% del vino español importado por Bélgica se envasa actualmente en Bag-in-Box®.

En Portugal, el Bag-in-Box® ha crecido del 1 al 34% en 10 años, primero como alternativa a la garrafa, para luego seguir su éxito y conquistar cuota de mercado de la botella. Los vinos bajo D.O.P. representan cerca del 18% del valor en ventas del Bag-in-Box®, y más de la mitad de ellos proceden de Alentejo.

En el Reino Unido, el BIB ha vivido una larga fase de estancamiento en una cuota de entre el 7 y el 8% del vino vendido en distribución. En 2015, parece que se ha recuperado el crecimiento, gracias a los formatos más pequeños: 2,25 litros +15% en valor y +9% en volumen. La imagen del BIB en Reino Unido está cambiando ligeramente, y empieza a verse como algo más innovador, que marca tendencia y auténtico.

En los EE.UU., el crecimiento del Bag-in-Box® es muy fuerte. Según Wine Searcher y Nielsen, esta categoría ha duplicado su cuota de mercado en EE.UU. desde 2009 y en 2014 las ventas de vino en BIB representaban el 7% de todo el vino vendido en valor y el 17,5% en términos de volumen. Fredonia prevé que llegará al 24% en 2024. En 2014 había 16 marcas que facturaban vino en BIB por más de un millón de dólares (solo había 2 en 2010), y la previsión de crecimiento anual es del 6,9%, especialmente gracias a los Bag-in-Box® Premium de tres litros. No obstante, solo el 5% de los compradores de vino en los Estados Unidos compra vino en BIB, por lo que el potencial es todavía muy alto (se ha detectado que una vez que un consumidor compra vino en BIB, la tasa de recompra es muy elevada). Las razones por las que los estadounidenses apuestan por el Bag-in-Box® son la comodidad y la portabilidad (poder llevártelo dónde quieras sin preocuparte porque se rompa, poder abrirlo sin sacacorchos) y la frescura (que puedas abrirlo y conserve sus propiedades mucho más tiempo que una botella), el precio (la mayoría de los BIB de tres litros se venden entre 16 y 20 dólares -serían entre 4 y 5 dólares por 75 cl-, mucho más barato que el vino en botella -precio medio de 9,4 dólares), y cuestiones medioambientales (menos residuos y menos energía necesaria para su transporte).

Y, finalmente, comentar el caso de Argentina, donde el mercado doméstico de Bag-in-Box® acaba de empezar, y está sustituyendo a la garrafa y al brick. Por supuesto, todavía hay mucho camino por recorrer (menos del 1% del vino), pero las cifras de consumo provisionales para 2016 son 168 veces mayores que las de 2013. El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) ha estado promocionando mucho el Bag-in-Box®, así como los medios locales.

En consecuencia, no hay razón alguna para que el Bag-in-Box® no tenga éxito en España, cuando lo ha tenido en otros países, y no solo en los países nórdicos que son más “abiertos” a probar nuevas cosas en lo que a consumo de vino se refiere, sino también sobre países más tradicionales como Francia o Portugal. La distribución española no debe tener miedo a ofrecer vinos de buena calidad en Bag-in-Box®, porque como demuestran todos los casos de éxito en Europa, los consumidores comprenden muy rápidamente las ventajas de este envase. Además, sabiendo que el consumo de vino va a la baja, el Bag-in-Box® permite beber en cantidades menores, por ejemplo tomar el vino por copas durante varias semanas y conservar sus propiedades.

 En Francia, por ejemplo, el éxito del Bag-in-Box® está claramente impulsado por los consumidores, que han detectado rápidamente sus ventajas, pero también por la distribución, que no temen ofrecer BIB en sus catálogos, promocionándolo activamente. Además, plantean requerimientos muy claros a los productores de vino en términos de sostenibilidad y características.

En Bélgica, los distribuidores también desempeñan un gran papel en el desarrollo del Bag-in-Box®, cuentan incluso con instalaciones de llenado propias y lo promocionan como el “party-box”.

Todos los monopolios nórdicos promueven el packaging reciclable. Esto explica en parte, la gran cuota del Bag-in-Box®. En el monopolio sueco, hay alrededor de 278 referencias de Bag-in-Box®, en Finlandia 223 y en Noruega 310.

Ventajas logísticas y ambientales

La principal ventaja del Bag-in-Box® para la distribución es la optimización del espacio durante el transporte y su posterior almacenaje. Por ejemplo, para transportar un millón de litros de vino, necesitarías casi seis veces más camiones si están envasados en botellas de 75 cl que si lo están en Bag-in-Box® de 3 litros. Además, su forma rectangular permite una mayor optimización del espacio. Todo ello supone menos camiones, menos costes de transporte y menos espacio de almacenaje.

Además, el estudio comparativo “Nordic Life Cycle Assessment Wine Package” (Agosto, 2010) dirigido por Bio Intelligence para Systembolaget y Vinmonopolet (los monopolios sueco y noruego) y varios fabricantes de envases (entre ellos Smurfit Kappa Bag-in-Box®), identificó el impacto ambiental de las diversas soluciones de packaging para vino.

Para ello, se compararon cinco diferentes sistemas (PET, vidrio, cartón, Bag-in-Box® y Stand up Pouch). El estudio demostró que el Bag-in-Box® de tres litros (con un equivalente de 159 kg de CO2 por cada 1.000 litros en Suecia y 157 kg de CO2 por cada 1.000 litros en Noruega) tiene una huella de carbono muy baja, que es cinco veces menor que la de una botella de vidrio de 75 cl.

Entre los parámetros que reducen significativamente el impacto ambiental del Bag-in-Box® figuran:

La optimización del envase (un Bag-in-Box® de tres litros solo pesa 179 gramos, de los que 144 es cartón, un material renovable, y solo 35 gramos son plástico -la bolsa y el grifo-).

La optimización de la gestión de residuos: Reciclar materias primas es fundamental para contribuir a reducir la huella de carbono. La incineración con recuperación de energía es otra opción efectiva (mucho mejor que el vertedero). El 80% de un envase de Bag-in-Box® de tres litros es cartón y solo el 20% es plástico. El 85% del cartón en estos países escandinavos se recicla, haciendo que el envase tenga una tasa efectiva de reciclado del 68%. Además, el 76% de los materiales plásticos (sin contar PET) en Suecia y Noruega son incinerados con recuperación de energía.

Además de estas ventajas, no hay que olvidar que el Bag-in-Box® es un packaging totalmente seguro para el vino, permitiendo una larga vida y almacenaje. Dependiendo del tipo de vino, de la calidad del llenado y las condiciones de guarda, el vino puede mantenerse durante muchos meses antes de ser abierto y entre seis y ocho semanas una vez abierto el envase. “El vino no ‘envejece’ en el Bag-in-Box®, por lo que es un envase perfecto para vinos que se han de beber, no para vinos que deben envejecer en bodega durante 15 años”, señala Veronika Necasova, responsable de Marketing de Producto de Smurfit Kappa.

Desarrollos y tendencias

La I+D está en el ADN de Smurfit Kappa. La gran mayoría de nuestras bolsas se emplean para conservar alimentos líquidos: vino, productos lácteos, huevo líquido, zumos, aceites, agua y otros. Por tanto, deben cumplir requisitos muy estrictos relativos al envasado de alimentos. En Smurfit Kappa somos conscientes de que si el packaging no es totalmente seguro, puede ser perjudicial para el producto envasado o, aún peor, provocar problemas de salud serios entre los consumidores finales. Nuestros clientes pueden estar al 100% seguros cuando entregan sus productos envasados a los consumidores, porque, en Smurfit Kappa, prestamos una atención muy especial a ofrecer el envase más seguro posible, cumpliendo todos los reglamentos y normas. Además, el departamento de I+D está llevando a cabo muchos proyectos para mejorar las soluciones existentes (por ejemplo mejorando la conservación del producto, el llenado, trabajando con nuevas estructuras de film…) y aportando múltiples innovaciones.

Veremos nuevas y mejoradas bolsas, con nuevas resinas y estructuras, así como combinaciones de films que serán más flexibles o que tendrán una mejor barrera contra el oxígeno. Además estamos trabajando en la gestión del oxígeno en el packaging, durante el llenado y a lo largo de la vida útil de BIB. Siguiendo con su trabajo con expertos, Smurfit Kappa Bag-in-Box® está desarrollando un nuevo método para determinar la tasa de transferencia de oxígeno (TPO) durante la vida útil del producto, incluyendo su almacenaje.

Observamos una tendencia al alza hacia formatos más pequeños, como el de tres litros o el de 2,25 litros. También aparecen nuevas formas en el mercado: en forma de cubo, cajas estrechas que se adaptan a los huecos de la nevera o formas personalizadas. El grifo Vitop Original es el grifo más usado en vino y ahora su empleo está completamente generalizado entre todos los consumidores.

Asimismo, acabamos de lanzar un nuevo Pouch Up que puede llenarse asépticamente (en colaboración con el productor de máquinas asépticas FBR Elpo) para zumos y también tenemos una nueva máquina semiautomática que permite llenar bolsa en continuo.

Más información en www.smurfitkappa.es/baginbox

 

Convenience packaging. La comodidad como argumento de compra del vino

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Senior couple drinking wine in home kitchen (photo: )

Senior couple drinking wine in home kitchen

El packaging del vino, entendido como todo aquello material que hay en una botella o envase de vino menos el vino mismo, ha de ser funcional. Debe cumplir satisfactoriamente determinadas funciones. En primer lugar las más básicas: el envase debe contener y conservar el vino, la etiqueta debe informar y atraer (no necesariamente en este orden), el cierre debe asegurar la conservación del vino hasta su apertura… Pero, además, cada vez se le reclama al packaging con más fuerza que cumpla otras funciones, digamos secundarias.

Nos acercamos en estas páginas al concepto del “convenience packaging” y su aplicación al mundo del vino. De una forma somera podemos definir el “convenience packaging” como el packaging orientado a la comodidad, facilidad de uso y ergonomía, que tiene como objetivo que, además de los valores intrínsecos del producto (la calidad o idoneidad del vino en este caso) la comodidad y ergonomía de los componentes del packaging sean argumentos de cierto peso en la decisión de compra de un vino frente a otro.

A continuación, información para suscriptores.

10 puntos clave en toda estrategia de construcción de marca en el vino

 Publicado el por Álvaro Cerrada (colaborador)

Cada objetivo fijado en nuestra estrategia debe ser medible. (photo: )

Cada objetivo fijado en nuestra estrategia debe ser medible.

Construir una marca es una de las tareas más arduas y más costosas de toda empresa que quiera ser competitiva en el mercado cada vez más globalizado del vino. La sobre-competencia en muchos sectores en general y en el vino en particular hace que cada compañía individual, cada bodega, tenga que buscar nuevas vías para destacar en su segmento de mercado, creando valor y diferenciándose de los competidores para llegar así a un público objetivo cada vez más volátil.

Una adecuada estrategia de ‘branding’ (estrategia de construcción de marca) supone poder colocarse en la mente de los consumidores en una posición ventajosa, consiguiendo así avanzar en la carrera hacia las ventas, objetivo final de toda bodega hoy en día.

Plantéate siempre ir un paso por delante de tu competencia.

Plantéate siempre ir un paso por delante de tu competencia.

A continuación, ofrecemos 10 pautas clave en toda estrategia de construcción de marca:

1) Redefine tus objetivos:

Si no eres capaz de redefinir tus objetivos a corto, medio y largo plazo estás perdido. Es importante contar en este punto con la colaboración del Departamento Comercial, de Comunicación y de Marketing, junto a la Dirección de la bodega. Solo estableciendo unos objetivos realistas, y no por ello poco ambiciosos, se podrá poner en marcha toda la maquinaria necesaria para la consecución de los mismos. Cualquier persona que trabaje en la bodega, desde el último empleado hasta el primer directivo tendrá que trabajar para lograr el éxito esperado.

2) Lleva a cabo un outsourcing (encargar a terceros) de las áreas que no domines:

No se trata de externalizar servicios, sino de hacer partícipes a otras empresas de tus objetivos. Hoy en día casi todos los departamentos de la bodega son externalizables: administración, producción, logística, marketing, comunicación… Cuenta con los mejores profesionales en cada una de las áreas y tendrás éxito. Considera cuál es el “core” (la esencia) de tu negocio y valora delegar en otros profesionales determinadas tareas, sobre todo si no las dominas. El diseño, la comunicación, incluso el marketing son áreas poco valoradas en las bodegas, que se suelen suplir con recursos propios, la mayoría de las veces de forma poco acertada.

3) Invierte en crear un buen storytelling (transmitir una historia):

Hoy en día no solo basta con llamar la atención del consumidor: hay que emocionarle. Si tu bodega tiene historias que contar, merece la pena sentarse para desarrollarlas y generar una serie de acciones que transmitan la fuerza de la marca, esos valores que hacen de la bodega algo especial. Las bodegas centenarias ya tienen historias que contar, pero las más modernas también pueden crear sus propias historias. Hay que buscar esas cosas que hacen que una historia se cuente, se comparta, se transmita de cliente en cliente.

4) Trabaja tu imagen en consonancia con tus objetivos:

El diseño es un punto clave hoy en día. La imagen manda, los textos se exprimen hasta generar claims (eslóganes) evocadores que penetren en la mente de los consumidores para quedarse. El copywriting (creación de mensajes) es el nuevo valor de la creación de contenidos de calidad. La fotografía salta a un primer plano y gana protagonismo casi absoluto. Si no tienes en cuenta estas nuevas técnicas y nuevas maneras de comunicar, estás perdido. El equilibrio y la homogeneización de la imagen global de tu negocio es vital para calar en la psique de los consumidores.

5) Replantéate tu imagen en internet:

Los Millennials hoy en día se acuestan con el móvil en la mano y se despiertan revisando sus redes sociales y mensajería instantánea. Si quieres realmente llegar a conectar con ellos, debes ofrecer una imagen moderna, dinámica, cambiante, pero sin perder de vista ese branding que te define. “No pretendas vender entradas de Julio Iglesias en la puerta de un concierto de Vetusta Morla”. Tu web, tus redes sociales, tus comunicados, tu logotipo o imagotipo, tu identidad corporativa, tu packaging… Todo debe ir en consonancia. Si inviertes en diseño e imagen off-line, debes invertir lo mismo en imagen on-line. El móvil, la RA (Realidad Aumentada), la RV (Realidad Virtual), el internet de las cosas… son el presente. Plantéate ir un paso por delante de tu competencia.

6) Diseña una buena campaña de comunicación:

Nada de lo anterior tiene validez si no somos capaces de transmitirlo. Junto al Departamento de Marketing y Comunicación hay que planificar una buena campaña para trasmitir lo que somos. Elegir previamente los soportes, tradicionales o no, en los que haremos publicidad y comunicación nos ayudará a optimizar recursos y planificar costes. Un buen copywriting puede hacer que nuestros contenidos sean virales en internet. Un storytelling bien trabajado generará difusión mediática en medios off-line. El equilibrio en los diferentes canales hará que marques la diferencia.

7) Genera una base de datos de calidad:

No sirve de nada crear y desarrollar una estrategia de branding si no tenemos a quién contársela. Descartando la compra de bases de datos comerciales masivas por su demostrada ineficacia, existen otras formas de conseguir contactos de calidad. Las bases de datos son el mayor poder de una empresa, y trabajarlas bien debe ser prioritario en toda acción de creación de marca. La primera base de datos que debe tener toda bodega es la de sus propios empleados. Ellos son nuestros mejores clientes y nuestros prescriptores más fieles. Tras ellos, bases de datos de distribuidores, importadores, profesionales del sector, prensa especializada, clientes actuales, seguidores de redes sociales, amigos… Existen formas de ampliar cada una de ellas. Mantenerlas al día actualizadas será muy importante para una correcta difusión de nuestras noticias.

8) Lo que no es medible, no es eficaz:

Cada objetivo fijado en nuestra estrategia de branding debe acompañarse de unas acciones concretas (algunas de ellas las hemos comentado aquí), y todas ellas deben tener un mecanismo de control. Cada acción debe ser mensurable, para así poder analizar la eficacia o no de la misma, y establecer las medidas correctoras que sean precisas. El famoso dicho “si algo funciona, no lo toques” pasó a la historia. Las bodegas que quieran destacar hoy en día tienen que arriesgar y equivocarse. Pero para ello tienen que medir lo que hacen y valorarlo adecuadamente. Se acabó eso de “Esto está bien porque le gusta al jefe”. Renovarse o morir.

9) Un buen producto no lo soporta todo:

La viticultura es lo más importante en el vino en la actualidad. Sin una viña excelente no se pueden hacer vinos excelentes. El vino viene de la uva, y hay que invertir en mejorar la calidad de esta cada vez más. Todas las frases anteriores son ciertas, y podemos sumar la parte enológica, que se lleva buena parte de los recursos financieros, pero si después de todo eso tengo un buen vino, por sí mismo nunca se va a sostener. Para que un vino pase de ser un “buen vino” a “un gran vino” hay que dotarlo de un vestido mucho más atractivo. El naming (proceso de crear el nombre y simbología de un producto) -y su branding asociado- junto a ese storytelling y copywriting que hemos comentado previamente hará que ese buen producto se convierta en un producto excepcional, que traspase las fronteras de lo meramente “modal” y haga poso en la mente del consumidor.

10) La inversión en marca genera notoriedad y permanece en el tiempo:

Toda estrategia de branding sirve para hacer que un negocio perdure en el tiempo de forma sólida y eficaz. Invertir en marca en el sector del vino merece la pena, llama la atención de prescriptores y público general y ayuda a construir un camino sólido que recorrer hacia el éxito. Los consumidores son volubles, por lo que necesitan recibir impactos medidos y certeros de nuestros productos. Esto se consigue con una estrategia de branding desarrollada en el tiempo. Como un vino, la marca tarda años en consolidarse y hacerse grande en la mente de nuestros potenciales clientes. Las acciones diferentes enfocadas a la construcción de marca se han de apoyar con una línea de actuación global en la bodega, que implique a todos los agentes involucrados, empezando por los propios empleados.

Martín Torroba, director general del Grupo Argraf: ‘‘La imagen y el recuerdo de un vino reside en la etiqueta’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Martín Torroba. (photo: )

Martín Torroba.

Vuelve a nuestras páginas Martín Torroba, director general del Grupo Argraf, responsable de ‘vestir’ con sus etiquetas a unos 800 millones  de botellas de vino al año. Valora la etiqueta como un elemento esencial de comunicación, de imagen y para la diferenciación de cada vino de sus competidores.

¿Cómo se ha desarrollado 2016 para el Grupo Argraf? ¿Qué expectativas hay para 2017?

El año 2016 ha sido bueno para el Grupo Argraf, con un crecimiento del 4% sobre 2015, con una dedicación del 75% para el sector del vino, del cual somos líderes desde hace varios años y al cual vestimos total o parcialmente unos 800 millones de botellas de vino anuales. Además, lo positivo es que este crecimiento se ha debido a un mercado interior que no ha tenido muchos alicientes de gobierno, desempleo, leyes para fomentarlo, ayudado como siempre por el sector de la exportación.

¿Hacia dónde se mueve el sector del vino español en etiquetado? ¿Cuáles son las tendencias más destacadas?

La tendencia más destacable del mundo del vino es la diferenciación en su marca e identidad de su competencia. Teniendo en cuenta que en España hay más de 6.000 embotelladores y muchos con varias marcas, la diferenciación es esencial. La etiqueta colabora a ese gran esfuerzo que hace el viticultor y el bodeguero para lograr que sus vinos diferenciados lleguen con la imagen deseada al consumidor. Creo que el presente-futuro próximo pasa por ahí, por acertar con los gustos del consumidor y nosotros colaborar con la presentación de esa imagen.

¿Qué posibilidades ofrece la etiqueta en cuanto a diseño, materiales, etc. para comunicar la imagen del vino?

La etiqueta es el vehículo ideal para comunicar al cliente final los atractivos del vino, es la forma de expresar su bondad, su prestigio, su diferenciación de la innumerable presencia de competencia en el mercado. La imagen y el recuerdo de un vino reside en la etiqueta y en la marca de la misma, que desde el Grupo Argraf intentamos mejorar con acabados cada día más atractivos, serigrafías, tintas infladas, estampaciones, plastificados brillos/mates, etc.

¿Cómo se relaciona el consumidor con la etiqueta?

Nuestra sociedad de consumo nos empuja a tener poco tiempo para la compra, sobre todo en grandes superficies, por lo que la imagen del vino, su etiqueta y marca son muy influyentes en la decisión de compra.

¿Existe una ‘etiqueta tipo’ del vino español?

El vino español está mundializado. Nuestra calidad y nuestro gran esfuerzo exportador de los últimos años nos harán ser más fuertes y considerados en los grandes mercados. Teniendo en cuenta que siempre nuestra referencia deberán ser los precios de franceses o de italianos; y no los precios competitivos de otros países con normas mucho más liberalizadoras pero que no garantizan igual la calidad de nuestros productos.