Topic:

La ley del embudo

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Pese a que las bolsas mundiales nos dieron un buen susto la semana pasada con caídas que no se veían desde el 2011, recordando los peores momentos de una etapa económica que mejor no olvidar para que no vuelva a repetirse; todos los indicadores macroeconómicos mundiales parecen señalar que nos encontramos en un periodo de crecimiento, con claras evidencias de una recuperación económica. Hasta nos permitimos presumir en España de que podemos ser, de entre las economías desarrolladas, la que más crezcamos.

Aunque todos hemos experimentado en nuestras propias carnes que esto, con ser importante, no es, para nada, suficiente para asegurarnos una recuperación del consumo. Y mucho menos del de vino, cuyas verdaderas razones de su desplome van sobradamente más allá de aspectos económicos, sociales y culturales. Claro que una recuperación económica, estabilidad en el empleo, mayor alegría en el gasto, impulsado por una renta disponible en aumento, ayuda y resulta imprescindible para recuperar el gasto en ocio. Pero no es suficiente.

El consumo de vino ya pocos aspiran a volver a situarlo en niveles de la alimentación, viendo en el ocio una ubicación más adecuada hacia la que orientar, la gran mayoría de las bodegas, sus estrategias de marketing y comunicación.

Esto, que en sí mismo no es ni bueno ni malo, tiene algunas consecuencias en las cifras de consumo, y una de ellas es su gran sensibilidad a las variaciones en los precios de los productos de más bajo nivel. Ya que solo una situación holgada permitiría asumir incrementos en los precios de consumo que fueran más allá de los aumentos que experimentaran sus ingresos, que para el 15% de la población lo hará con total seguridad y para el 62% muy posiblemente, según el reciente estudio sobre las Perspectivas del Consumidor elaborado por Millward Brown.

A continuación, información para suscriptores.

Cierta calma en el mercado

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Tras unos meses en los que el nerviosismo entre los operadores ha sido la característica más dominante de un mercado, donde la escasez de producción a nivel europeo hacía presagiar grandes oportunidades para las bodegas españolas, parece que la calma ha retornado y las cotizaciones comienzan a dar síntomas de un cierto sosiego, como consecuencia de la ralentización de operaciones y disminución de volúmenes.

Aun con todo y con ello, no podría decirse que las pretensiones de la oferta hayan experimentado más allá que ligeros ajustes propios de cualquier mercado en el que, cubiertas las primeras necesidades y ante el aumento de los precios, los compradores han optado por limitar sus apariciones a aquellas situaciones en las que o la necesidad imperiosa o las características del producto buscado no dejan más alternativa.

Habrá que esperar a conocer los datos de diciembre de existencias, próximos a publicar por el Infovi, para saber cuál es el grado exacto vino en propiedad de la producción para su venta. Aunque todo parece indicar que no es mucho y, desde luego, no lo suficiente como para debilitar los precios más allá de los ajustes propios de cualquier mercado.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 07-02-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 31-01-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

El Cuarto, vino apto para veganos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Vino vegano de Bodegas Patrocinio. (photo: )

Vino vegano de Bodegas Patrocinio.

Bodegas Patrocinio, motor de Uruñuela (La Rioja Alta) y motor de la innovación en materia enológica, vuelve a superarse como productor de calidad con su vino El Cuarto Tempranillo, elaborado sin coadyuvantes alimentarios derivado de materia animal y, por tanto, apto para la comunidad vegana (seguidores de una dieta exclusivamente basada en alimentos de origen vegetal, sin excepciones de ningún tipo). El vino no es más que el zumo de la uva transformado por levaduras. No obstante, la enología moderna habitualmente utiliza productos derivados de materias cárnicas para clarificar y estabilizar los vinos. Cabe destacar que estos coadyuvantes alimentarios, como la albúmina de leche o la clara de huevo, poseen una función enológica o técnica, y no están presentes en el producto final. El nuevo vino de Bodegas Patrocinio es un totalmente libre de materia animal directa o derivada, es decir, un vino puramente vegano.