Topic:

Vino y tradiciones para festejar la vendimia en Extremadura

 Publicado el por Tania Agúndez (colaborador)

La música y las tradiciones van unidas un año más al vino. La vendimia tira de nuevo de la fiesta y las costumbres de antaño para sacar la actividad vitivinícola del campo y acercarla al resto de la sociedad. Con este fin, varias localidades extremeñas han organizado diversos eventos conmemorativos. Las iniciativas, que han contado con una amplia programación de actos tanto didácticos como lúdicos, pretenden celebrar la recogida de la uva en las zonas productoras por excelencia en la región.
Villafranca de los Barros, Almendralejo o Los Santos de Maimona (tres localidades ubicadas en la provincia de Badajoz) han llevado a cabo celebraciones relacionadas con la cultura y la promoción del vino como alimento y base primordial de la economía local.
Villafranca de los Barros
Villafranca de los Barros celebró la 16ª edición de la Fiesta de la Vendimia del 31 de agosto al 9 de septiembre con música, vino, tradiciones y reconocimientos. La propuesta contó con concursos, exposiciones, competiciones deportivas, actuaciones musicales, citas gastronómicas, torneos y juegos populares, entre otras cosas. Entre los actos más importantes destacó la 16ª cata comentada de vinos procedentes de tres subzonas de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana a cargo de los enólogos locales y miembros del Comité de Cata de la citada D.O.: Diego Caballero Sánchez y Manuel García Mancera.
Sin embargo, los eventos centrales tuvieron lugar el 7 y el 8 de septiembre cuando se celebró el espectáculo denominado “Noche de vino y música”, concebido como una evocación de una jornada de vendimia de tiempos pasados, ilustrada con intervenciones musicales y de danza a cargo del grupo folclórico Moncovil. Le siguió el acto del tradicional pisado de la uva a la antigua usanza y la extracción simbólica del primer mosto. A continuación, se llevó a cabo la ofrenda del primer mosto a cargo de las Manijeras de Honor 2012 (Filo Ropero, Cecilia Díaz y Gema Luengo) a la Virgen de la Coronada, patrona de los viñedos.
Uno de los momentos más esperados de la noche fue la entrega del galardón de Vinatero de Honor 2012, que este año se concedió al núcleo operativo de la Guardia Civil como garante de la seguridad de los campos.
Esta cita está declarada de Interés Turístico Regional y la organiza la Asociación de Vecinos Virgen Coronada con la colaboración del Ayuntamiento de dicha localidad pacense, la Junta de Extremadura, la Diputación de Badajoz así como empresas de la zona.
Se trata de la fiesta más representativa del calendario festivo de Villafranca. “Hemos apechugado con las dificultades y hemos recurrido nuevamente a la imaginación para compensar las limitaciones que imponen las actuales circunstancias de ajustes económicos. Hemos tratado de idear una programación digna y atractiva para que fuese lo más atrayente posible. No hay que olvidar que es una fiesta concebida para la expansión, la convivencia y el goce de los sentidos”, explican desde la Asociación de Vecinos Virgen Coronada.
Los Santos de Maimona
Los Santos de Maimona también conmemoró la vendimia con diferentes actividades. La exposición de la primera Bienal Internacional de Pintura Cuna de Artistas, cuya temática giró en torno a la vid y la viña por la importancia que en la localidad tiene este sector tanto a nivel económico como social, dio el pistoletazo de salida a los festejos de este municipio. Dentro de los actos programados por el Ayuntamiento de Los Santos de Maimona para la celebración de la Fiesta de la Vendimia 2012 destacó también la primera Exposición Antológica de las Fiestas de la Vendimia (1967-1976). Se trató de una muestra fotográfica y documental dedicada a los primeros años de celebración de este evento. Un concurso de fandangos y el 14º concurso de Cantes Extremeños o la elección de la Reina y de las Damas de la fiesta 2012 fueron otras de las iniciativas que se desarollaron.
Al igual que en Villafranca de los Barros, durante la fiesta también se obtuvo el primer mosto, que fue bendecido y ofrecido a la Virgen. El alcalde de la localidad, Manuel Lavado, insistió en la importancia de la celebración de esta fiesta que recuerda la importancia del vino en Los Santos de Maimona, localidad con tradición vitivinícola desde tiempos pasados.
Para Lavado, con este tipo de actos se recuerda el valor y el destacado papel que juega la Fiesta de la Vendimia en la historia de Los Santos de Maimona. Una fiesta que esta edición contó con una alta participación de público.
Almendralejo
Por otro lado, del 11 al 16 de agosto se celebraron en Almendralejo las Fiestas de la Piedad y la Feria de la Vendimia. Como las demás citas, estas fiestas estuvieron marcadas por los recortes debido a la crisis económica, pero no por ello los almendralejenses dejaron de disfrutar de una de las fechas más importantes para esta localidad. Las actividades más importantes se desarrollaron el día 14, cuando tuvo lugar la procesión de la venerada imagen de Nuestra Señora de la Piedad que llegó hasta su ermita, donde comenzó el acto central de estas fiestas.
Además de diversas actuaciones musicales, también se llevó a cabo el pregón de las fiestas (a cargo de Antonio Elías Pérez), se procedió al nombramiento del Bodeguero de Honor (Diego Nieto, que ofreció el primer mosto para ser bendecido), y a la proclamación y coronación de la Reina de las fiestas (Rocío González), entre otras propuestas. “Es nuestro objetivo mantener las tradiciones e incluso rescatar algunas que se habían perdido”, manifestó la concejala de Festejos, Luisa Ramírez.
A través de todas estas propuestas, estos municipios pacenses pretenden dar a conocer el vino extremeño, así como valorarlo y difundir una cultura de consumo responsable. Del mismo modo, los ciudadanos más vinculados y relacionados con este fruto lo festejan como producto de la tierra y del buen hacer de quienes la trabajan.
 

Las DD.OO. de Galicia recogen 44 millones de kilos de uva

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

La vendimia 2012 en las DD.OO. gallegas finalizó con una cantidad total de uva cercana a los 44 millones de kilos, con comportamiento dispar según zona de calidad vitivinícola y unos precios que no han crecido en la medida que los viticultores esperaban por los descensos anunciados en la mayor parte de DD.OO.

Rioja rondará los 360 millones de kilos de uvas de calidad

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

A falta de apenas una semana para que la Denominación de Origen Calificada Rioja dé por finalizada la vendimia del año 2012, el último dato que el Consejo Regulador puede aportar a La Semana Vitivinícola (a 19 de octubre), es que se habían vendimiado ya 320 millones de kilos.

19ª edición de la Fiesta de la Vendimia de Rioja Alavesa

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

La Rioja Alavesa, subzona de la D.O.Ca. Rioja viene celebrando su anual Fiesta de la Vendimia desde 1994 y desde entonces ha recorrido ya todos los municipios de la comarca al menos en una ocasión. Esta fiesta nació de la inquietud de los vecinos de la Cuadrilla de disfrutar de unas jornadas de exaltación de su producto social y económicamente más representativo: el vino.
La estructura y desarrollo de esta jornada se diferencia de las celebradas en otras vendimias por su marcado carácter alavés y su desarrollo itinerante, por el que en cada edición, una localidad diferente se convierte en anfitriona, revitalizando de esta forma, año tras año, el contenido de la misma.
La cita en este año 2012, en su 19ª edición, fue en Lapuebla de Labarca el domingo 16 de septiembre. La fiesta arrancó con la entrega de premios del certamen de vinos con D.O.Ca. Rioja Premios Vendimia 2012, al que en esta edición se presentaron 251 procedentes de 80 bodegas repartidas por las tres subzonas de la D.O.Ca. (Alta, Baja y Alavesa).
A continuación llegó el tradicional Pregón, ofrecido por el pelotari y actual campeón manomanista, Aimar Olaizola, siendo los elegidos para este acto relevantes figuras del deporte, la cultura, los medios de comunicación y representantes de la sociedad que, desde ese momento, se convierten en embajadores de Rioja Alavesa.
La fiesta del vino
El pisado de la uva y la cata del primer mosto, seguidos siempre con pasión, dieron paso al recorrido por la localidad organizadora catando el vino clasificado por pueblos y bodegas. El vino, como es de rigor, se cata en una fina copa de cristal serigrafiada con el logotipo de Rioja Alavesa, lo que se acaba convirtiendo en un singular recuerdo de la jornada.
Pero además no faltaron diferentes actividades como juegos infantiles, el Torneo Vendimia de Aizkolaris (cortadores de troncos de árbol con hacha), muestras de folclore local con actuaciones de grupos de danzas, demostraciones gastronómicas, pasacalles, música, presencia de artesanos con venta de productos agrarios y una comida popular... que acabaron convirtiendo la Fiesta de la Vendimia en un día festivo de carácter lúdico y de convivencia.
Cultura vitivinícola
Dignos de destacar, además, son los enotalleres, con los que se invitan a los más pequeños a desarrollar una serie de actividades relacionadas con la vid, dándoles a conocer y adentrando a este maravilloso mundo a los niños, para que desde bien pequeñitos, puedan ir entendiendo y sepan valorar esta cultura, de un modo educativo y divertido.
Con anterioridad a este día festivo se desarrolla cada año una jornada dedicada al hermanamiento del vino de la Rioja Alavesa con otro producto de la mesa de avalada calidad. En esta ocasión, el 9 de septiembre, Lapuebla de Labarca asistió al hermanamiento con el aceite de Rioja Alavesa.
 

La Batalla del Vino de Haro: cuando el vino es el atractivo

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

La localidad riojalateña de Haro viene mimando su turismo y de forma especial su enoturismo, desde hace muchos años. El Plan de Dinamización de Producto Turístico ‘Haro, Patrimonio de Vino’, recién cumplido su ciclo de tres años, ha dejado las suficientes bases para que, si damos un repaso a su agenda festiva a lo largo del año, encontremos, de enero a diciembre, suficientes atractivos para disfrutar de la localidad jarrera.
De esta forma, lo que fue durante muchos años un carnaval popular pero con poco reclamo, se ha convertido en el Carnaval del vino que ha celebrado ya tres ediciones (la primera dedicada al carnaval veneciano, la de 2011 al barroco francés y la de este año, al barroco español) con la presentación de las nuevas añadas de las diferentes bodegas de Haro con diferentes espectáculos artísticos. Un acontecimiento al que hay que unir una Semana Santa que tiene caché en la zona, el verano cultural que tiene uno de sus atractivos en las noches de San Lorenzo, las fiestas de la Virgen de La Vega y una Navidad que, en Haro, es muy potente. Y por supuesto la Batalla del Vino, su gran atractivo turístico.
La Batalla es el acto principal de unas fiestas que se celebran a finales de junio en las que no faltan la misa y procesión en honor al patrón de esta localidad, San Felices (en la que se portan las arquetas que guardan las reliquias del santo y de su discípulo san Millán), los concursos y degustaciones gastronómicas, o una ‘mini’ Batalla del Vino Infantil con salida de romeros desde la plaza de la Paz hacia el polideportivo de El Ferial, donde los más pequeños van preparándose para acontecimientos mayores, arrojándose mosto.
Fiesta de Interés Turístico Nacional
La Batalla del Vino está fechada el 29 de junio, una jornada que se inicia con la romería a los Riscos de Bilibio y misa, continúa con una batalla que deja paisaje y paisanaje del color del vino y termina con la vuelta de los romeros a la ciudad para dar las vueltas a la plaza de la Paz.
Domingo Hergueta y Martín en su libro ‘Noticias de la muy noble y muy leal ciudad de Haro’, editado en 1906 por la imprenta Sáenz-López de Haro, describe los actos que se deben desarrollar en esta jornada y que consisten en que el regidor síndico, que asume simbólicamente el papel de alcalde en funciones durante el tiempo festivo, abre la comitiva a caballo para llegar a la ermita que habitó en los Riscos san Felices, en el siglo V.
Tras colocar el pendón de la ciudad en lo más alto de las peñas, comienza la misa a la que sigue la Batalla del Vino. Una batalla pacífica que reúne a miles de ciudadanos en los Riscos de Bilibio para lanzarse a través de cualquier herramienta (desde el cubo y la bota, hasta la sulfatadora, pues todas son igual de válidas), un total de 6.000 litros de vino, que dejan trasformados los Riscos en un espectáculo impresionante. Después de la batalla, cuando se acerca el mediodía, los romeros regresan a la ciudad.
Esta fiesta fue declarada de Interés Turístico en 1980 en resolución de la Secretaría de Estado de Turismo; de Interés Turístico Regional en 1998 por el Gobierno de La Rioja y de Interés Turístico Nacional desde el 22 de marzo de 2011 por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
Una tradición que viene desde el s. VI
Como ha escrito Fernando de la Fuente en su obra “Temas jarreros”, su origen procede de una romería del siglo VI que nació de una forma desorganizada para rendir tributo a San Felices y que se ha venido manteniendo hasta ahora, desmintiendo de esta forma que el origen de la misma se deba, como siempre se había indicado, que nació de los pasados litigios que en su momento tuvo Haro con sus vecinos de Miranda de Ebro. De ahí que se mantuviera que los jarreros debían acudir cada año hasta los Riscos de Bilibio, para reivindicar esta zona como suya, pues caso de que así no lo hicieran en tan solo una ocasión, este terreno pasaría a propiedad de Miranda de Ebro.
No se tiene constancia de que esta fiesta fuera denominada Batalla del Vino hasta 1949 y en la actualidad sigue siendo el gran atractivo turístico de una ciudad que es la “capital del Rioja” y que recibe cada año a miles de turistas que desean, no solamente ser regados en vino, sino sentir desde dentro las sensaciones de una batalla que reivindica el poder del vino.