El vino Viña Arana da el salto y ya juega en la liga de los Grandes Reservas

 Publicado el Por Salvador Manjón

 (photo: )

El vino Viña Arana, de La Rioja Alta, siempre ha destacado por tener un estilo propio, basado en la elegancia propia de los vinos de la D.O.Ca. Rioja, sedosidad, suave acidez y una capacidad de guarda en ciertas cosechas que lo ubicaban, en el imaginario de muchos consumidores, entre los grandes riojas. Pues bien, desde la añada 2012, que saldrá al mercado nacional el próximo otoño, Viña Arana  solo se elaborará como Gran Reserva.

El pasado 7 de mayo, Guillermo de Aranzabal, presidente de La Rioja Alta; y Julio Sáenz, enólogo de la bodega, presentaron Viña Arana Gran Reserva 2012 en Madrid. “Las catas verticales realizadas estos últimos años han demostrados que ciertas cosechas especiales del Viña Arana han evolucionado de forma extraordinaria, convirtiéndose ‘de facto’ en Grandes Reservas de excelente calidad”. Con una materia prima así, la bodega tomó la decisión de que Viña Arana, marca registrada en 1974, juegue en la liga de los Grandes Reservas de la D.O.Ca. Rioja y lo haga en el equipo de La Rioja Alta Gran Reserva 890 y La Rioja Alta Gran Reserva 904.

El coupage tradicional de Viña Arana hasta ahora era Tempranillo, complementado con Mazuelo. No obstante, en esta nueva etapa como GR la Mazuela será reemplazada por Graciano. 95% Tempranillo, que aporta estructura y elegancia; y un 5% de Graciano que regala su intensidad aromática, acidez y longevidad.

La producción del Viña Arana Gran Reserva será siempre limitada a aquellas cosechas de gran calidad (de la añada 2012 solo se han elaborado 267 barricas). La bodega estima que saldrá al mercado entre 5 y 6 veces por década. Las uvas para la añada 2012 proceden de los viñedos Las Cuevas, El Palo y Las Monjas en Rodezno (Tempranillo) y de la finca Montecillo en Fuenmayor (Graciano). Las dos variedades envejecieron por separado en barricas de roble americano de tres años de edad media. En marzo de 2016 se realizó el coupage y se embotelló.

Si La Rioja Alta Gran Reserva 890 es terciopelo; Gran Reserva 904 es seda, Viña Arana Gran Reserva es frescura. Menos contacto con la madera y un estilo vibrante, sabroso y elegante.  De alta intensidad aromática, frutas rojas maduras y fresas silvestres. Alegre y vivo, con estructura y potencial de guarda. Perfecto para ser la puerta de entrada a la magia del tiempo embotellado. Un vino capaz de evolucionar con el propio consumidor, asentarse, envejecer.

En la presentación de Viña Arana Gran Reserva 2012 se realizó una cata vertical de la marca (1987, 1991, 1996, 2001, 2005 y GR 2012), en la que, además de comprobar los cambios en la imagen durante el tiempo, quedó patente que la referencia ya venía reclamando un sitio en la liga de sus hermanos mayores. Un puesto que se ha ganado por méritos propios.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “El vino Viña Arana da el salto y ya juega en la liga de los Grandes Reservas”

Comentarios disponibles para usuarios registrados