Topic:

Un camino marcado

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Tener una cosecha tan corta como la que este año hemos obtenido en toda Europa es una cuestión que preocupa. Y no ya tanto por lo que pudiera suponer en el comercio y sus efectos sobre los precios en destino que pudieran acabar soportando los consumidores, como por las causas que han provocado esta situación. Lo que hace tan solo un decenio era cuestión discutible (y discutida) en muchos foros, donde se cuestionaba desde la existencia de un cambio climático hasta los efectos que este pudiera acabar teniendo en la vitivinicultura mundial. Hoy se ha convertido en una verdad irrefutable, de la que solo es posible discrepar en aquellas cuestiones relacionadas sobre la profundidad de los efectos que pudiera acabar teniendo o la capacidad del propio sector para adaptarse a estas nuevas circunstancias.

Y buena prueba de ello es la gran preocupación que existe entre los viticultores españoles que, no conformes con la pérdida de un veinte o incluso un treinta por ciento de su cosecha, lo que ha venido a añadir un nuevo problema a lo que ya sucediera en la campaña anterior; temen la memoria de la tierra y las consecuencias que esta pudiera tener sobre la campaña venidera y siguientes.

Es muy pronto, y resultaría temerario hablar de lo que pudiera suceder con la próxima cosecha. Pero los viticultores conocen bien su viñedo y saben que ni las lluvias están acompañando como para ver la solución a este periodo de sequía que vivimos en toda la geografía española, ni la tierra tiene la capacidad de recuperarse de manera inmediata. Es como un gran transatlántico cuyas maniobras resultan lentas en sus reacciones.

A continuación, información para suscriptores.

El enoturismo como dinamizador del producto

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Hablar de calidad, aumentar la percepción que los consumidores tienen de ella y mejorar el valor añadido de nuestros vinos. Son, todas ellas, consecuencias casi directas de una recuperación del consumo.

Pensar en volver a un consumo alimenticio del vino es tan utópico como pensar que volveremos a los televisores de lámparas. Tener alguno en un lugar de la casa como elemento de decoración, es posible. Pensar que veamos la televisión con ellos, una insensatez.

Por suerte, o por desgracia, aquel tipo de consumo ha sido superado. Y al igual que las necesidades de nuestros viticultores ya no son las de una azada, y sí la de un tractor con el que llevar a cabo las labores agrícolas. O nuestras bodegas requieren depósitos con control de temperatura y asepsia en sus instalaciones. Los consumidores nos acercamos al vino como un objeto de placer y de lujo, al que todos aspiramos y que solo alcanzamos en función de la renta disponible que tengamos para hacerlo.

Podemos ser el país productor que más barato vende sus vinos, el que menos valor añadido somos capaz de trasladarle a la botella y uno de los que mayor oferta de variedades y tipologías dispone. Hasta somos capaces de ser el país que más guías de “vinos baratos” publica, ante la gran oferta existente.

Pero nada de todo eso tiene sentido si no somos capaces de acercarnos a los consumidores, intentando satisfacer esas nuevas necesidades que tiene.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 22-11-17

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 15-11-17

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Las Moradas de San Martín y Copima se unen para maridar la temporada de setas con Garnacha

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Las Moradas de San Martín, bodega perteneciente al grupo Enate y ubicada en la localidad madrileña de San Martín de Valdeiglesias, en la Sierra de Gredos, y Copima, distribuidora aragonesa de productos de alimentación, se unen para maridar la temporada de setas con Garnacha. 60 restaurantes de todo el territorio aragonés darán forma a estas jornadas de vino y setas del 17 de noviembre al 3 de diciembre. Los restaurantes aragoneses trasladarán sus diferentes propuestas gastronómicas, siempre acompañados con setas de temporada, suministradas por Copima y maridadas con vinos de la bodega Las Moradas de San Martín.

Estos dos productos presentan, como ningún otro, una gran armonía entre ellos, debido al lugar de procedencia, la tierra, y la importancia que tienen por separado en la gastronomía de estas fechas. Estas jornadas se presentaron el 16 de noviembre, en el Hotel Iberus de Zaragoza, en el que se pudieron degustar diferentes propuestas elaboradas con diferentes tipos de setas de Copima y maridadas con los vinos de la bodega elaborados por la enóloga, Isabel Galindo. Ambas empresas, en su tradicional afán de enraizarse con el territorio y dar a conocer los excelentes productos del mismo, difundirán el contenido de estas Jornadas a través de sus páginas web: www.lasmoradasdesanmartin.es y www.copima.es y redes sociales.

Restaurantes participantes:

Zaragoza

Palomeque, Celebris (Hiberus), Quema, Tasquilla de Ramona y Vicente, Bandido, Ric 27, Parrilla Albarracín, Casa Pascualillo, Beerland, Mucho Más, Le Petit Comité, Los Cabezudos, Tragantua, Candelas, Coscolo, Bar Hermanos Teresa, Bar el Sidecar, Entresabores, Birolla, A Mesa Puesta, Antiguo La Jota, Bodega Azoque, Bula, Candolias, Casa Juanico, Cervino, El Broquel, El Chiringo, El Ciclón, El Rincón de Luis, Goralai, La Bocca, La Junquera, La Lobera, La Pilara, Las Tres Cepas, Marengo, Meccano, Nativo, La Ternasca, La Garnacha

Teruel

Pura Cepa, Yain, Empeltre, Casa Agustín, La Trufa Negra, Los Leones, Hotel Guadalope, La Barrica, La Barrica Tapas, Método

Huesca

Sabores de Entonces, Taberna El Fhosko, La Terapia, Biarritz, El Bazul, Granja Anita, Hervi, Hotel Pedro I, Lillas Pastia