Topic:

Cuatro monos andan haciendo vino en Gredos

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Javier García, Laura Robles, David Velasco y David Moreno son los responsables de 4 Monos Viticultores, un proyecto nacido para salvar del arranque y del abandono algunas de las parcelas más viejas de la zona de Gredos, centrándose básicamente en la variedad Garnacha y la Albillo Real. Hace unas semanas, tuvimos la oportunidad de conocer a Javier García, gracias a Minimal Wines (sus distribuidores en Valencia) y al Luca Bernasconi (El Rodamón, El Celler del Tossal), en una cata-presentación de la bodega.

Javier nos presentó el proyecto vitivinícola, que trabaja la viticultura en ecológico (pero sin certificado) basado en viñedos viejos en altura de Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y San Martín de Valdeiglesias. Son jóvenes y además no creen en dogmas. No le cayeron los anillos al admitir que han tenido que aprender a interpretar una variedad como la Albillo especialmente en añadas cálidas. Es el camino de crecimiento más recto.

En sus vinos se busca la identidad varietal y la frescura. Por eso no es raro que en sus vinificaciones parte de la uva entre con el pedicelo y con raspón y que la madera que emplean sea de gran volumen (barricas de 500/600 litros, fudres) y de más de un uso, para que cumpla la misión de afinar y estabilizar el vino, pero sin ganar un protagonismo no deseado.

Iniciamos la cata con 4 Monos Tinto 2015, elaborado con uvas procedentes de tres municipios diferentes (90% Garnacha, 5% Syrah y 5% Cariñena), se vinifican y se crían por separado (alrededor de 12 meses de barricas grandes y fudres) para ensamblarse posteriormente. Sorprende por el color de clarete que muestra. La nariz nos habla de fruta roja madura, con apuntes florales y balsámicos. Gana al estar un tiempo en copa y desarrolla aromas más frescos y de ligera golosina. Boca fresca y directa, con un tanino agradable. De recuerdo frutoso y ahumado.

Damos el salto a la gama La Danza del Viento, vinos que podríamos denominar de parcela, con la Garnacha de Gredos como protagonista. La Danza del Viento La Isilla 2015 (nace en la parcela que da nombre al vino, a más de 800 metros sobre el nivel del mar, con suelos arenosos sobre roca madre, tan solo 650 botellas) luce un color rojo rubí, clarete, más brillante y limpio que el anterior. Intensa nariz, que anuncia mineralidad. Frutas frescas (grosellas), sobre un fondo ligeramente resinoso y con elegantes tostados, mineral. Boca elegante, fina, fresca. Un vino largo.

Por su parte, La danza del Viento Molino Quemado 2015 (suelo arenoso-granítico) presenta un color algo más subido que el anterior. En la nariz la fruta es roja, más madura y menos silvestre que en el anterior, con ciertos recuerdos a licor de frutas (pacharán) y con un agradable punto salino. Sensible a la temperatura. Boca fresca, de buena acidez y elegantes balsámicos. Refrenda las sensaciones de nariz.

La cata siguió con 4 Monos Car 2015, monovarietal de Cariñena. El color sigue la línea de los anteriores, algo menos vivo (rojo carrocería). Expresa frutillos negros silvestres y buenos tostados. Las notas ligeramente mentoladas y de hierbas silvestres levantan el vino. De viva acidez, transmite frescura y nos habla del suelo granítico sobre el que crecen las viñas.

Cerró la cata el blanco de la casa. Sin complejos. Un Albillo Real espectacular. 4 Monos Albillo Real 2015, cultivado en parcelas de entre 700 y 800 metros de altitud, con un paso por barrica de 6 a 7 meses y nada más y nada menos que 14,5º. ¿Se acuerdan de lo que hablábamos al inicio de comprender a la variedad en años cálidos? Intensa nariz en la que aparece fruta blanca de buena acidez, heno y aromas a infusión de manzanilla y poleo. Matices de flor blanca y especias dulces (pimienta, clavo). La boca es de fantástica acidez, con tensión vibrante. Sabroso.

Fue un fantástico final y digno homenaje a una uva blanca, la Albillo, a la que la viticultura de la zona central de España le debe en parte la supervivencia de los mismos vinos pues, como recordó Javier García, esta uva de doble aptitud (para vinificar o para su consumo en fresco) era comercializada por las mujeres de los viticultores en las calles de Madrid y con los réditos obtenidos se mantenía el viñedo de tintas para la elaboración del vino.

Camino de Magarín: redescubriendo la esencia de la Verdejo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Camino de Magarín, 100% verdejo de la D.O. Rueda, se estrena con la añada 2015. Es el vino insignia de Bodega Magarín, propiedad de la familia Torres en Rueda cuyo nombre refiere al sendero que asciende desde el río Duero hasta la bodega. El vino lo firma el enólogo Juan Ramón García. Si el vino es clásico en lo que al trabajo en el viñedo se refiere, es innovador en cuanto a su elaboración al combinar tres técnicas diferentes de vinificación. La uva fermenta en huevos de hormigón, depósitos de acero inoxidable y barricas de roble francés. Durante cuatro meses, el vino descansa sobre sus lías en los diferentes depósitos antes de proceder a su assemblage. Camino de Magarín 2015 exhibe un bello color dorado pálido y brillante. En nariz es deliciosamente floral (verbena) y frutal (piña, confitura de limón). Sedoso, vinoso y con cuerpo. Un vino sofisticado que muestra el potencial de la Verdejo.

Tombú 2016, el Prieto Picudo rosado de Dominio Dostares

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Dominio Dostares presenta la nueva añada de su vino Tombú, elaborado con la variedad leonesa prieto picudo. Fue en 2006 cuando la bodega sacó al mercado la primera añada de este vino que busca mostrar en rosado la verdadera identidad de la uva Prieto Picudo, variedad que estuvo prácticamente extinguida a finales del siglo XX. Esta nueva añada 2016 tiene un estilo que destaca por diferenciarse completamente tanto del clásico clarete leonés como de los rosados provenzales. Tombú 2016 (I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla y León) es un vino brillante de color fresa, con un estilo muy personal. Perfumado y elegante rosado, de brillante de color fresa, con aromas a flores rojas, frutas del bosque y especias blancas. Para Rafael Somonte, enólogo de Dominio Dostares, “Tombú es como un buen traje, siempre está de moda. Tiene tradición en su elaboración con un colorido y frescura que lo hacen totalmente actual”.

Recorre los ‘fiordos gallegos’ con los vinos de Ponte da Boga

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El paisaje de la Ribeira Sacra está jalonado de bancales repletos de cepas y de pequeñas bodegas en las que se practica la viticultura heroica, un proceso artesanal de cultivo de la vid bajo el que se califica únicamente al 5% del total de viñedos de toda Europa. El arduo trabajo de los viticultores de la zona y el microclima que se genera en torno a la cuenca del río convierten a esos vinos en una joya del sector vinícola español. También conocida como fiordos gallegos, se trata de una de las zonas más impresionantes de la región, por los cañones que la fusión del río Miño y Sil han dibujado en su entorno.

Ponte da Boga, de 1898, es la bodega más antigua de la zona. Durante estos meses, es posible hacer una visita guiada a esta bodega, que incluye un recorrido por sus viñedos y la visita de las instalaciones y conocer algunos de sus vinos como los que presentamos aquí: Ponte da Boga Godello 2016, Ponte da Boga Mencía 2016 y Ponte da Boga Capricho 2015.

El primero de ello da muestras de la elegancia y armonía de la Godello, con una nariz de cierta complejidad (cítricos, fruta blanca, matices herbales y un fondo de jazmín), boca de elegante acidez, vivaz, sabrosa y persistente. Por su parte, el Mencía 2016 es fragante y fresco, con una nariz muy varietal (violetas, rosa, mora), notas de pimienta y un fondo terroso. Boca equilibrada, fresca y con cierta mineralidad. Elegante y anticipa una buena evolución en botella.

Por último, Capricho 2015, fino y con una gran personalidad que le aporta ser 100% Merenzao, con una crianza de 10 meses. Nariz de buena intensidad, en la que destaca la fruta roja y un perfil fresco, balsámico que le da mucha vida. Ricas notas de la crianza. Buena acidez, fresco en boca, persistente. Larga vida por delante. Descubrir la Ribeira Sacra es siempre una aventura excepcional, pero si la visita es durante el verano se convertirá en un viaje inolvidable.

El sabio de la dieta mediterránea y el impulsor de la meditación mindfulness en España, galardonados por Pago de Tharsys

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Miguel A. Martínez-González y Vicente Simón Pérez. (photo: )

Miguel A. Martínez-González y Vicente Simón Pérez.

Este año la bodega valenciana Pago de Tharsys ha elegido a dos especialistas del campo de la medicina y la psicobiología para reconocer su dilatada trayectoria investigadora y el carácter innovador de sus proyectos. En esta séptima edición el galardón al mérito lo recibirán los catedráticos D. Miguel Angel Martínez-González y D. Vicente Simón Pérez y sus nombres se incorporarán al Paseo del Mérito de la bodega

El sabio de la dieta mediterránea

 

Miguel A. Martínez-González (Málaga, 1957)

Catedrático de Medicina Preventiva, completó su formación en Granada y Boston. Es el fundador y director del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Navarra. En 1999 inició el estudio epidemiológico llamado Proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) y coordinó (2006-2013) la Red PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea). Los resultados de los estudios SUN y PREDIMED fueron la mejor demostración a nivel mundial de la eficacia de la Dieta Mediterránea para prevenir enfermedades cardiovasculares. Ha recibido diferentes reconocimientos nacionales e internacionales como el de “Mejor investigador en Nutrición 2012” (Academia Española de Nutrición), ó “Grace A. Goldsmith” (American College of Nutrition 2013). El año pasado era nombrado Catedrático Adjunto de Harvard University.

 Es autor de más de 500 artículos científicos y editor de más de 20 libros entre los que destacan "Conceptos de salud pública y estrategias preventivas" “Epidemiología aplicada” y Bioestadística amigable".

 

El impulsor de mindfulness España

 

Vicente Simón Pérez (Valencia, 1946)

Catedrático de Psicobiología de la Universidad de Valencia. Trabajó como Asistente Investigador (Wissenschaftlicher Assistent) en el Departamento de Fisiología de la Universidad del Ruhr (Alemania) donde comenzó a interesarse por el estudio de la conducta. De vuelta a su tierra, se especializó en Psiquiatría e inició la docencia de la Psicología Fisiológica en la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Desde hace más de 20 años se dedica al estudio de la conciencia y a la práctica de la meditación. Ha publicado varios trabajos y ha participado en cursos y retiros, tanto nacionales como internacionales, sobre meditación.

En 2007 publicó la revisión “Mindfulness y neurobiología”, que contribuyó al inicio del interés por el mindfulness en España. Es miembro fundador y presidente honorífico de la Asociación Española de Mindfulness .En la actualidad imparte cursos y dirige grupos de meditación, especialmente para profesionales de la salud mental. Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana. Entre sus libros más reconocidos encontramos “Iniciación al Mindfulness”, “Vivir con plena atención”, “Aprender a practicar mindfulness”, o “La compasión: el corazón del mindfulness”.

“Este año hemos apostado por dos talentos que aprecian los valores fundamentales de la vida con la salud física y mental como parte de un todo” apuntaba Ana Suria, gerente de Pago de Tharsys.

El Paseo del Mérito nació en el año 2011 como un enclave donde rendir homenaje a aquellas personas que destacan por su contribución al desarrollo científico y sociocultural con el Dr. Santiago Grisolía como fundador de la iniciativa. Con los nuevos galardonados, el Paseo del Mérito contará con 15 placas que mostrarán a todos los visitantes la labor investigadora y educativa de cada uno de ellos.