Las emisiones de CO2 asociadas a la botella pueden suponer el 40% de la Huella de Carbono de una bodega

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

Las bodegas españolas vienen haciendo en los últimos años ímprobos esfuerzos en reducir su impacto ambiental (y en medir y acreditar ese impacto). Es una batalla contra el Cambio Climático que hay que librar, sí o sí, pues las amenazas están ahí y basta con atender a los datos del calentamiento global (la temperatura media ha aumentado 1,4 grados en las últimas décadas en Castilla-La Mancha, por ejemplo), o a la sucesión de fenómenos atmosféricos severos (como muestra, la vendimia 2017 en Europa).

En la reciente cuarta Jornada Técnica de Divulgación organizada por la D.O.P. Uclés, bajo el título “Oportunidades de lucha frente al Cambio Climático en el sector vitivinícola: energía, residuos, recursos hídricos e innovación”, más de 70 profesionales abordaron tanto las evidencias de los efectos del Cambio Climático, como las herramientas que existen para adaptar la viticultura a un futuro sostenible en materia económica, social y medioambiental.

Helena Fernández, directora de Medio Ambiente y Energía en ECO2innova fue una de las ponentes y destacó que las emisiones de carbono a la atmósfera van: “desde el consumo eléctrico de la refrigeración, hasta el transporte de la botella”, entre muchas otras. Puso de relieve un dato significativo y es que en algunas bodegas “el 40% de la Huella de Carbono puede corresponder a emisiones asociadas a la botella”.

Hay que tener en cuenta que el peso de una botella de vidrio habitual para vino (0,75 litros) suele oscilar (según calidades y tipologías) entre los 400 gramos y los 600 gramos. Eso vacía. Llena, “vestida” y cerrada la horquilla crece hasta los 1,2 kilos y los 1,4 kilos. Hablando de vino tranquilo. En el caso de los espumosos, las necesidades técnicas hacen que estos pesos sean mayores.

Por tanto, parece obvio que cualquier acción encaminada a, por ejemplo, reducir el peso de la botella, lograr procesos productivos de botellas más eficientes energéticamente y medios de transporte con menos emisiones, son armas con las que el sector cuenta para reducir de forma eficaz su impacto ambiental. Si a estas iniciativas se suman otras como ahorrar el 100% de emisiones en consumo eléctrico cambiando de compañía eléctrica, o soluciones con inversiones como el uso de energías renovables instalando paneles fotovoltaicos”, las oportunidades de reducir nuestra Huella de Carbono aumentan.

Para Fernández, lo importante no está solo en medir la Huella de Carbono, sino conocer “cómo evolucionan esas mediciones”.

Al respecto, el biólogo, doctor en Medio Ambiente y miembro de la Oficina del Cambio Climático del Gobierno de Castilla-La Mancha, Alfonso Rodríguez, recalcó que “el transporte tiene gran impacto en las emisiones”.

Combatir desde el campo

La jornada de la D.O.P. Uclés, pionera en la medición de la Huella de Carbono, ahondó también en la importancia de prácticas culturales sostenibles, como la gestión de la cubierta vegetal, por ejemplo. Entre las ponencias destacó la de Amelia Montoro es Doctora Ingeniera Agrónoma y jefa del Servicio de Asesoramiento de Riegos en el Instituto Técnico Agronómico Provincial de Albacete (ITAP). Montoro puso el acento en la necesidad de aplicar la cantidad adecuada de agua a la vid, para lo que es obligatorio conocer las necesidades hídricas de la planta en cada etapa del ciclo de la vid.

Y desde la arquitectura

Cualquier decisión en bodega es susceptible de orientarse a la lucha contra el Cambio Climático. Como prueban las intervenciones de Alejandro Terriza (Alfatec) y Dolores Huerta (Green Building Council España) sobre las oportunidades que brinda la arquitectura y la obra civil para hacer bodegas más sostenibles: desde elección de materiales, hasta evaluaciones y mediciones previas y la “certificación verde”, que garantiza una edificación sostenible.

Oportunidades del Cambio Climático

En la misma jornada, el gerente de la Plataforma Tecnológica del Vino, Mario de la Fuente, manifestó que las alteraciones que implica el Cambio Climático “también traen oportunidades” y destacó el impulso que está suponiendo para la investigación aplicada al sector del vino.

Otro ejemplo lo aportó la directora de Calidad de Alvinesa, el mayor complejo industrial del mundo dedicado a obtención de alcoholes vínicos, ácido tartárico y aceite de pepita; y fue la necesidad de transformar los residuos en recursos para “extraer de la uva toda la fuerza de su naturaleza”.  Orujos, raspones, lías… Todo es susceptible de ser transformado y aprovechado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Las emisiones de CO2 asociadas a la botella pueden suponer el 40% de la Huella de Carbono de una bodega”

Comentarios disponibles para usuarios registrados