Topic:

Clos de Lôm, en el corazón de Terres dels Alforins

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Clos de Lôm, bodega familiar con casi 300 hectáreas de viñedo en el corazón de Terres dels Alforins (D.O.P. Valencia), se presentó en sociedad el pasado 1 de abril ante más de 350 personas, que se dieron cita en el C.R.D.O.P. Valencia, demostrando el interés que se había ido suscitando por este nuevo proyecto. Clos de Lôm está promovida por la familia Serratosa Caturla, que desde 1836 es la propietaria de una finca en la zona de Fontanars dels Alforins. El nombre rinde tributo a S. Dupuy de Lôme, el antepasado familiar que en 1836 se enamoró de la finca agrícola de la que nacen sus vinos.

Hace más de 15 años que se inició una fructífera relación con el enólogo Pablo Ossorio, encargado de dirigir la elaboración de los vinos. Tras un proceso de selección de variedades y parcelas, hasta 55 de diferentes suelos, pendientes y orientaciones, la bodega ha dado el paso de sacar al mercado los primeros embotellados.

Irrumpen en el mercado con cuatro referencias de la añada 2018 (un blanco, un rosado y dos tintos).  Clos de Lôm Malvasía 2018. Esta variedad mediterránea suele ir en compañía de otras, generalmente aportando acidez y aromas a vinos a los que les sobra dulzor. Sin embargo, en las altitudes de la finca de Clos de Lôm produce un vino totalmente diferente, fino, con acidez marcada y dulzor equilibrado sin perder la potente nariz tras una cuidada maceración con lías en suspensión, que hizo a los bodegueros atreverse a darle todo el protagonismo. Clos de Lôm Monastrell Rosado 2018 es rosado monovarietal, de mosto flor de cepas viejas. Los otros dos vinos presentados son los tintos de 2018 Clos de Lôm Tempranillo y Clos de Lôm Garnacha (Garnacha Tintorera).  Los cuatro vinos son la carta de presentación de Clos de Lôm. Pero sus propietarios ya nos advierten que lo mejor está por venir… aunque sin prisas.

Viñas del Vero Gran Vos Reserva cumple más de 25 años

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: lavisual fotográfica)

En 1993, Viñas del Vero Gran Vos Reserva se presentó para conmemorar la inauguración de la actual bodega líder del Somontano. Hoy, este vino único fruto del minucioso trabajo de selección enológica, se ha convertido en un referente. Armonía, seriedad y complejidad han definido la historia de Viñas del Vero Gran Vos que, en aragonés antiguo, significa “gran vino”. En todas sus añadas, el delicado proceso de elaboración y la labor de selección de las mejores uvas tintas de cada vendimia y las barricas nuevas del bosque de Allier, otorgan a este vino de guarda su inconfundible personalidad.  José Ferrer, enólogo de Viñas del Vero, ha elegido cuatro de las añadas más representativas que muestran cómo ha sido la evolución en el tiempo de este singular reserva: 2001, 2006, 2011 y 2012 (la última añada de este vino redondo).

Abadal Picapoll 2018, expresión del paisaje del Pla de Bages

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Abadal presenta Abadal Picapoll 2018, la nueva añada del primer vino que salió al mercado elaborado al 100% con Picapoll. Este vino es la pura esencia del Bages, ya que expresa fielmente su paisaje. A través de la recuperación de esta uva autóctona de la D.O.P. Pla de Bages, prácticamente en extinción, la bodega reafirmó desde su fundación en 1983 su compromiso con la identidad del Bages y su apuesta por el territorio. Inició un trabajo de investigación a partir de las viñas viejas de Picapoll que habían quedado en la zona. La añada 2018 de Abadal Picapoll destaca principalmente por su complejidad aromática basada en fruta blanca y fruta de hueso (melocotón y albaricoque). Se aprecian los matices cítricos habituales de la variedad y las sensaciones balsámicas y continentales, presentes especialmente en esta añada 2018 (anisados, hinojo, menta blanca), que aportan frescor. Abadal Picapoll 2018 es un vino singular, elegante y seductor.

Vino Gessamí para la investigación médica sobre la endometriosis

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La endometriosis es una enfermedad que padece el 10% de mujeres en edad fértil (alrededor de 2 millones en España y 176 millones en todo el mundo), y provoca un gran sufrimiento físico y emocional en las pacientes. Su diagnóstico es difícil y tardío (una paciente tarda entre 5 y 10 años en tener un diagnóstico) y no existe cura. Entre otros síntomas, el dolor crónico, la fatiga y la dificultad de lograr un embarazo son los más comunes. “El problema de la endometriosis es que no se diagnostica debidamente, y se culpa a las propias pacientes de su dolor y fatiga” comenta el doctor Francisco Carmona, director del Departamento de Ginecología del Hospital Clínic de Barcelona y de la unidad de investigación sobre endometriosis del mismo hospital.

Desde el sector privado, son varias las empresas que han empezado a movilizarse y contribuir mediante fondos para la investigación de esta enfermedad. Una campaña de visualización y recaudación de fondos que se está llevando a cabo por la Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica y que lideran el Dr. Francisco Carmona y Glòria Vallès, fundadora de Wine Style Travel y afectada por endometriosis. En el sector vinícola, Gramona es la primera bodega que hace su contribución mediante la donación de 1.000 botellas de su vino Gessamí. El objetivo es recaudar fondos para investigar cómo la microbiota uterina y vaginal afectan al desarrollo de la enfermedad y ver así si es posible encontrar una curación a dicha enfermedad. “Pretendemos visibilizar una enfermedad tan extendida pero todavía no tratada desde la sanidad pública y atraer a otras bodegas para que se sumen a la causa”, explica Xavier Gramona.

Bodega Otazu, compromiso con su terroir y el arte de la enología

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Vinos de Bodega Otazu catados en la presentación. (photo: )

Vinos de Bodega Otazu catados en la presentación.

La filosofía de Bodega Otazu es la de elaborar vinos de calidad que transmitan su origen y la riqueza enológica de su terroir. Por ello, todos sus vinos son elaborados exclusivamente con las uvas procedentes de las 110 hectáreas de viñedo propio que rodean la bodega: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Chardonnay. Un viñedo certificado Vino de Pago. Bodega Otazu es la bodega situada más al norte de España para la producción de vino tinto. Se encuentra ubicada a ocho kilómetros de Pamplona y está enmarcada entre la Sierra del Perdón y la Sierra de Sarbil, con el río Arga como delimitador natural.

El pasado 27 de marzo presentó sus últimos proyectos en Valencia, en una comida maridada en el restaurante Llisa Negra by Quique Dacosta, donde el enólogo José Luis Ruiz presentó los vinos, cuyo maridaje dirigió la sumiller Manuela Romeralo. Así, la ventresca de atún rojo curada se acompañó del Otazu Rosado 2018 (Merlot especiado y con nervio), el cangrejo azul de la Albufera bailó con el Pago de Otazu Chardonnay con Crianza 2018 (cremoso y seductor), la pata de pulpo de roca de Dénia a la parrilla con mojo rojo se complementó con el Chardonnay 1 Ha 2016 (tenso e intenso), el arroz en paella de magro de cerdo ibérico y verduras estuvo acompañado del Pago de Otazu Tinto 2015 (carnoso y crujiente) y el inmenso Artist Series 3 Héctor Zamora 2015 (elegante, complejo y largo) llegó con el solomillo de rubia gallega y puré de patata ratté a la mantequilla.

Quedó claro el compromiso de la bodega con su origen, la riqueza y personalidad de su terroir (1 ha, una historia son vino monovarietales de una única hectárea para explorar la singularidad del terroir de Otazu), la adaptación y el “entendimiento” de las variedades bordelesas y su pasión por el arte, traducida en la línea Artist Series, donde Otazu trabaja cada añada con un artista distinto (Leandro Erlich, Tony Orrico y Héctor Zamora). Además el futuro habla de vinos espumosos, variedades recuperadas...