Topic:

Por una información seleccionada

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Es habitual que en estas fechas los rumores sobre la nueva cosecha vayan adquiriendo protagonismo y desde instituciones y organizaciones profesionales y empresariales se viertan impresiones y estimaciones sobre lo que nos deparará la vendimia 2016. Cuando nos enfrentamos a una producción superior a la del año pasado y las condiciones generales permiten pensar en que es posible que esta situación, lejos de verse correspondida con una reducción en los precios de las uvas (lo que sería lo normal si atendiésemos exclusivamente a la ley de la oferta y la demanda), apunta hacia una recuperación de la cotización; la atención se hace todavía más notable y los cálculos se suceden en todos los medios de comunicación.

Lo que ya no es tan habitual es encontrarse con que estas estimaciones son tratadas con el rigor periodístico que requieren, ya que, en algunos casos, se confunden variaciones con respecto a la cosecha del pasado año con la de la media de la zona, o la “normal” (que seguimos sin conocer exactamente qué significa). Incluso confundiendo localidad, comarca o región con denominación de origen. Por no hablar de mezclar kilos con litros, o pesetas (euros sería lo más correcto, pero es que todavía sigue empleándose nuestra antigua moneda en el sector) por kilo, por el kilogrado, sin citar, por supuesto, el grado.

En fin, un sin número de “pequeños detalles” que, la mayoría de las veces sin ninguna mala intención, lejos de arrojar luz sobre la nueva vendimia, lo único que consiguen es sembrar las dudas y ocasionar un cierto desazón en el lector ante la inseguridad de estar entendiendo correctamente lo publicado.

Mercados 03-08-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Bodegas Torres construirá una bodega para elaborar su vino Purgatori (D.O.P. Costers del Segre)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Panorámica de la bodega. FOTO: Jordi Elías. (photo: jordielias@jordielias.net)

Panorámica de la bodega. FOTO: Jordi Elías.

Bodegas Torres construirá una bodega en Lleida, en su finca de L’Aranyó, en el corazón de Les Garrigues, para elaborar Purgatori, el único de sus vinos que está amparado bajo la D.O.P. Costers del Segre y del que lanzó una primera producción limitada para la alta restauración en 2015. La bodega tendrá una superficie de 1.650 m2 y estará situada en el recinto del histórico ‘Mas de L’Aranyó’ del s. XVIII y propiedad de la familia Torres desde 1999.

La nueva edificación se construirá con materiales nobles para conservar la estética de la masía original, formada por dos edificios de diferentes alturas articulados en forma de L y por pequeñas construcciones anexas, que suman un total de 2.800 metros cuadrados. El proyecto contempla también el ajardinamiento del patio exterior y la rehabilitación, en una segunda fase, de los edificios históricos, que se destinarán a la producción de aceite y a enoturismo.

La construcción de la bodega se iniciará en septiembre y está previsto finalice a finales de verano del 2017, para poder llevar a cabo la vinificación de la quinta añada de Purgatori, un vino de perfil mediterráneo elaborado con las variedades Garnacha, Cariñena y Syrah procedentes de viña propia. La nueva bodega estará conectada bajo tierra con la que utilizaban antaño los monjes para elaborar vino. Y es que la Masía de L’Aranyó, construida en 1770 por la Abadía de Montserrat y conocida popularmente como la “Masía de los Desterrados”, la habitaban los monjes que habían sido destinados a este lugar recóndito y de condiciones climatológicas extremas para labrar la tierra y proveer de cereales y vino al monasterio.

La nueva bodega de L’Aranyó se convertirá en la cuarta bodega de la familia Torres en Cataluñaa, donde cuenta con dos bodegas en el Penedès y una en el Priorat, además de otras tres bodegas en las regiones de la Rioja, Rueda y Ribera del Duero.

Bodegas Hispano+Suizas: el trío sinfónico de Utiel-Requena

 Publicado el por Raúl Compés López (colaborador)

Marc Grin, Rafa Navarro y Pablo Ossorio. (photo: )

Marc Grin, Rafa Navarro y Pablo Ossorio.

Si bien detrás de la gran transformación que se está produciendo en la zona vitivinícola de Utiel-Requena hay muchas bodegas que están haciendo un gran trabajo, uno de los casos de éxito más destacables es el de Bodegas Hispano+Suizas. Se trata de una empresa joven que este año 2016 va a cumplir su décimo aniversario. En tan breve periodo de tiempo ha logrado convertirse en una referencia en imagen, calidad y valor en la zona. Sus vinos son premiados y reciben las más altas puntuaciones en las guías más importantes, compitiendo con los mejores de España en todas las categorías. Este año, por ejemplo, la Guía SeVi 2016 ha otorgado uno de sus premios como mejor vino del año al Impromptu Rosé 2015. Adicionalmente, tres de sus vinos son valorados como los mejores en sus respectivas categorías varietales (se trata del Impromptu Sauvignon Blanc 2015, el Bassus Pinot Noir 2013 y el Quod Superius 2012).

Son varias las claves que determinan el éxito de Hispano+Suizas, pero entre ellas destacan la composición de la sociedad, la coherencia y claridad de su modelo de negocio, su estilo elegante e innovador y su espíritu musical. De todas ellas, la más determinante es esta última, ya que integra todas las demás. La historia de Hispano+Suizas es el proyecto de tres socios aficionados y practicantes de la música clásica que se complementan en la interpretación de los tres tiempos de la sinfonía del vino. Rafael Navarro, enólogo e hijo de la tierra de Requena, se ocupa de producir las mejores uvas para obtener el mejor vino; Pablo Ossorio, también enólogo, y de origen berciano, con una meteórica carrera profesional desarrollada principalmente en Valencia, se responsabiliza de la elaboración; y Marc Grin, suizo y directivo de la empresa Murviedro, filial del grupo Schenk, es el encargado de la distribución.

La impronta musical de este trío se plasma en todas y cada una de las facetas de Hispano+Suizas, cuyo nombre es un reconocimiento tanto al origen nacional de los tres socios como al mítico coche español del mismo nombre, símbolo del lujo y la excelencia en las tres primeras décadas del siglo XX. Se trata de una bodega pequeña, con una producción inferior a 150.000 botellas, que solo utiliza las mejores uvas de sus 80 hectáreas de viñedo para asegurar la calidad del producto, utilizando en promedio dos kilos de uva para hacer una botella.

En el proceso productivo destaca la viticultura de precisión y las innovaciones en el tratamiento de la uva a la entrada de la bodega y en la fermentación. El objetivo es elaborar unos vinos delicados, redondos y elegantes. En la botella destacan unas etiquetas resistentes a la humedad cuyo diseño logra combinar la unidad de imagen de la bodega con la diversidad de cada uno de sus vinos. Sus nombres (Impromptu, Bassus, Tantum Ergo) constituyen un homenaje al mundo de la música clásica. Para completar la oferta, cuenta con un pequeño pero coqueto hotel situado en la parte alta del edificio de la bodega, cuyas habitaciones con vistas al viñedo evocan las mejores imágenes del maridaje entre cine y vino. Para acabar, la suerte, el aliado que no puede faltar en ningún proyecto de éxito, también ha hecho presencia en la escena, en este caso en forma de película. Aunque los vinos son el resultado de un trabajo en equipo, como ocurre en todas las facetas creativas, cada autor imprime su sello particular a la obra. En este caso, la potencia creadora y comunicativa de Pablo Ossorio se suma a la reinvención heterodoxa de la viticultura local de Rafa Navarro, inspirada en el clasicismo vitivinícola francés. Uno de sus resultados, la atrevida apuesta por la exquisita variedad Pinot Noir, tuvo su justo e inesperado premio cuando las pantallas del cine independiente mundial descubrieron la frescura y el atrevimiento de la película “Entre Copas”. Sin duda que el Bassus Pinot Noir de Hispano+Suizas es un gran vino, pero la pasión del protagonista de la película, el profesor Miles, por la delicada variedad borgoñona contribuyó a colocarlo en el centro del escenario, y desde entonces la música del trío suena cada vez más inspirada y afinada.

Fedejerez se reintegra en la FEV y Axial Vinos se une a la patronal del vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La Comisión Ejecutiva de la Federación Española del Vino (FEV), en su última reunión celebrada el pasado 12 de julio, aprobó la entrada de dos nuevos socios en la organización: la Federación de Bodegas del Marco de Jerez (Fedejerez) y el grupo Axial Vinos.

En el caso de Fedejerez, se trata de un regreso tras varios años de ausencia en la FEV, de la que fue fundadora, después de que la Comisión Ejecutiva de la asociación jerezana aprobase hace unas semanas solicitar de nuevo su alta. Fedejerez es una organización empresarial de reconocido prestigio tanto dentro como fuera de España que integra a las asociaciones de empresas de vino, brandy, vinagre y de viñas pertenecientes a las principales bodegas ubicadas en los términos municipales de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz.

En total, las treinta y cuatro empresas asociadas a Fedejerez comercializan unos 80 millones de botellas de Vinos de Jerez, Manzanilla de Sanlúcar, Brandy de Jerez y Vinagre de Jerez, facturando del orden de los 400 millones de euros al año en más de cincuenta países del mundo.

Por su parte, Axial Vinos es una compañía creada en 1999 y dedicada al desarrollo de vinos y bodegas en una selección de denominaciones de origen líderes, que exporta vino desde España a distribuidores y retailers de todo el mundo. Actualmente, sus vinos se pueden encontrar en más de 5.000 puntos de venta distribuidos en 25 países. Liderada por Louis Geirnaerdt y Eugenie van Ekeris, la empresa trabaja actualmente con 13 bodegas y son copropietarios de dos de ellas: Bodega Pagos del Moncayo (D.O. Campo de Borja) y Bodegas La Casa de Lúculo: (D.O. Navarra), reconocidas por el marcado carácter artesanal de sus elaboraciones.

El secretario general de la FEV, Pau Roca, ha dado la bienvenida a estos dos nuevos socios: “Es muy importante para nosotros que un socio fundacional y de la trayectoria de Fedejerez se reintegre de nuevo en la organización tras años de ausencia. De igual modo, la llegada de nuevos socios como en el caso de Axial Vinos, nos reafirma en la idea de que vamos por la senda correcta en un momento en el que la unión del sector es más necesaria, si cabe, que nunca”.