Topic:

Cooperativas Agro-alimentarias demanda que toda la superficie de viñedo genere derechos de pago en la nueva PAC

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Consejo Intersectorial de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, en el que participa el Consejo Rector y todos los portavoces sectoriales de la organización (vino, aceite, frutos de cáscara, frutas y hortalizas, ganadería, cultivos herbáceos y producción ecológica), se reunió el pasado 25 de mayo, y ha definido que los cuatro elementos irrenunciables para Castilla-La Mancha en esta negociación de la nueva PAC son los siguientes:
Que ante un posible problema de exceso de superficies generadoras de los nuevos derechos de pago básico, si el Ministerio finalmente puede limitarlas a 22,36 millones de hectáreas, tanto las frutas y hortalizas como el viñedo deben generar derechos de pago. Esto es compatible, en el caso del vino, con la decisión a tomar antes del 1 de agosto de 2013 sobre el destino del presupuesto de este sector de 142,75 millones de euros, para que vaya a Programas Nacionales de Apoyo al vino, y a la misma vez el viñedo sea generador de derechos.
Asimismo Cooperativas considera que es necesaria una aplicación homogénea de la PAC en todo el territorio; las Comunidades Autónomas no pueden aplicar criterios distintos cada una en la implementación de los nuevos pagos directos. La región de producción que se defina en España debe habilitar cierta convergencia interna de los pagos, que permita progresar a las comunidades con ayudas muy por debajo de la media nacional, como es Castilla-La Mancha.
Además, en el nuevo Programa de Desarrollo Rural resultado de la reforma de la PAC deben recuperarse las ayudas al fomento del cooperativismo, las ayudas a las Agrupaciones de Sanidad Vegetal y Animal (ASV y ADS), crear en la región la normativa y las ayudas a la Producción Integrada en los cultivos, principalmente el olivar, y la inclusión de las inversiones en el sector agroalimentario en los programas apoyados por los Grupos de Desarrollo Rural, que ahora sorpresivamente están excluidas.
Finalmente se considera que la nueva figura de las organizaciones de productores debe potenciar la verdadera integración comercial, de manera que una organización de productores para reconocerse debe ser una empresas creada y gobernada democráticamente por productores, y que comercialice la producción de sus socios. Con más motivo si además la propuesta de reforma incluye ayudas para su formación y la posibilidad de realizar extensión de norma que afecte a terceros no integrados en ellas. Si no se ligan a la comercialización y al control democrático se estará propiciando la creación de instrumentos de distorsión en el mercado.
Estas demandas serán trasladadas en breve a la Consejería de Agricultura por las distintas sectoriales de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha.

¡Hombre!, un poco de seriedad

 Publicado el por

Son tantas, y por tantos motivos, las ocasiones en las que hemos denunciado la mala calidad de las estadísticas vitivinícolas de nuestro país (al menos en lo concerniente a las oficiales), que me da un poco de vergüenza seguir insistiendo sobre el tema. Pero es que son necesarias para nuestras empresas en su toma de decisiones y eso parece que no lo entienden nuestros responsables políticos y técnicos.
Esta vez con motivo de la publicación del último (y nunca mejor dicho porque no publicará más el Magrama con respecto a la cosecha 2012/13) avance de producción, con datos a 31 de marzo. El que, dejando a un lado aspectos tan curiosos como que vea la luz cuando ya se conocen los datos referentes a las declaraciones de producción, eleva la cosecha hasta los 36,64 millones de hectolitros. Bueno, exactamente tampoco es que así, ya que en su avance se han dejado por poner el dato correspondiente a la Comunidad de Madrid con el que (tomando el mismo que le dieron en la anterior estimación, 90,1 hectolitros) quedaría la cosecha 2012/13 en 36.730.200 hectolitros, 1.852.700 (-4,8%) menos que la anterior.

Un desplazamiento peligroso

 Publicado el por

Se hace difícil de entender, aunque mucho más de explicar, cómo es posible que el paso de los años en lugar de hacer más fluido el funcionamiento de la Unión Europea, lo que lo esté haciendo es que resulte mucho más complicado legislar y adecuar la norma a las necesidades de la ciudadanía o, como en este caso, a las de un sector tradicional como el del vino, amplia e históricamente regulado.
La incorporación del Parlamento Europeo en la toma de decisiones que supuso el Tratado de Lisboa está ocasionando que Comisión y Ejecutivo deban añadir a sus tradicionales discrepancias las procedentes de un Parlamento, en el que confluyen intereses políticos de muy amplio espectro que apenas van más allá de los estrictamente partidistas.
Aunque, quizás el problema no esté en el poder del que ahora disfruta el Parlamento y sí en que no somos capaces de sustituir un poder por otro, tomando la salida más fácil: ir sumándolos, con el consiguiente desgobierno que ello supone. Aunque luego nos lamentemos de estar fuertemente regulados y de que las empresas queden con un estrecho margen de maniobra con el que trabajar.

Mercados 29-05-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 06-06-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.