Topic:

Cosecha de éxitos para los vinos de Grupo Faustino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Grupo Faustino sigue cosechando éxitos a nivel internacional. Tres de sus vinos figuran en dos listas referentes de los mejores vinos del año: Mejores Vinos del Año 2019 de Decanter y Mejores Vinos Españoles 2019 de James Suckling. Así, la publicación británica ‘Decanter’ ha incluido a Faustino I Gran Reserva 2009 en su selección “Wines of the World 2019”. La prestigiosa revista de vinos y estilo de vida apunta este tinto de Bodegas Faustino como el mejor vino tinto español entre un total de 10 vinos españoles. Según explica la publicación: “Nuestro escaparate anual destaca los vinos que han causado verdadera impresión a nuestros expertos por su clasicismo, valor o peculiaridad”. Entre estos expertos se encuentran los Masters of Wine Sarah Jane Evans y Dirceu Vianna Junior. Tal y como apunta la revista, Faustino I presenta una “gran variedad de aromas, una madera equilibrada con toques de roble y un paladar perfectamente equilibrado con deliciosos matices afrutados”.

Por su parte, el afamado crítico de vinos James Suckling incluye Campillo 57 Gran Reserva 2012, de Bodegas Campillo, y Portia Summa 2015, de Bodegas Portia en su lista de los Mejores Vinos Españoles 2019. En ella, selecciona los 100 más destacados de los más de 2.000 catados el pasado verano.

El Ribera de Duero Portia Summa 2015 también ha sido reconocido con la Gran Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas y con la Medalla de Plata en la cata Mundus Vini Edición Primavera 2019 celebrada en Alemania.

Campillo 57 Gran Reserva 2012, elaborado en Laguardia, es un vino homenaje a la cuarta generación de la familia Martínez Zabala, que actualmente está al frente de la bodega. Este tinto ha sido condecorado recientemente con la Medalla de Oro por la revista ‘The Drinks Business’ en los Premios Rioja Masters 2019, condecoración que comparte con Portia Summa 2015.

Reconocimientos al trabajo realizado que son el mejor impulso para afrontar este 2020.

La familia Juvé cumple el sueño de instalarse en la Ribera del Duero

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Pagos de Anguix es un proyecto que hace realidad el sueño de la familia Juvé por instalarse en la D.O.P. Ribera del Duero. Ahora presenta su primer vino Pagos de Anguix 10 Meses 2017 que es, a la sazón, el primer proyecto bodeguero del grupo J&C Prime Brands, compuesto por Juvé & Camps (D.O.P. Cava), Propietat d’Espiells (D.O.P. Penedès), la distribuidora Primeras Marcas y Pagos de Anguix. Se trata de un vino 100% Tinta Fina procedente de viñedos con edades entre los 30 y los 40 años, situados en suelos pedregosos con fondos arcillo-calcáreos y a una altitud de 850 metros sobre el nivel del mar. Como indica su nombre, tiene una crianza de 10 meses en barrica de roble francés. El enólogo de la bodega, Pedro Elena, explica que se trata de un vino con “tensión y mucho protagonismo de la fruta, con la madera perfectamente integrada, sápido y con el punto justo de madurez”. La bodega Pago de Anguix cuenta con 77 hectáreas de viñedo en Anguix y Olmedillo.

PNA 2014-2018 en Italia: balance positivo, con un ojo en la nueva PAC

 Publicado el por Giulio Somma - Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Italia. (photo: )

Italia.

Este texto es una síntesis. Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores).

Entre 2014 y 2018, el vino italiano ha disfrutado de fondos europeos por más de 1.670 millones de euros, generando, por tanto, en el conjunto del quinquenio una inversión total (entre pública y privada) superior a los 3.000 millones de euros. Del presupuesto europeo, más de 750 M€ se utilizaron para restructurar el viñedo italiano, 438 para la promoción, 274 para inversiones, 132 para el seguro agrícola, casi 70 millones fueron a destilación de subproductos y 5 M€ a la vendimia en verde. Atendiendo ahora al gasto programado para el periodo 2019-2023, Italia contará de nuevo con más de 1.685 M€ con el siguiente reparto: 750 M€ a reestructuración, 510 M€ a promoción, 300 M€ a inversiones, 100 M€ a destilación de subproductos y 25 M€ a la vendimia en verde.

El vino italiano ya factura más en países terceros que en la UE

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Italia. (photo: )

Italia.

Los operadores vitivinícolas italianos exportaron en el periodo enero-septiembre de 2019 un total de 15,7 millones de hectolitros de vinos y mostos, por valor de 4.607,9 millones de euros. De modo que vieron como su sector exterior crecía a un ritmo del 12% en volumen, mientras que en valor el ritmo de incremento quedó en un 3,8%. Según las estadísticas ofrecidas por la oficina estadística Ismea, Italia exportó su producto vitivinícola a una media de 2,94 euros por litro, con una depreciación del 7,4%, respecto al mismo periodo de 2018.

Al margen de las cifras absolutas, Ismea destaca que, por primera vez, los países terceros están gastando más en el vino italiano. En concreto, los compradores no europeos invirtieron durante los primeros nueve meses del año 38 millones de euros más que los Estados Miembros de la UE. Esta oficina señala que se trata de un escenario “bastante inusual” que, de confirmarse a finales de año, “daría lugar a un adelanto histórico, nunca registrado desde el comienzo del nuevo milenio”.

A continuación, información para suscriptores.

Sauvignon Blanc: la dulzura es invencible

 Publicado el por Frédéric Galtier - Comité Editorial del Concours Mondial du Sauvignon (colaborador)

En Llívia, la viña de Sauvignon.... ¡y las pistas de esquí están abiertas! FOTO: Celler Llivins. (photo: )

En Llívia, la viña de Sauvignon.... ¡y las pistas de esquí están abiertas! FOTO: Celler Llivins.

Conocemos y apreciamos el Sauvignon por su carácter incisivo, su tensión afilada como una cuchilla, pero en la categoría de los vinos dulces, el Sauvignon también tiene algo que decir. Revelando terruños e ilustrando proezas en el viñedo y en la bodega, los vinos dulces de Sauvignon expresan el carácter original de esta variedad todoterreno. Ofrecemos aquí una visión general de cuatro aventuras en Cataluña, Sauternes (Francia), y más allá, en Chile y Nueva Zelanda.

Llívia (Cerdanya): un vino de enclave y altitud

“Nos encanta la Cerdanya y el Sauvignon”. Habla Isaac Rigau. Junto con Anna Baquès, estos dos enólogos catalanes se han instalado a más de 1.250 metros de altitud en la Cerdanya pirenaica, en el enclave de Llívia, a unos 15 km de Font Romeu. El proyecto es la realización de un sueño y la fusión de dos pasiones: la viticultura y la montaña. Convencidos del potencial de esta región, donde la producción de vino es bastante nueva, Celler Llivins es la única bodega que vinifica en la Cerdanya.

Nacido en 2011, el proyecto ha permitido plantar 2.400 cepas de Sauvignon Blanc en una superficie de poco menos de una hectárea. El clima se caracteriza por muchas horas de sol (estamos a pocos kilómetros del horno solar de Mont-Louis) y por la influencia beneficiosa y sanadora del viento foehn. Aquí no había nada: ni bodega ni viñedo, un verdadero reto en esta región con un clima muy marcado y donde la viticultura de montaña es a menudo heroica… ¡Y caprichosa! Pero también escribe bellas historias y da lugar a vinos muy expresivos con el profundo carácter del Sauvignon y la dura belleza del paisaje. Se elaboran dos vinos: Blanc de Neu (blanco de nieve en catalán, 100% Sauvignon Blanc seco) y Blanc de Gel (blanco de hielo en catalán, también 100% Sauvignon Blanc).

“Ya habíamos trabajado con esta variedad de uva en el Garraf (subzona marítima del Penedès, Barcelona), en Can Ràfols dels Caus. A continuación, queríamos visitar sitios donde el Sauvignon es una referencia: en Nueva Zelanda y en el Loira. Es una variedad de uva que aprecia las dificultades térmicas y, naturalmente, pensamos en ello cuando decidimos instalarnos en la Cerdanya”, explica Isaac. Anna añade: “También nos gustan los vinos dulces pero ácidos. Vengo de Sitges, en la costa, y con la Malvasía obtenemos vinos que evolucionan lentamente y que se pueden conservar durante años. Es el modelo de vino que nos inspira”.

La vid se cultiva en permacultura, un método que fomenta la colaboración con la naturaleza en lugar de combatirla. La vid está plantada bien apretada, pero la espaldera es aireada. La poda es tardía para evitar las trampas del clima, y las viñas están protegidas por una red antigranizo: “Nos tranquiliza, una catástrofe puede ocurrir muy rápidamente. También crea una inercia térmica de 2 o 3 grados que puede salvar la vendimia”, explican.

La bodega, en cambio, es pequeña, con una capacidad de tan solo 40 hl. Su instalación en 2017 en el corazón mismo del viñedo complicó el proyecto: “Todos pensaban que nos instalaríamos en el pueblo, pero para producir un vino de hielo, hay que estar lo más cerca posible del viñedo. ¡Si nos esforzamos por obtener el mejor material vegetal, no es para maltratarlo luego en la bodega!”, defienden los dos enólogos.

La producción de estos vinos es arriesgada y los peligros son numerosos. La producción es casi íntima: si la viña da 3.600 kilos de uva para el Blanc de Neu (seco), la producción para el Blanc de Gel apenas alcanza los 400 kilos. Los rendimientos son muy bajos, lo que da como resultado una producción de solo 200 litros de la añada 2018. La concentración del mosto es el resultado de la congelación de las uvas, que se vendimian manualmente y por la noche. El vino alcanza los 15,3% de alcohol por 67 g de azúcar residual y el resultado es sorprendentemente

elegante y concentrado. Si la primera añada comercializada tuvo dificultades para encontrar y expresar su estilo, ambos 2018 expresan perfectamente la variedad y este terruño único. Un verdadero éxito.

Errázuriz: un vino de montaña... y de valle.

Otro proyecto, otra dimensión, pero la misma defensa de los Sauvignons de vendimias tardías. Viña Errázuriz, la famosa bodega chilena, lleva más de 25 años “practicando” este tipo de vino. El subdirector de la bodega, Pedro Contreras, explica: “El Sauvignon es una variedad de uva que expresa bien la diversidad de las añadas y está predispuesta al desarrollo de la botrytis, cuando las condiciones climáticas son favorables. Es una variedad de uva que por naturaleza tiene una excelente acidez natural y produce vinos equilibrados”.

El Valle de Casablanca, uno de los terroirs chilenos más cualitativos para la Sauvignon Blanc. FOTO: Viña Errázuriz.

El Valle de Casablanca, uno de los terroirs chilenos más cualitativos para la Sauvignon Blanc. FOTO: Viña Errázuriz.

Las uvas del Late Harvest Sauvignon Blanc proceden de viñedos plantados en 1992, ubicados en el Valle de Casablanca. La región está influenciada por los vientos fríos del océano que moderan las temperaturas durante el periodo de maduración. La vendimia es manual y la selección se realiza en el viñedo en función de la intensidad de la presencia de botrytis. Los racimos se prensan enteros para obtener una extracción limpia y suave. “Estimulamos una fermentación la más lenta posible, es esencial para promover el desarrollo aromático”, añade Pedro. La mayor dificultad aquí es que se despliegue completamente la podredumbre noble en el viñedo, y esta condición varía cada año. Posteriormente, el 60% del mosto fermenta en depósitos de acero inoxidable, mientras que el resto pasa por barricas de roble francés de dos vinos. La crianza en madera durará unos diez meses.

“La crianza en barrica es una decisión técnica basada en la experiencia”, dice el enólogo. “Aporta una mayor complejidad a la nariz y una redondez óptima en boca, cualidades que son particularmente interesantes”. Son vinos de proeza, sobre todo en la viña donde se acumulan los riesgos, que materializan el saber hacer de la bodega. Se vende principalmente en Inglaterra, Holanda, México, Canadá y... ¡Chile! Por no hablar de Suecia, ya que este vino se sirvió en la Cena de Gala de los Premios Nobel de 2017.

Clos Henri: de Sancerre a Marlborough

“Patience Late Harvest Sauvignon Blanc no se produce aquí todos los años, dependiendo del clima y la vendimia”. Quien habla es Damien Yvon, director de Clos Henri Vineyard, el proyecto neozelandés de la familia Henri Bourgeois en Sancerre. Ciertamente ha habido intentos previos con la variedad Semillon, pero ha sido con la Sauvignon con la que el resultado ha sido el más convincente.

“En cuanto al clima, tenemos magníficos veranos indios, y si los huracanes nos dejan tranquilos (lo que no fue el caso en 2017 y 2018), el año es favorable para la producción de este Sauvignon de vendimia tardía”, agrega. El sol intenso y las temperaturas suaves favorecen el control del desarrollo de la botrytis. El “cool climate” (clima frío) del valle del Wairau, más fresco que el de Sancerre, permite conservar la frescura y la acidez.

Vista del Clos Henri, de las viñas de Sauvignon y del valle del Wairau. FOTO: Clos Henri Vineyard.

Vista del Clos Henri, de las viñas de Sauvignon y del valle del Wairau. FOTO: Clos Henri Vineyard.

La vendimia es manual, la selección se realiza en la viña y la producción no supera los 15 hl por hectárea. En cuanto al trabajo en la bodega, la simplicidad es esencial. El prensado puede durar hasta cuatro horas. El ritmo es muy lento, “¡un goteo!” y los rendimientos son bajos: si para los vinos secos, una tonelada de vendimia produce 770 litros de mosto, la producción no superará los 450 litros para el Patience Late Harvest Sauvignon Blanc.

“Los mostos salen turbios, no se pueden desfangar. Se clarifican un poco por gravedad y se colocan en barricas nuevas para la fermentación”, añade el enólogo. Las bajas temperaturas, la abundancia de azúcar y luego el alcohol hacen que las levaduras sufran y posibilitan una lenta fermentación. Es una garantía de calidad para este tipo de vino que encuentra su equilibrio en torno al 12,2 y al 12,3% de alcohol para 110 g de azúcares residuales.

“Para los vinos secos, desconfiamos de las barricas nuevas, pero para los dulces, las necesitamos”, comenta. Las barricas se someten al vapor para eliminar los taninos más gruesos, pero es un vino tan complejo que la barrica no lo consigue marcar, ni siquiera durante los 12 a 18 meses de su posterior crianza.

El aspecto puramente comercial sigue siendo una preocupación para este tipo de vino necesariamente caro. Una viticultura arriesgada, incluso “acrobática”, que expresa también el saber hacer de la bodega, completando su gama y diferenciándola de la competencia: “Es una forma de romper la imagen, a veces un tanto estandarizada, de la Sauvignon, una variedad de uva que puede ser malentendida o interpretada, ¡es una variedad tremendamente compleja y diversa!”, dice Damien.

Estos vinos se venden principalmente en la propiedad (en Nueva Zelanda, pero también en Francia, en Sancerre). Se puede encontrar en restaurantes de alta gama donde se sirve por copas: “Es un vino tan estable que se mantiene magníficamente bien, incluso cuando la botella permanece abierta”, concluye Damien.

Sauternes: homenaje al precursor…

Como sabemos, Sauternes rima con -on: Semillon por supuesto, pero también Sauvignon. El Sauvignon contribuye al ADN de esta denominación de referencia para los vinos dulces y, en mayor medida, para los vinos blancos de Burdeos. “Algunas bodegas confían más en el Sauvignon que otras, y es nuestro caso en el Château Guiraud: la proporción de Sauvignon Blanc en nuestros vinos alcanza el 35%, frente al 5 al 10% entre nuestros competidores”, explica Luc Planty, el joven director de este 1º grand cru classé de Sauternes.

“Hemos empezado a trabajar en clones de Sauvignon, y estamos realizando una selección masiva en nuestras viñas, con el objetivo de potenciar el terroir y promover la expresión de los vinos en toda la gama de las acideces”, continúa. Esto es lo que aporta la Sauvignon, esta sensación ácida que es un factor de equilibrio cuando los niveles de azúcar residual se disparan. “¡Esta sensación ácida, esta tensión, es como la marca de la bodega! Nos guste o no, es nuestra apuesta”, añade.

La finca cuenta con 110 hectáreas de viñedos, de las cuales 45-50 están plantadas con Sauvignon Blanc. El viñedo se conduce siguiendo los preceptos biológicos y de permacultura. La vendimia manual tiene lugar alrededor del 10 de septiembre para los vinos secos y se extiende hasta la primera quincena de octubre para los vinos dulces. Del Premier Cru se elaboran 80.000 botellas y se venden a un precio de entre 50 y 70 € por botella de 75 cl. Del Petit Guiraud, el segundo vino del Château, se produce un poco menos (70.000 botellas), por un precio entre 22 y 25 €. Los principales mercados son Norteamérica, Asia (principalmente China) y el norte de Europa. Cerca del 10% de la producción se vende en la propiedad.

Esta apuesta por la Sauvignon remonta a los años ochenta y se ve enfatizada por el enólogo, su pasión por esta variedad y su capacidad para “iluminar” los vinos de Sauternes. Desde 2001, Château Guiraud dispone de un conservatorio propio en el seno de la Association des cépages blancs du Bordelais: este proyecto, que reúne una quincena de bodegas de la denominación, defiende este patrimonio natural compuesto por más de 70 cepas de Sauvignon Blanc. Este proyecto permite mantener la diversidad en las viñas y garantizar su permanencia.

Château Guiraud, un premier cru classé de Sauternes muy Sauvignon. FOTO: Château Guiraud.

Château Guiraud, un premier cru classé de Sauternes muy Sauvignon. FOTO: Château Guiraud.

“En el marco de este observatorio, aseguramos un seguimiento fenológico de la vid y realizamos micro-vinificaciones, que alimentan una base de datos. Esto nos permite tomar las decisiones correctas potenciando las expresiones del terroir y dando al vino un estilo original”, concluye Luc.

Esta experiencia lustra la motivación de estos productores, sin duda geográficamente distantes, pero que comparten la misma convicción de que los muchos talentos de la Sauvignon Blanc también se expresan en los vinos dulces. También tienen la misma preocupación por singularizar la producción de esta variedad de uva hoy tan globalizada.

Frédéric Galtier, periodista y jurado en concursos de cata de vinos, es miembro del Comité Editorial del Concours Mondial du Sauvignon.  Este comité, compuesto por profesionales del vino y conocedores de la variedad, alimenta un fondo documental en el cual los profesionales y consumidores pueden informarse sobre la Sauvignon Blanc. Es un punto de encuentro dedicado exclusivamente a la Sauvignon que tiene la vocación de transformarse en un “wiki” de la variedad:

http://cmsauvignon.com/es/sauvignon-commitee/