Topic:

La Interprofesional del Vino de España busca incrementar la presencia del vino en hostelería

 Publicado el por Interprofesional del Vino de España (colaborador)

 (photo: )

Una vez más, el vino se ha acercado a la hostelería de la mano de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE). Tras la acción del #terraceoconvino del pasado verano, OIVE ideó para final de año una nueva iniciativa denominada #Vinéfilos de la que ya se conocen los resultados. Según el informe encargado al Grupo Bent, se estima que con la activación de #Vinéfilos las ventas de vino de los locales participantes se vieron incrementadas entorno a un 24% de media respecto al año anterior.

Iniciativa bien acogida

Los comandos #Vinéfilos recorrieron los 80 locales, seleccionados previamente para la acción, repartidos en cinco ciudades de nuestro país: Madrid, Barcelona, Sevilla, Oviedo y Gijón. Durante los fines de semana del 23 de noviembre al 15 de diciembre, se propuso a los clientes que se encontraban consumiendo vino un juego de preguntas sobre cine y series en el que se podían conseguir entradas de cine, suscripciones a la plataforma Netflix o cenas gratis en los propios establecimientos de la campaña.

Con esta acción se ha conseguido un consumo total de 17.640 copas de vino repartidas entra las cinco ciudades con una media de 1,97 copas/persona. El informe destaca que Asturias (Oviedo y Gijón) lideró el consumo acumulado llegando a suponer un 36,5% del total de copas consumidas. Además de los buenos resultados en cuanto a venta de vino, tanto los hosteleros participantes como los propios consumidores mostraron gran interés y acogieron muy bien esta iniciativa que persigue dinamizar el consumo de vino en la hostelería.

Hostelería, pilar estratégico para el vino

La propuesta #Vinéfilos se suma a la de #terraceoconvino, otra acción que OIVE desarrolló en verano, en los meses de junio y julio que también recabó buenos resultados. En esta ocasión la propuesta se llevó a cabo en 100 locales de hostelería de 8 ciudades españolas (Valencia, Alicante, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Sevilla, Madrid, y Málaga). La hostelería es un pilar estratégico para el sector del vino. En la última década se ha pasado de 461 millones de litros de vino consumidos en 2007 a los 280 de 2017, según datos del OEMV. Por ello, OIVE ha ido desarrollando a lo largo de 2018 acciones para incrementar la presencia del vino en este canal con muy buenos resultados lo que se alargará en los próximos años.

Nuevo mecanismo de modificación de pliegos de condiciones de las DD.OO.: mejor capacidad de respuesta ante los cambios del mercado

 Publicado el por David Palacios Algarra (colaborador)

Con la reciente entrada en vigor de los nuevos reglamentos de la Unión Europea que regulan los procedimientos ligados a las D.O.P.s y a las I.G.P.s, a las menciones tradicionales y determinadas disposiciones en materia de presentación y etiquetado, las denominaciones de origen de vino ven satisfechas algunas de sus peticiones: que las modificaciones de sus pliegos de condiciones sean más rápidas y que el papel del Estado miembro, que conoce mejor la realidad productiva de las DD.OO. de su territorio, se vea reforzado en las decisiones sobre las solicitudes de modificación.

El lunes 14 de enero entraron en vigor el Reglamento Delegado UE 2019/33 y su correspondiente Reglamento de Ejecución UE 2019/34. Estos regulan los procedimientos ligados a las D.O.P.s e I.G.P.s (registro, oposición, cancelación…), a las menciones tradicionales, así como algunas cuestiones referidas al etiquetado y a la presentación. Son elementos que ya estaban regulados por el Reglamento de la Comisión 607/2009, que estaba en vigor desde julio de ese año y al que estos reglamentos sustituyen, quedando derogado. Los nuevos reglamentos salvaguardan buena parte de las disposiciones de aquel, pero vienen a mejorar, simplificar, agilizar y armonizar con los del resto de productos agroalimentarios aquellos elementos que habían demostrado mayor ineficiencia, caso, sin duda, del procedimiento para la modificación de los pliegos de condiciones de las D.O.P.s e I.G.P.s.

Desde el punto de vista de las denominaciones de origen, esta es sin duda la gran novedad de estas nuevas regulaciones. Y es que en los últimos años se había generado un considerable atasco en los servicios de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural (DG Agri) de la Comisión Europea, ya que hasta el verano de 2017 habían transcurrido varios años sin que se aprobase ninguna de las muchas solicitudes de modificación que esperaban resolución. Eso reveló la necesidad de cambiar el mecanismo de modificación, de darle más peso en el mismo a los Estados miembro, puesto que las DD.OO. están intrínsecamente vinculadas a sus territorios y son, por tanto, quienes mejor conocen sus necesidades, y de agilizar el proceso.

Así, las instituciones de la UE y los Estados miembro, urgidos por la necesidad de dar respuestas más ágiles a las DD.OO., dotándoles de mayor flexibilidad y, por tanto, de una mayor capacidad de respuesta ante los cambios del mercado y ante los retos económicos y medio ambientales a los que tienen que hacer frente los operadores, comenzaron a trabajar en los nuevos reglamentos. Lo hicieron aprovechando además la necesidad de simplificación y de adaptación de la legislación vitivinícola al llamado Tratado de Lisboa y en base al retorno obtenido de las organizaciones representativas de las denominaciones de origen en todo este proceso.

El Tratado de Lisboa, por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, entró en vigor el 1 de diciembre de 2009. Introdujo los reglamentos delegados y de ejecución y exige que los reglamentos de base (caso de la Organización Común de Mercados de los productos agrarios, que regula el sector del vino) tengan que ser desarrollados vía reglamentos delegados, que se ocupan de aquellos aspectos que los reglamentos de base delegan en la Comisión Europea, y de ejecución, que recogen los trámites y procedimientos administrativos, así como los plazos, ligados a las disposiciones del reglamento delegado y que concretan su aplicación.

En cuanto al nuevo mecanismo de modificación de pliegos de condiciones ya en vigor y regulado por los nuevos reglamentos, este divide las modificaciones en dos tipos: modificaciones normales, que se aplican inmediatamente tras la aprobación por el Estado miembro ya que no requieren un procedimiento de oposición a escala de la Unión, y modificaciones de la Unión, que no son aplicables hasta que la Comisión las aprueba una vez concluido el procedimiento de oposición a escala de la Unión. El nuevo reglamento delegado considera modificaciones de la Unión las siguientes:

  • Un cambio del nombre de la D.O.P. o I.G.P.;
  • El cambio, la supresión o el añadido de una categoría de producto vitivinícola, de acuerdo al anexo VII del Reglamento (UE) 1308/2013;
  • Un cambio que pueda invalidar el vínculo existente entre la calidad y las características del producto y el entorno geográfico particular, con los factores naturales y humanos inherentes a él.
  • Un cambio que lleve aparejadas nuevas restricciones de comercialización del producto.

Las modificaciones de la Unión sí requerirán la validación de la Comisión Europea, para lo cual esta se fija un plazo de 6 meses. Si bien, en contra de los deseos de las Denominaciones y de los Estados miembro, no se trata de un plazo de obligado cumplimiento, algo a lo que la Comisión se ha negado, en caso de rebasarse este plazo, la Comisión deberá informar por escrito al solicitante de los motivos de la demora. Serán además los Estados miembro los que cataloguen las diferentes modificaciones como estándar o de la Unión. El reglamento de ejecución recoge la información que debe contener una solicitud de modificación de la Unión (art. 9), así como los datos que deben contener las comunicaciones del Estado miembro a la Comisión Europea sobre las modificaciones normales.

Asimismo, los nuevos reglamentos mantienen también las llamadas  modificaciones temporales para que los productos de una D.O.P. o de una I.G.P. puedan seguir comercializándose con los nombres protegidos en caso de catástrofe natural o condiciones meteorológicas adversas, o cuando se adopten medidas sanitarias o fitosanitarias que impidan temporalmente a los operadores cumplir el pliego de condiciones.

Con todo, el resto de disposiciones contenidas en los dos nuevos reglamentos recogen y salvaguardan las disposiciones que sobre las D.O.P.s y las I.G.P.s ya contenía el 607/2009 sin modificar el statu quo y sin cambios relevantes sobre los mismos. Concretamente, el reglamento delegado establece disposiciones en materia de D.O.P.s, I.G.P.s y términos tradicionales, en lo que se refiere a las solicitudes de protección, al procedimiento de oposición, a las restricciones de uso de las D.O.P.s e I.G.P.s, a las modificaciones del pliego de condiciones y las modificaciones de los términos tradicionales y a la cancelación de la protección, así como mantiene y precisa los elementos de etiquetado y presentación que ya estaban contenidos en el Reglamento 607/2009.

Así, el nuevo reglamento contiene disposiciones sobre la presentación de las indicaciones obligatorias (donde deberán aparecer, tamaño mínimo de los caracteres), la necesidad de que las etiquetas puedan llevar las indicaciones requeridas por la legislación del país importador y la forma de indicar, entre otros elementos: el grado alcohólico adquirido; la procedencia; el nombre y la dirección del embotellador dirección del embotellador, productor, vendedor o importador; el contenido de azúcar en el vino espumoso, el vino espumoso gasificado, el vino espumoso de calidad o el vino espumoso aromático de calidad; las indicaciones facultativas (año de cosecha, variedades de uva, términos referidos a determinados métodos de producción, explotación en la que se cultiva el viñedo o referencias a unidades geográficas menores o más amplias que la D.O.P. o la I.G.P.).

Clara oposición de Francia, Italia y España a permitir el uso de seis nuevas variedades vitícolas en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Los tres principales países productores de vino en la Unión Europea (España, Francia e Italia) rechazaron este lunes 28 de enero la propuesta para autorizar el cultivo de seis nuevas variedades de vid, que hasta ahora estaban prohibidas y que, según Bruselas, podrían ayudar a reducir el uso de pesticidas o fitosanitarios. Este asunto iba en la orden del día del Consejo de ministros de Agricultura de la Unión Europea y el objetivo era debatir sobre si autorizar o no seis variedades de vid, como la Vitis Labrusca, que ya fueron prohibidas hace años por razones que la Comisión Europea no considera ya válidas.

Este asunto, que podría parecer en principio menor, suscitó un acalorado debate en la reunión del Consejo, en el que los tres principales países productores de cerca de tres cuartas partes de la producción comunitaria de vino demandaron a la CE que no introdujera cambios al respecto.

A continuación, información para suscriptores.

Bruselas eleva a 179,3 Mhl la producción vitivinícola de la UE en 2018/19

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

///AMPLIACIÓN///Informe completo en pdf (para suscriptores)

La Dirección General de Agricultura de la CE revisó al alza en 3,7 millones de hectolitros la previsión inicial de producción comunitaria de vino y mosto en la campaña 2018/19, elevándola hasta los 179,3 Mhl, con datos avanzados a finales de enero. De acuerdo a estos últimos datos, esta producción sería un 24,7% más alta que la escasa producción de la campaña anterior 2017/18, que apenas alcanzó 145,8 Mhl, y se situaría un 7,3% por encima de la última media quinquenal de algo más de 167 millones entre las campañas 2013/14 a 2017/18.

A continuación, información para suscriptores.

La OIV prepara este año un nuevo Plan Estratégico para el próximo lustro

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

En su primera intervención pública del año, el nuevo director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), Pau Roca, hizo referencia a que este año 2019 será, entre otras cosas, el de la elaboración del próximo Plan Estratégico para los próximos cinco años de esta institución, cuyo objetivo será abordar los retos presentes y futuros del sector a nivel mundial.

Al respecto, Pau Roca propondrá a los Estados miembros de la OIV una estrategia centrada en algunos ejes prioritarios como: contribuir a los esfuerzos de orientación para garantizar la sostenibilidad medioambiental, además de social, económica y cultural de nuestro sector vitivinícola.

Asimismo, planteará a los mismos estar en alerta y preparar una adaptación a la digitalización del sector y de sus sistemas de información, al adecuado ritmo de aceleración, identificando todos los procesos que se consideren susceptibles de evolucionar.

También propondrá un servicio a los Estados miembros de la OIV para asegurar un desarrollo económico de la producción y del comercio vitivinícola, aportando buenas prácticas legislativas y administrativas.

En el comienzo de su mandato, que representa “una nueva etapa”, Pau Roca dijo sentirse “responsable de todo el equipo y de cada uno de los países de la OIV”.

En su discurso, el nuevo director general subrayó el papel que juegan y van a jugar las nuevas tecnologías y los nuevos modos de comunicación que, en su opinión, “nos hacen avanzar a un ritmo de aceleración constante”.

Según su punto de vista, “ni el sector vitivinícola, ni la misma Organización, pueden asistir a estos fenómenos sin implicarse a fondo e integrar estas innovaciones y estas nuevas herramientas”.

Para Roca, “la universalización del empleo de estas tecnologías va a cambiar radicalmente la economía y las relaciones jurídicas. Nuevas formas de encriptado, de almacenamiento y de transmisión de la información, de validación de la autoridad, de seguridad y de distribución de bases de datos y metadatos harán evolucionar considerablemente nuestro entorno”.

Con más de 100 millones de hectolitros de vino exportados por valor superior a los 30.000 M€, la proporción de los intercambios transfronterizos en relación con la producción representa ya un éxito para el sector vitivinícola.

En este sentido, Pau Roca recordó la misión de la OIV de fortalecer y mantener el equilibrio entre los mercados consumidores y productores. Con dicho fin, añadió, la Organización debería garantizar que “la reglamentación no se convierta jamás en la coartada para erigir barreras y engendrar confrontaciones, sino al contrario, que se encuentre al servicio de los consumidores y los intereses de los productores, en una cadena de valor equilibrada y compartida, garantizando el mantenimiento del pluralismo y de una mayor diversidad”.

Por último, el director general de la OIV invitó a todos los gobiernos a constituir sus delegaciones con numerosas personas de calidad para formar parte de los grupos de expertos durante las próximas reuniones de abril y participar así activamente en esta puesta en común de experiencia colectiva que constituye los fundamentos de la OIV.

El espacio de las mujeres

Por su parte, la presidenta de la OIV, la brasileña Regina Vanderlinde, manifestó también su deseo de que el 2019 traiga avances en los dosieres que actualmente se encuentran en estudio en la OIV y manifestó su satisfacción por ser la tercera mujer presidenta elegida consecutivamente en la Organización.

“Creo que mi posición me otorga el deber de representación de las mujeres en un sector predominantemente masculino, señaló Vanderlinde. Durante el último Congreso de la OIV celebrado en Uruguay, recibió, en este sentido, palabras de agradecimiento y apreciación por parte de muchas jóvenes estudiantes y mujeres del sector y, al respecto, manifestó “estar orgullosa de poder ser la portavoz de la OIV en la tarea de valorización de la presencia femenina en este sector”.

Durante el presente 2019 se celebrará el Congreso Mundial de la Viña y el Vino y la Asamblea General de la OIV en Ginebra (Suiza), del 15 al 19 del próximo mes de julio. “Preservar” e “innovar” serán las palabras clave de este evento, que será también la oportunidad anual de reunir a los expertos mundiales de la viticultura y que concluirá con un acontecimiento único, celebrado cada veinte años y declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como es la Fête des Vignerons (Fiesta de los Viticultores) de Vevey (Suiza).