La Comarcal, viticultores ambulantes en busca de la singularidad

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

Dicen las leyes del equilibrio que la mayor solidez y estabilidad la aportan tres pilares. Con ese concepto en mente es mucho más sencillo comprender la esencia de La Comarcal, la iniciativa vitivinícola emprendida en 2017 por los enólogos Javi Revert (Celler del Roure, Javi Revert Viticultor) y Víctor Marqués (Casa Lo Alto, Murviedro). Son dos de los pilares (los únicos fijos) de este proyecto que busca siempre de apoyarse en una tercera pata en busca de la singularidad enológica (venga esta del viñedo, de la variedad o de cualquier otro factor); y para ello no dudan en ejercer de “viticultores ambulantes” a la caza de amigos con los configurar un trípode ideal.

Ambos coincidieron en Celler del Roure, auténtica escuela de enología mediterránea capitaneada por Pablo Calatayud y forjaron su amistad y descubrieron que compartían pasión, curiosidad y una inquietud desmedida hacia la viticultura y el vino. Ambos en un momento dulce en lo profesional, iniciar paralelamente este proyecto era una salida natural.

Desde hace unos meses está en el mercado Delmoro 2017, un tinto que definen como “vino de pueblo” elaborado de distintos viñedos de Venta del Moro (Valencia) en un coupage en el que manda la Garnacha (80%) de más de 30 años plantada en el paraje conocido como el Guindal; y que está completado por Bobal y Syrah. Cada una de las variedades se elaboró por separado, mientras que la Garnacha se vinificó en acero inoxidable, la Bobal y la Syrah se criaron durante ocho meses en barricas usadas de 225. Se embotelló en junio de 2018.

En cata (lo probamos el 28 de junio, unos 15 días antes de su lanzamiento comercial) el vino presentaba un brillante color rubí de capa media alta. Intenso en nariz, fragante con aromas de ruta roja y bosque mediterráneo (tomillo, romero, hierba seca). Fondo especiado que le aporta elegancia a un conjunto fresco, en el que también encontramos notas florales. Boca de cierta rusticidad, seductor, con final ligeramente balsámico (regaliz). Largo.

Más adelante (aproximadamente en enero de 2019) saldrá al mercado Carmen, que debe su nombre a una viticultora de Utiel que con 75 años sigue trabajando sus Bobales viejos (plantados entre 1915 y 1940 en el paraje de la Vereda de Utiel) siguiendo las pautas de la biodinámica. Se trata de un vino de Bobal 100% criado durante 12 meses en huevo de hormigón de 1.700 litros. Está previsto que se embotelle en octubre.

Catamos una muestra de depósito que sorprendió por la frescura y la expresión varietal que de ella emanaba. Con profundidad, notas lácticas agradables, graso, equilibrado y de nuevo con un perfil rústico que le aporta interés. Un vino con alma.

Pero estos viticultores ambulantes no detienen su carruaje, para esta vendimia de 2018 ya tienen sus “apoyos”, que darán como resultado nuevos vinos. Uno de Garnacha de más de 80 años de la provincia de Teruel y otro de Malvasía en Almansa.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La Comarcal, viticultores ambulantes en busca de la singularidad”

Comentarios disponibles para usuarios registrados