Topic:

¿Cómo será el 2019 en Tempos Vega Sicilia?

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Tempos Vega Sicilia es responsable de algunos de los vinos más icónicos de la enología española. La actual Tempos Vega Sicilia nace en 1982 de la mano de la familia Álvarez, su actual propietaria, cuando adquiere la mítica bodega de la Ribera del Duero (fundada en 1864) a la que se le irían sumando, a lo largo de los años, el resto de bodegas.  Así, en 1991 nace Alión, buscando un corte diferenciador del marcado clasicismo de Vega Sicilia, desde sus inicios marcó un punto de inflexión en la Ribera del Duero. En 1993 se fundó Tokaj-Oremus (Hungría), buscando el máximo respeto por la tradición enológica de uno de los grandes vinos nobles del mundo. En 2001 la familia se incrementó con Pintia, en la región de Toro y en 2013 llegó el nacimiento de Macán (Bodegas Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia), buscando la personalidad de la D.O.Ca. Rioja con una interpretación propia.

Recientemente tuvimos la ocasión de conocer las nuevas añadas que llegarán al mercado a partir de febrero de 2019, firmadas por los enólogos Gonzalo Iturriaga, Begoña Jovellar y Juan José Parra, cuya materia prima es responsabilidad del director de viticultura, Enrique Macías.

Empezamos con Mandolás 2016, un curioso vino blanco seco elaborado en la región húngara de Tokaj (conocida por sus vinos blancos dulces). Elaborado a partir de la variedad Furmint, ha ido evolucionando desde su primera cosecha en el 2001 hasta llegar a la de 2016, que es con diferencia, la mejor de todas las que hasta ahora, se han lanzado. Una serie de mejoras se han ido incorporando en todos sus procesos, desde el viñedo hasta su salida al mercado, conviviendo en perfecta armonía, la enología más moderna con la tradición ancestral. Una de las claves han sido los cambios en el tostado de las barricas nuevas utilizadas en el proceso de fermentación junto con batonages frecuentes y muy cuidados, que le devuelven la mineralidad del suelo volcánico característica de la región. Aromas muy finos junto con la frescura de su acidez natural. Disfrutable hoy, pero con potencial de guarda de una década si se conserva en condiciones óptimas.

A continuación, Pintia 2014 (D.O.P. Toro), 100% Tinta de Toro, efectúa la fermentación maloláctica en barrica (60%) de roble francés (80%) y americano (20%), para descansar finalmente en botella desde mayo de 2016. Pintia 2014 tiene una nariz franca y expresiva con aromas intensos, golosos y de fruta bien integrada con las especias de la madera. Añada voluptuosa, amplia y generosa. Un vino con mucha textura que no escapa a la elegancia propia de Vega Sicilia, pero con mayor contundencia, al que un prolongado reposo en botella le sentará de maravilla.

Luego vino Macán Clásico 2015 (D.O.Ca. Rioja), Tempranillo 100%. Su elaboración se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable, con una parte de fermentación maloláctica en roble, y una crianza en barrica nueva y de un vino, que oscila entre los 12 y los 14 meses en función de las características de la añada. La de 2015 se embotelló en mayo de 2017. Espíritu Rioja interpretado a la perfección por Bodegas Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia. Ofreció la expresión más pura del Tempranillo de Rioja. Es un vino fresco, pero a la vez serio, con sustancia y concentración. Recuerdo fresco, frutoso y delicado.

 

Le siguió Macán 2014 (D.O.Ca. Rioja), elaborado a partir de una cuidada selección de la uva Tempranillo de las mejores parcelas de San Vicente de la Sonsierra, Labastida, Ábalos y El Villar. Fermenta en tinos de madera de roble francés durante 10-15 días, su crianza en barrica nueva de grano extrafino se alarga entre 16 y 18 meses, y descansa en botella durante al menos tres años antes de salir al mercado. La añada 2014 se embotelló en mayo de 2016 y en cata proyecta una expresión golosa, mostrándose como un vino voluptuoso, placentero pero a la vez hondo. En un momento de consumo fantástico, pero llamado a crecer en barrica durante la próxima década y media.

Volvimos al curso del Duero con Alión 2015 (D.O.P. Ribera del Duero), 100% Tinta Fina, pasa unos 12 meses en crianza de barrica de roble francés nueva y un 5% en roble americano.  La añada de 2015 se trabajó con un 80% de roble nuevo y el resto en barricas usadas. Embotellado en junio de 2017. Se mostró carnoso, complejo e intenso. Más concentrado y profundo que otras añadas. Un vino elegante y de gusto universal. Muy versátil. Se beneficiará enormemente de los meses en botella que le restan hasta que salga al mercado (potencial de guarda de 15 a 20 años).

La cata siguió con Valbuena 5º 2014 (D.O.P. Ribera del Duero), mantiene el coupage de 95% Tinta Fina y 5% Merlot, criado en madera francesa y americana (barricas de 225 litros nuevas y usadas, y tinos de 8.500 litros). Gracias al buen trabajo en la viña, limitando la producción y a la crianza de su segundo año en tinas, se ha conseguido un Valbuena 5º 2014 aterciopelado, con complejidad, armonioso. Un vino refinado que es, tal vez, la expresión más pura del tinto en Vega Sicilia, que muestra el factor añada con claridad. Armonía embotellada en junio de 2017, pero con larga vida por delante (más de dos décadas de capacidad de guarda).

Pasamos a Vega Sicilia Único 2009 (D.O.P. Ribera del Duero), 94% Tinta Fina y 6% Cabernet Sauvignon, cuya crianza, con un mínimo de 10 años entre madera (francesa y americana; barricas de 225 litros nuevas y usadas, y tinos de 20.000 litros) y botella (se embotelló en junio de 2015), probablemente sea la más larga del mundo. Con esta añada 2009 se retoma el ciclo “normal” de Único, volviéndose a comercializar (en 2019) una década después de su vendimia. La de 2009 se mostró como una añada potente y generosa, para un vino con estructura y elegancia, amplio, profundo y suculento. Apto ya para beber, pero el destino de este vino es ser descorchado décadas más tarde (potencial de guarda de hasta 60 años), si se tiene el temple y la paciencia para no abrirlo antes.

Luego llegó Vega Sicilia Único Reserva Especial (mayoritariamente añadas 2006, 2007 y 2009) (D.O.P. Ribera del Duero). Es el vino que concentra la filosofía de la bodega en cuanto a constancia de producto se refiere y representa el estilo Vega Sicilia. Expresa a la perfección la Tinta Fina (complementada con la Cabernet Sauvignon). Mantiene fruta bien madura bajo una estructura balsámica y un fondo tostado y mineral. Inmenso en boca, con frescura y acidez cítrica, sabroso y estructurado. Eterno. Una elegancia llamada a ser infinita con la guarda en botella.   

Por último, catamos el dulce tokaj Aszú 5 Puttonyos 2008, un vino mítico de lágrima y elaborado con uvas afectadas por botrytis cinérea (podredumbre noble). Al mosto base se le añaden 5 cestas (puttonyos) de 25 kilos cada una de uvas vendimiadas una a una y cubiertas de botrytis. Estas uvas son maceradas durante dos días hasta que aumentan de tamaño, para después ser prensadas levemente para pasar a fermentar en roble húngaro y luego a criarse en barricas de varios tamaños durante entre 24 y 36 meses. Excitante, con aromas dulzones, profundos y elegantes. Sorprendente vino mágico botrytizado, con una acidez (9,5 g/l) perfectamente equilibrada con la carga de azúcar (139 g/l).

Terceras Jornadas del Grupo de Viticultura de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas (SECH) (28 y 29 NOV), en Palma de Mallorca)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Las terceras Jornadas del Grupo de Viticultura de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas (SECH), que tienen como objetivo principal poner en común los últimos trabajos realizados en el ámbito de la investigación vitícola, tendrán lugar los días 28 y 29 de noviembre en Palma de Mallorca. Están organizadas SECH, la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y el  Instituto de Investigaciones Agroambientales y de la Economía del Agua  (INAGEA), y promovidas por el Grupo de Trabajo de Viticultura de la SECH, creado hace 5 años.

Las Jornadas pretenden promover el intercambio del conocimiento entre los diferentes equipos de investigación que integran el Grupo de Viticultura, difundir los avances en viticultura a la comunidad universitaria y al sector productivo e incentivar la colaboración entre investigadores, técnicos y empresas del ámbito de la vitivinicultura.

El programa científico abarcará las novedades, innovaciones e informaciones relacionadas con las tendencias actuales en materia de la producción vitícola y se organizará en las siguientes sesiones temáticas: genética y genómica vitícola, fisiología vitícola y respuestas a estreses bióticos y abióticos, nuevas técnicas de manejo del viñedo, nuevas tecnologías al servicio de la viticultura y, por último, estudios sobre el agrosistema vitícola sostenible y su adaptación a un escenario de cambio climático.

Las Jornadas están abiertas a la participación de instituciones públicas, empresas  y profesionales del sector vitivinícola.

28 y 29 de noviembre de 2018

Salón de Actos de la Escuela de Hostelería de la Universidad de las islas Baleares

Edificio Arxiduc Lluis Salvador

 

-- Programa Provisional --

Día 28 de noviembre

9:00: Inauguración de las II Jornadas del Grupo de Trabajo de Viticultura de la SECH, a cargo de su Presidenta, la Dra. Felicidad de Herralde.

Participan: Director general de agricultura, Vicerrector de investigación, Directora de la escuela de hostelería, Organizador de las jornadas

9:30: Conferencia plenaria: por decidir

10:30: Sesión 1. Genética y genómica vitícola. Moderador: a determinar

10:30 a 11:15 Sesiones orales

11:30 a 12:00 Café / visita posters

12:00 a 13:00 Sesión orales

13:15 a 13:45 Sesión póster 1(a cargo del moderador)

13:45 a 14:15 Discusión y conclusiones sesión 1

14:30 Comida y visita posters

16:30: Sesión 2. Fisiología vitícola: respuestas a estreses bióticos y abióticos. Moderador: a determinar

16:30 a 18:00 Sesiones orales

18:20 a 18:40 Sesión póster 2

18:40 a 19:00 Discusión y conclusiones sesión 2

21:00: Cena de gala

 Día 29 de noviembre

9:00: Conferencia plenaria

10:00: Sesión 3. Manejo del viñedo y nuevas tecnologías al servicio de la Viticultura. Moderador: a determinar

10:00 a 11:15 Sesiones orales

11:30 a 12:00 Café

12:00 a 12:30 Sesión póster 3

12:30 a 12.45 Discusión y conclusiones sesión 3

12:45  13:30 Sesiones Técnicas (empresas patrocinadoras)

13:30 a 14:30 Reunión Grupo de viticultura

14:30 Comida

16:30: Sesión 4. el agrosistema vitícola sostenible. Adaptación a un escenario de cambio climático. Moderador; a determinar

16:30 a 17:15 Sesiones orales

17:30 a 18:00 Sesión póster

18:00 a 18:15 Discusión y conclusiones sesión 4

18:30: Acto de Clausura

Para más información e inscripciones, se puede consultar la web de las Jornadas http://iiijornadasdelgrupodeviticultura.com

El Gobierno canadiense destina más de 11 M$ a impulsar la innovación y el crecimiento de su sector vitivinícola

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Canadá. (photo: )

Canadá.

Cuando aún colean los problemas existentes para la entrada en vigor de algunos aspectos relacionados con el vino del Acuerdo Económico y Comercial Global (AEGC) o Acuerdo de Libre Comercio (“Comprehensive Economic and Trade Agreement”- CETA-) entre la UE y Canadá, se ha conocido que el Ministerio de Agricultura del país norteamericano ha invertido durante este año más de 11 millones de dólares para promover la innovación y el crecimiento del sector vinícola.

El pasado 8 de julio este departamento ministerial anunció una inversión de 8,4 millones de dólares en la Red de Certificación de Vid Canadiense (Canadian Grapevine Certification Network), que está organizada por la primera agrupación de productores de uva y vino del país, la Canadian Agricultural Partnership.

Esta organización lleva a cabo actividades de coordinación de la investigación sobre plagas y enfermedades víricas y fúngicas, principalmente; sobre adaptación climática de las variedades de uva; gestión sostenible del suelo, agua y manejo de los cultivos, y la reducción del impacto medioambiental de la producción.

A continuación, información para suscriptores.

Vinos suizos: un mosaico de terruños y variedades

 Publicado el por Frédéric Galtier (CMB) (colaborador)

Viñedo en la región de Vaud, donde se encuentra el 25% de la superficie vitícola suiza.   (photo: )

Viñedo en la región de Vaud, donde se encuentra el 25% de la superficie vitícola suiza.

La viña se cultiva en Suiza por lo menos desde el Imperio Romano. Algunos creen que los celtas introdujeron las primeras vides en ese país, en el cantón del Valais, alrededor del año 800 a.C. Según datos de 2015 del Instituto del Vino, Suiza ocupa el puesto 28 en la producción internacional de vino, concentrando el 0,35% de la producción mundial. En 2016, Suiza produjo 108 millones de litros de vino. A título comparativo, el mayor productor mundial, Italia, produjo casi 49 millones de hectolitros en 2016 (fuente: OIV).

Más del 32% de los vinos que se consumen en Suiza se producen localmente, mientras el 60% restante se importa. Según Henry Grosjean, de las Caves du Château d’Auvernier de Neuchâtel, uno de los principales retos de la viticultura suiza es “darse a conocer” y hacer que los vinos suizos sean accesibles al mayor número posible de personas. Swiss Wine Promotion, una entidad sectorial, y GastroSwiss están desarrollando un proyecto llamado “Swiss Wine Campus”, que proporciona una plataforma para que sus usuarios conozcan a los viticultores suizos, aprendan a consumir vinos e incluso se evalúen en exámenes reconocidos por la profesión. Henry Grosjean comenta que es común que los profesionales que venden y sirven vinos recomienden vinos extranjeros en lugar de los suizos. “El objetivo de nuestros viticultores no es sustituir otro vino suizo en un restaurante o una tienda de vinos, sino aumentar la visibilidad de los vinos suizos, simplificando el acceso de los consumidores. La gente que ya disfruta del vino y bebe vino debería recobrar confianza en nuestros vinos. Los consumidores jóvenes deberían poder identificarse con el producto... Los viticultores deberían prestar atención a los consumidores y adaptarse a sus necesidades”.

En 2016, Suiza importó 185 millones de litros de vino: 123 millones de litros de vino tinto, 39 millones de litros de vino blanco y 22 millones de litros de vinos espumosos o dulces. Las mayores importaciones proceden de Italia (74 millones de litros, el 40%), Francia (39 millones de litros, el 21%), España (32 millones de litros, el 17%) y Portugal (11 millones de litros, el 6%). Daniel Dufaux de Badoux Wines en Aigle, en el cantón de Vaud, cree que el principal reto es retomar cuotas de mercado a los vinos extranjeros. “El mercado suizo tiene ventajas competitivas: los suizos son buenos consumidores de vino, tienen una cultura vitivinícola extensa y un fuerte poder adquisitivo. Si los viticultores suizos recuperaran cuota de mercado y aumentaran un poco sus márgenes, invertirían más en la promoción de sus vinos, ganarían visibilidad y aumentarían sus ventas”, comenta. “Aunque somos un pequeño país vitivinícola de montaña, menos conocido que algunas regiones vitivinícolas francesas, por ejemplo, disponemos de un saber hacer original basado en la precisión”, insiste Daniel Dufaux.

El vino suizo se consume en su casi totalidad en el mismo país. Los suizos beben casi todo el vino que elaboran. En los últimos 20 años, las exportaciones de vino suizo han representado entre el 1% y el 2% de la producción total. En 2016, por ejemplo, las exportaciones de vino suizo representaron sólo 1,2 millones de litros, es decir, un 1,1% de la producción total. Aunque solo un pequeño porcentaje del vino suizo se exporta - debido a la fuerte demanda interna y a los altos costes de producción -, la industria funciona “con la eficacia de un reloj suizo ofreciendo con frecuencia una calidad inmejorable”. Sin embargo, los operadores suizos recientemente se dieron cuenta de que la exportación debería formar parte de su estrategia.

Un mosaico de regiones

Seis regiones vitivinícolas fragmentan el territorio suizo. El Valais es la región más extensa, con el 33% del total, seguido por Vaud (25%), la Suiza germanófona (19%) y Ginebra (10%). El Tesino produce el 7% del total y la región de los Tres Lagos, el 5%.

El país es productor de vino de clima frío con suelo alpino (los Alpes ocupan dos tercios del país). Los viñedos son relativamente altos (270 m en el Tesino, por ejemplo, 1.100 m en el Valais) y con pendientes pronunciadas. En invierno, la nieve aparece con frecuencia en los viñedos.

Según Gilles Besse del Domaine Jean-René Germanier en el cantón del Valais, el principal desafío para la viticultura suiza radica en los altísimos costes de producción debidos a la “configuración” geográfica del país. “Nuestros viñedos están situados al pie de las montañas, en terrazas y parcelas fragmentadas.” Para equilibrar estos altos costes de producción, los vinos suizos se deben posicionar en la categoría premium y deben ser reconocidos internacionalmente. “Los concursos internacionales como el Concours Mondial de Bruxelles nos ayudan a vender nuestros productos en el extranjero y a hacer que los suizos se enorgullezcan de sus vinos”, dice Gilles Besse. Añade que, aunque es difícil producir vinos ecológicos con el clima suizo, es un reto al que todos los productores se tienen que enfrentar.

Región del Valais, la más extensa, y donde la viña alcanza cotas de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Región del Valais, la más extensa, y donde la viña alcanza cotas de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La diversidad de las variedades

En Suiza se cultivan muchas variedades de uva: más de 250 en solo 15.000 hectáreas (menos del 0,4% de la superficie total de Suiza). Aunque suene minúsculo, Suiza ocupa el décimo lugar en el mundo según la relación entre superficie de viñedos y superficie total del país, según la Swiss Wine Promotion. Según el ampelógrafo suizo, el Dr. José Vouillamoz, 80 variedades de uva suizas son “autóctonas” de las cuales, “59 son híbridas, y 21 son variedades patrimoniales”.

Las variedades más populares son la Chasselas (blanca) y la Pinot Noir (tinta), que representan el 26 y el 28% de la producción total respectivamente. Las otras variedades populares son Gamay, Merlot, Humagne Rouge, Arvine y Savagnin Blanc, Gamaret, Garanoir, Pinot Gris. Las cuatro variedades de uva más cultivadas son la Pinot Noir, la Chasselas (las dos autóctonas), la Gamay y la Merlot, que representan el 72% de las uvas vendimiadas. Las variedades de uva internacionales como la Chardonnay, la Sauvignon Blanc y la Syrah “permiten a los productores suizos mostrar la calidad de su terruño así como de su savoir-faire en las competiciones internacionales”, dice Swiss Wine.

Desarrollo sostenible y consumo km 0

Actualmente hay más de 1.800 productores de vino en Suiza. Según Henry Grosjean, de Caves du Château d’Auvernier, las dos tendencias principales en la viticultura suiza son la sostenibilidad y el consumo de productos locales. “En las cuevas del Château d’Auvernier, el respeto de la sostenibilidad es primordial en todas las decisiones que tomamos. Por ejemplo, un nuevo almacén ha sido equipado con placas fotovoltaicas, que ahora suministran un tercio de la energía necesaria para la elaboración del vino, tampoco usamos insecticidas", explica. Las bodegas del Château d’Auvernier ofrecen una amplia gama de vinos, entre los cuales sólo hay un vino de ensamblaje. “Los vinos procedentes de la selección parcelar tiene cada vez más éxito. Forma parte de una tendencia general a favor de la trazabilidad y del consumo de productos locales, especialmente en la Suiza francófona y cada vez más en el resto del país", concluye Henry Grosjean.

Hecho en Suiza

Suiza participó por primera vez en el Concours Mondial en 2006. Desde entonces, ha estado entre los diez principales países en términos de número de vinos inscritos. En 2017, el país ganó 42 medallas, incluyendo 3 Grandes Oros. La mayoría de los vinos premiados proceden de las regiones del Valais y de Vaud. En 2018, el CMB distinguió a los vinos suizos con un total de 49 medallas. La variedad autóctona suiza Chasselas obtuvo el mayor número de medallas (11) otorgadas por el Concours Mondial de Bruxelles. La Chasselas es la variedad de uva blanca más común en Suiza. La Pinot Noir es la variedad de uva tinta líder y más premiada de los vinos suizos en la última edición del Concours (ganó 10 medallas).

La próxima edición del Concours Mondial de Bruxelles tendrá lugar en mayo de 2019, en Aigle, en el cantón de Vaud. La Chasselas autóctona es la variedad de uva reina en esta región, concentrando el 60% de la producción.

La estimación de producción en Portugal apunta a 6,5 Mhl en 2018/19 (-3%)

 Publicado el por Marc Barros (colaborador)

Portugal. (photo: )

Portugal.

Según las últimas previsiones del Instituto de la Vid y del Vino (IVV) de Portugal, se espera que la producción de vino fruto de la vendimia 2018 pueda caer un 3% en comparación con el año pasado, para un volumen de alrededor de 6,5 millones de hectolitros, muy cerca de la media de las cinco últimas campañas.

La previsión apunta a una merma de producción en la mayoría de las regiones, con excepción del Alentejo, Algarve y Açores, donde se espera un aumento sostenido por un buen desarrollo vegetativo de las vides, y en el Duero, donde se espera una producción equivalente a la campaña pasada.

A continuación, información para suscriptores.