Topic:

Los nuevos sistemas New Holland SmarSteer y CustomSteer mejoran la productividad y el confort en sus vendimiadoras

 Publicado el por New Holland (colaborador)

 (photo: ALDO_FERRERO)

CustomSteerTM: eficiencia y ahorro de tiempo

Con esta característica, el tiempo empleado en la cabecera se reduce notablemente.

CustomSteerTM es una nueva solución de dirección que permite al conductor reducir los giros del volante para obtener el mismo ángulo de giro que una máquina “tradicional”. Mejora notablemente el confort del conductor y aumenta la productividad al reducir hasta un 40% el tiempo empleado en giros en cabecera.

El sistema registra el ángulo de giro de las ruedas que establece el conductor, la velocidad de giro y la velocidad de la máquina. El IMS 2.0 hace los cálculos y ajusta el régimen del motor y, por tanto, el caudal de aceite de la dirección. Cuanto más rápido se gire el volante, más rápido girarán las ruedas. El conductor puede ajustar los parámetros en la pantalla IntelliviewTM IV para aumentar o reducir la reactividad del sistema dependiendo del tipo de campo. Esto agiliza y facilita los giros en cabeceras estrechas.

El sistema solo funciona en modo de campo, a menos de 7 km/h, para la seguridad del conductor.

SmartSteerTM: autoguiado en la hilera

SmartSteerTM es un sistema de autoguiado integrado para conducir la máquina por viñedos en espaldera.

Utilizando una cámara 3D y un software desarrollado por New Holland, el sistema escanea automáticamente la hilera aproximadamente 8 metros por delante de la máquina y dirige esta de forma automática para mantenerla en la mejor posición de la hilera.

Un asistente integrado en la pantalla IntelliviewTM IV permite introducir fácilmente los ajustes. Calibra la máquina según las dimensiones de la espaldera y la cantidad de vegetación, y el sistema SmartSteerTM se adapta a las condiciones del viñedo.

Más información en www.newholland.es

Belondrade presenta en Valencia su interpretación de la añada 2018

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador), Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Empieza a ser una tradición que, con los primeros compases del año, Belondrade y Lurton celebre en Valencia, de mano de su distribuidora (Le Blosen) las nuevas añadas de sus vinos. El pasado 3 de febrero le llegó el turno a la añada 2018 de las dos referencias principales de la bodega: Quinta Apolonia y Belondrade y Lurton, personalísimas interpretaciones de la Verdejo de La Seca (Valladolid). El escenario escogido fue la taberna La Aldeana, en el corazón del barrio del Cabanyal de Valencia y como maestro de ceremonia actuó Jean Belondrade, hijo del fundador de la bodega, Didier Belondrade. La de 2018 para Belondrade y Lurton fue una añada de “gran equilibrio” en todos los aspectos. Se registró un clima sin temperaturas extremas y con más precipitaciones de las esperadas, lo que dibujó una cosecha de gran potencial.

El primer vino que probamos fue Quinta Apolonia 2018, el Verdejo parcialmente fermentado en barrica. El “segundo vino” de la bodega, que combina la fermentación en barrica de parte del vino, con la frescura del huevo de hormigón. Se mostró algo tímido en nariz, anunciando una gran estructura recubierta de sensaciones aterciopeladas, fruto de un gran trabajo con lías. Fruta amarilla y arpillera. Sabroso en boca, con frescura.

La bodega aprovechó para presentar La Colección, una edición limitada de seis botellas de Belondrade Quinta Apolonia 2016, presentada con seis etiquetas diferentes firmadas por Carlos León, Luis Cruz, Daniel Verbis, Jean Marie del Moral, Nico Munuera y Luis Gordillo. Un embotellado especial de esta referencia con hasta cuatro meses más de contacto con sus lías. De color amarillo dorado intenso, con aromas de hierba de infusión, fruta amarilla madura, ceras y un fondo cítrico. Aromas de miga de pan y cereal. Muy amplio en boca, salino y sabroso, con agradables notas tostadas y tacto graso.

Por último, le llegó el turno al primer vino, la interpretación más personal de la Verdejo por parte de la bodega: Belondrade y Lurton 2018. Todavía con mucho recorrido en botella para este blanco de guarda, se mostró fragante, con un primer ataque floral (rosa), polvos de tocador y fruta de hueso. Potente en boca, amplio y especiado. Franco y con buena acidez. Aparece el hinojo y guarda y cierto carácter goloso.

González Byass desembarca en el corazón de Ribera del Duero con Dominio Fournier

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

González Byass desembarca en el corazón de Ribera del Duero con Dominio Fournier, una pequeña bodega ubicada en Berlangas de Roa. Esta Familia de Vino da un paso más en su deseo de representar la diversidad y riqueza enológica de España con dos vinos emblemáticos: Dominio Fournier Crianza 2016 y Dominio Fournier Reserva 2014. Los oficios artesanos de ayer son la inspiración del trabajo de sus dos enólogas, Marian Santamaría y Laura Terrazas.

Dominio Fournier cuenta con 50 hectáreas de viñedo de Tinta del País en una terraza fluvial a los pies del Duero. Las cepas, divididas en diferentes parcelas y formadas en vaso al estilo tradicional, cuentan con una media de edad superior de 25 años, llegando algunas de ellas a más de 60. La mayoría del viñedo destaca por sus suelos pobres y su capa de cantos rodados en superficie, lo que restringe vigor a las cepas y ayuda a obtener mayor concentración en las uvas. Desde la viña ya se imprime el amor por el detalle. Desde los primeros brotes de la primavera hasta los otoños de vendimia, experiencia, pasión y compromiso guían los pasos de Dominio Fournier, bodega que conserva el legado de su fundación, en 1960. Todo para ser fieles a la tradición vinícola de la región y elaborar vinos elegantes, estructurados, intensos, resultado del trabajo manual y el minucioso cuidado por los detalles.

Dominio Fournier Crianza 2016 permanece entre 12 y 14 meses en barricas de roble francés y americano, un tiempo que le otorga complejidad y personalidad y permite aflorar los aromas terciarios resultado de su crianza. En boca es fresco, untuoso y elegante, dejando un recuerdo muy agradable y alta persistencia. Es un vino armonioso y equilibrado, perfecto para maridar con quesos fuertes y carnes.

Por su parte, Dominio Fournier Reserva 2014 responde a una añada con gran personalidad. Envejecido durante 18 meses en barrica nueva de roble francés y en botella desde 2016. Resulta un atractivo reserva de aspecto brillante y profundo. Amplio, potente y muy aromático, envuelto en toques de fruta negra, ahumados y notas de sotobosque.

El vino Orígenes, de Dehesa de Luna, se aferra más a la tierra

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Orígenes, de Dehesa de Luna Finca Reserva de Biodiversidad, fue el primer vino de la bodega que nació en 2005. Ahora con la añada 2017, estrena etiqueta para transmitir su fuerte unión con el campo, la viña y las aves que viven en este hábitat natural. En concreto con la perdiz roja. Esta ave y Orígenes tienen mucho en común: Orígenes es el vino estandarte de la bodega y la perdiz roja es el ave esteparia más característica de la Finca. Dehesa de Luna Orígenes 2017 se elabora con las variedades Cabernet Sauvignon (60%), Tempranillo (20%) y Syrah (20%). Es un vino redondo y placentero que ha permanecido seis meses en barricas de 225 litros de roble francés. De capa media rojo granate. Complejo en nariz aunque no tiene una gran intensidad aromática. Fruta roja madura (cereza), recuerdos a pastelería y un toque de especias (clavo). Ágil y equilibrado en boca, con un tanino pulido. Sabroso y franco. Final de tofee propio de su crianza en roble.

Nueva añada (2019) del vino Bassus Dulce de Bodegas Hispano Suizas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Casi cinco meses. Ese es el tiempo que han tenido que esperar los aficionados al vino dulce de Hispano Suizas, el singular Bassus Dulce, para seguir disfrutando de este néctar de Pinot Noir que es un auténtico oro rosa, ya que desde septiembre se había agotado la cosecha anterior. Bassus Dulce 2019 es un vino dulce rosado elaborado exclusivamente Pinot Noir, amparado por la D.O.P. Utiel-Requena. De esta nueva añada del dulce, saldrán al mercado apenas 2.530 botellas de medio litro. Bassus Dulce 2019 ofrece una profunda intensidad aromática, que recuerda a la fruta tropical muy madura, con fondos de fruta roja y lácteo de fresas del típico carácter de esta variedad francesa. Esto le da sensaciones de caramelo de fresa que le confieren mucha personalidad. Bassus Dulce 2019 llega con el reto de mantener y mejorar el alto listón que le impuso la añada anterior, el de ser seleccionado como el mejor vino dulce de España en los premios Verema.