Topic:

Impacto económico estimado del enoturismo en 2018: 240 M€

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: Acevin/RVE. (photo: )

Foto: Acevin/RVE.

En 2018 el número total de visitantes a las bodegas y museos del vino asociados a las Rutas del Vino de España ha sido de 2.961.379, habiendo sufrido un descenso del 7,8%, lo que supone en términos absolutos una disminución de 251.888 visitantes, según recoge el “Informe de visitantes a bodegas y museos del vino asociados a las Rutas del Vino de España 2018”, editado por Acevin y el Club de Producto de Rutas del Vino de España (RVE). Según explica el documento, la bajada producida en el número de visitantes de 2018 está motivada principalmente por la baja en el Club de Producto de una de las Rutas con mayor afluencia turística, la Ruta del Vino de Empordà, que durante 2017 registró más de 373.000 visitas a sus bodegas y museos.

Este descenso, por tanto, no se debe a una disminución real de la actividad enoturística en los destinos enoturísticos integrantes del Club RVE, la cual continúa aumentando en la mayor parte de rutas del vino. De hecho, los autores del estudio destacan que se observa un crecimiento de unos 125.000 visitantes respecto al año anterior (+4,4%) si extraemos de la serie histórica las cifras correspondientes a las Rutas que han causado baja.

Las Rutas del Vino más visitadas en 2018 han sido, en primer lugar, la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez (con 582.351 visitantes) que continúa creciendo, aunque a un ritmo más pausado y, en segundo lugar, la Ruta Enoturisme Penedès con 441.467 visitantes, que se recupera lentamente tras la caída cercana al -10% experimentada durante el pasado año. Ambas rutas se mantienen a la cabeza afianzando su liderazgo, mientras que, en tercera posición, la Ruta del Vino de Ribera del Duero continúa en alza, aunque decrece su ritmo, tras dos años experimentando un importante ascenso en el número de visitantes.

Otras Rutas que han obtenido cifras superiores a los 100.000 visitantes son Rioja Alta (con 297.168 visitantes), Calatayud (296.325 visitantes), Rioja Alavesa (192.213 visitantes) y Rías Baixas (116.557 visitantes).

La Ruta del Vino de Somontano roza prácticamente los 8o.ooo visitantes manteniendo una tasa de crecimiento positiva, y le sigue muy de cerca Utiel-Requena, que continúa aumentando su número de visitantes. La Ruta de la Garnacha-Campo de Borja y Lleida vuelven a situarse entre los 50.ooo y 6o.ooo visitantes anuales, mientras que Ribera del Guadiana, Alicante, Jumilla, Rueda, Arlanza, Ronda y Navarra todavía no superan los 50.000 visitantes

En cuanto a la evolución del número de visitantes a bodegas y museos en los últimos tres años en las distintas Rutas del Vino de España; cabe destacar los importantes incrementos logrados por las Rutas del Vino de Arlanza (135,37%), Montilla-Moriles (42,12%), Yecla (27,56%), Rueda (17,41%), Jumilla (16,18%) y Rioja Alta (15,98%).

Otras Rutas que recuperan la senda de crecimiento tras el retroceso experimentado durante el año 2017 son Alicante (12,3%), Bullas (3,75%), Penedès (0,77%). Destinos como Rioja Alavesa (13,14%), Sierra de Francia (6,56%) o Utiel-Requena (7,48%) mantienen un ritmo de crecimiento muy positivo cercano al 10%.

Campo de Cariñena (6,88%), Cigales (3,15%), Ribera del Guadiana (5,87%) y Somontano (2,66%) continúan creciendo, aunque comienzan a estabilizarse, desacelerando en algunos casos su ritmo de crecimiento.

En relación al descenso de visitantes, cabe mencionar las Rutas del Vino de Ronda (-30,68%), Bierzo (-15,97%), Navarra (-13,04%, que acumula varios años de retroceso) y Lleida (-2,92%).

De los 2.961.379 visitantes registrados en el año 2018, 2.143.662 fueron visitantes a bodegas y 817.717 corresponden a las visitas recibidas en los museos de las Rutas del Vino de España. Por tanto, un 72,4% de los visitantes recibidos en el conjunto de Rutas de Vino de España corresponden a visitantes a bodegas, y un 27,6% corresponden a visitantes a museos, aumentando las bodegas su importancia porcentual respecto al año anterior (en el que representaban el 65,5% del total de visitantes recibidos.). El número de visitantes a bodegas ha subido (unos 40.000 visitantes más), mientras que el número de visitantes a museos registra una caída de más de 290.000 visitantes. Aquí se visualiza claramente el efecto de la salida de Empordà del Club de Producto, una Ruta que en 2017 aportaba más de 322.000 visitantes a museos.

Si analizamos de manera desglosada el número de visitantes a bodegas y museos, las Rutas que reciben un mayor número de visitas en sus bodegas son Marco de Jerez (553.786), Enoturisme Penedès (384.888), Ribera del Duero (243.211), Rioja Alta (225.693) y Rioja Alavesa (167.699). Todas ellas, exceptuando Ribera del Duero, han mejorado sus cifras de visitantes a bodegas respecto al periodo anterior.

Otras rutas con afluencia importante de visitantes son Rías Baixas, que registra 112.131 visitantes a bodegas, Somontano con 79.601, Lleida con 50.596, que experimenta una ligera caída respecto al año anterior, y Utiel-Requena con 50-440 visitantes.

Nos encontramos también con un buen número de rutas que oscilan entre los 50.000 y 10.000 visitantes: Alicante, Jumilla, Rueda, Ribera del Guadiana, Serranía de Ronda, Montilla-Moriles, Navarra, Campo de Cariñena, Cigales y Bierzo Enoturismo, destacando especialmente el fuerte ascenso de Montilla-Moriles, que aumenta el número de visitantes a sus bodegas en un 38,6%.

Acevin/RVE destaca que Yecla, Arlanza, Calatayud, Garnacha-Campo de Borja, Bullas, Rioja Oriental y Sierra de Francia aún tienen el reto de superar los 10.000 visitantes anuales.

Atendiendo ahora a las visitas específicas a museos, las rutas con más visitantes son Calatayud (292.086) y Ribera del Duero (139.939), que a pesar de la caída experimentada en el número de visitantes a bodegas aumenta un 14,4% la afluencia de visitantes a sus museos. Rioja Alta (71.575), Enoturisme Penedès (56.579) y Campo de Borja (52.767) destacan también, aunque todavía no superan los 100.000 visitantes.

Exceptuando el mencionado ascenso de Ribera del Duero y la fuerte subida de Arlanza y Montilla-Moriles, que han experimentado un crecimiento muy importante en sus cifras, en general, se aprecia una caída generalizada en el número de visitantes a museos de las Rutas del Vino, poniéndose de manifiesto la necesidad de desarrollar propuestas atractivas en torno a los museos y centros de divulgación de la cultura del vino con el objetivo de atraer a un mayor número de visitantes.

El informe de Acevin/RVE pone de manifiesto que existen “diferencias significativas” en cuanto a la importancia de los museos en sus respectivas rutas del vino, como elemento tractor de turistas, observando que en algunos casos los museos y centros de interpretación constituyen un fuerte recurso con capacidad de atraer incluso a un mayor número de visitantes que las propias bodegas, como por ejemplo ocurre en Calatayud, mientras que en otros, complementan la oferta enoturística enriqueciendo la experiencia de los visitantes y fomentando una mayor duración de los viajes a las Rutas del Vino.

Procedencia del enoturista en 2018

Con respecto a la distribución entre visitantes de procedencia nacional y de procedencia internacional, el 74,0% de los visitantes (2.191.706) son nacionales, mientras que el 26,0% son internacionales (769.673). Respecto a 2017, se aprecia un muy ligero incremento en favor de los turistas nacionales del 0,2%, un crecimiento muy inferior al que ha experimentado la demanda enoturística en muchas rutas. Estos datos ponen de manifiesto que el crecimiento se ha realizado tanto con la contribución del mercado nacional como del internacional. Por un lado, se refleja la importancia del turismo interno para las Rutas del Vino de España, atrayendo al público más cercano para participar en los múltiples eventos, realizar escapadas…; y por otro, el buen comportamiento de la demanda internacional, si bien, en relación a esta existe todavía un amplio margen de crecimiento.

El informe de Acevin/RVE señala que sería “recomendable” mejorar la proyección exterior del producto enoturístico Rutas del Vino de España, dándolo a conocer en los mercados internacionales a través de acciones promocionales específicas y haciendo especial hincapié en los nuevos mercados emisores de turistas.

Las rutas con mayor número de visitantes internacionales son la Ruta del Vino y del Brandy Marco de Jerez (241.871), Enoturisme Penedès (210.645), Rioja Alta (64.536) y Rioja Alavesa (52.885).

El enoturismo a lo largo del año

El otoño y la primavera vuelven a destacar como las temporadas más activas para la práctica del enoturismo (por ofrecer unas temperaturas más adecuadas para el disfrute del producto, contar con unos paisajes más atractivos, etc.), si bien los meses de agosto y septiembre registran excelentes datos, sobrepasando incluso los correspondientes a la estación primaveral. Esto se debe a que, durante el periodo veraniego, cada vez un mayor número de personas consideran el enoturismo como una alternativa para sus vacaciones, eligiendo destinos enológicos y, en otros casos, los viajeros que viajan con otras motivaciones, suelen buscan bodegas para visitar durante su estancia en destino.

Los meses de agosto, septiembre y octubre fueron los que contaron con una mayor afluencia de visitantes superando los 300.000 visitas a bodegas y museos, destacando especialmente octubre como el mes que mayor número de visitantes recibieron las Rutas del Vino de España en 2018, registrando un total de 334.430 visitas.

Los buenos datos de septiembre y octubre pueden deberse también a la vendimia, un periodo en el que el turista puede disfrutar de propuestas enoturísticas especiales que no pueden vivirse en otra época del año, descubrir el paisaje de los viñedos en todo su esplendor, visitar bodegas en plena actividad, así como asistir a las múltiples fiestas y eventos que se desarrollan en las distintas zonas vitivinícolas coincidiendo con este momento del año.

Los meses de abril y mayo también se comportaron muy bien superando las 275.000 visitas y los meses de marzo y junio alcanzaron las 250.000. Los meses con menor actividad son los de enero, febrero y diciembre, meses más fríos, si bien han experimentado un aumento en los últimos años motivado principalmente por los eventos de empresa, así como las reuniones de familiares y/o amigos en fechas señaladas como la Navidad.

En relación a los años anteriores, se pone de manifiesto que el crecimiento experimentado se reparte durante todos los meses del año, siendo especialmente significativo en los meses de marzo y noviembre, mientras que los meses de abril y mayo experimentaron un ligero retroceso.

Si comparamos el gráfico de distribución mensual del turismo del vino frente a la distribución de turistas en España, medida, por ejemplo, con la entrada de turistas internacionales (Frontur 2018), vemos cómo los picos de demanda continúan complementándose perfectamente. Este hecho convierte a las Rutas del Vino de España en un producto turístico de especial valor por su contribución a la desestacionalización del modelo turístico estatal, algo que influye de manera directa en la sostenibilidad del turismo, además de contribuir en gran medida al equilibrio territorial de nuestro país y al fomento de la creación de empleos más estables en el sector turístico, y especialmente en las zonas rurales.

Al analizar la distribución de los viajes de los españoles en los destinos nacionales (Familitur), se observa cómo la curva de visitantes de las Rutas del Vino se complementa muy bien también con la propia actividad turística de los españoles. Por tanto, las temporadas altas del enoturismo (especialmente los meses de mayo, septiembre y octubre), contribuyen muy positivamente a la desestacionalización.

Sin embargo, desde Acevin/RVE insisten en la necesidad de captar un mayor número de enoturistas durante los meses de invierno (diciembre a febrero, fundamentalmente) para compensar el descenso generalizado de turistas. En este sentido, sería recomendable desarrollar un mayor número propuestas de turismo MICE dirigidas al segmento de empresas y colectivos profesionales (coincidiendo con el fin y el inicio de año se celebran un gran número de comidas de empresa, reuniones de amigos, se hace entrega de incentivos, regalos, etc.).

Impacto económico del enoturismo

Durante el año 2018 el precio medio de las visitas a bodegas ascendió de los 8,38 € del año anterior a los 9,79 € actuales. Y este ascenso viene también acompañado de un aumento destacable en el gasto medio por visitante en la tienda de las bodegas, que alcanza la cifra de 19,98 €.

En cuanto a los museos que integran las Rutas del Vino de España, cabe destacar la leve caída que ha experimentado el precio medio de las entradas, descendiendo hasta los 4,07 €, cifra ligeramente inferior a la registrada el año pasado (4,68 €). Por el contrario, el gasto medio del visitante en los museos continúa aumentando considerablemente, alcanzando este año los 7,24 €, desde los 5,35 € del año anterior.

Según el informe aquí desglosado, estos datos reflejan una mayor madurez del sector que tiende cada vez en mayor medida a ofrecer servicios más profesionales y de mayor valor, con unos precios más elevados y por tanto un mejor posicionamiento de las visitas ofertadas por las bodegas. Además, esta subida no ha pasado factura al ticket medio de venta tienda, sino que además ha originado un mayor gasto del enoturista en las tiendas de las bodegas y museos.

Si analizamos en mayor detalle el precio medio de la visita y el gasto medio por visitante a bodegas en cada una de las Rutas del Vino de España, observamos que los precios de las visitas oscilan en intervalos más similares, mientras que el gasto medio por turista en tienda presenta diferencias más notables entre las distintas rutas, motivado entre otras razones por la diferencia de los precios del vino en las distintas zonas vitivinícolas.

Las bodegas que establecen precios medios más elevados para su visita se corresponden en primer lugar con la Ruta del Vino de Ronda (18,38 €), seguida de las bodegas de Enoturisme Penedès (14,99 €) y Rioja Alavesa (14,17 €). Por otro lado, las bodegas de las Rutas del Vino que presentan un mayor gasto medio por visitante en tienda son, respectivamente: Lleida (45,59 €) Ribera del Duero (38,63 €), Calatayud (34,60 €), Rioja Alta (28,72 €) Rueda (27,76 €) y Jumilla (27,31 €). El gasto realizado en tienda guarda cierta relación con los precios de los vinos de cada Denominación de Origen.

El gasto medio por visitante es, en la gran mayoría de los casos, considerablemente superior al precio medio de la visita, por tanto, los turistas gastan más en la compra de vinos y la adquisición de otros productos ofertados en las bodegas que en la propia visita, siendo esta tan solo una parte de sus ingresos.

Impacto estimado:

En base al número de visitantes a bodegas y museos del vino y el precio medio de la visita y gasto realizado en tienda, registrados en cada ruta del vino, es posible contar con una aproximación al impacto económico del enoturismo en las bodegas y museos de las Rutas del Vino de España. Cabe destacar que a pesar del descenso en el número de visitas a bodegas y museos en el conjunto de las Rutas del Vino de España (motivado por la baja de Emparda), el impacto económico del enoturismo en las bodegas y museos que forman parte del Club de Producto ascendió a un total de 80.967.646 euros (un crecimiento de más de 13 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 20,5 %, respecto al año 2017). Si lo desglosamos, el impacto generado en las bodegas se sitúa en los 72.609.080 euros y para los museos de 8.358.566 euros.

No obstante, hay que tener en cuenta que la aproximación al impacto económico corresponde únicamente a las actividades de visitas a bodegas y museos y al gasto realizado en la tienda de estos servicios, por lo tanto, no se incluyen otros conceptos como comidas, experiencias, catas especiales, alquiler de espacios para reuniones, celebraciones o incentivos, y otros servicios ofertados por bodegas y museos que generan también una importante actividad económica.

Conviene recordar, asimismo, que, además de las bodegas y museos, existen otros muchos agentes en las rutas del vino cuya actividad económica es tan importante o mayor que la propia de las bodegas, como los alojamientos, restaurantes, comercios, empresas de actividades, etc. Considerando que un tercio de la actividad económica corresponde a las bodegas y dos tercios al resto de sectores, el impacto económico del enoturismo en las Rutas del Vino de España podría estimarse en unos 240 millones de euros.

Informe completo aquí.

Perfiles y hábitos del enoturista en España

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: Acevin/RVE. (photo: )

Foto: Acevin/RVE.

Informe completo en pdf adjunto (para suscriptores)

Según el último informe sobre “Análisis de la demanda turística Rutas del Vino de España 2018/19” editado por la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Ciudades Vitivinícolas (Acevin) y el Club de Producto Rutas del Vino de España (RVE), que describe los resultados del estudio y caracterización de la demanda enoturística realizado durante el segundo semestre de 2018 y el primer semestre de 2019, El gasto del enoturista en destino se estabiliza tras varios años experimentando un importante ascenso.

Concretamente, el gasto medio diario ha descendido un 1% respecto al periodo anterior pasando de 161,88 €/día a 160,21 €/día. Sin embargo, prácticamente en todas las partidas de gasto han ascendido ligeramente, exceptuando el gasto en regalos.

El informe permite, además, trazar el perfil del enoturista en España, tanto de sus hábitos, como de la composición del grupo de viaje enoturista, alojamiento y actividades realizadas. Así, como veremos más adelante, los enoturistas realizan sus viajes de forma mayoritaria junto a su pareja (44,0%), sus amigos o compañeros de trabajo (29,0%) y, en menor medida, en familia con o sin hijos (18,8%). Estos viajes son normalmente escapadas de fin de semana o puentes (2,40 días de duración media) y se desplazan principalmente con vehículo propio o alquilado (85,5%). Las actividades preferidas del enoturista son visitar bodegas (84,4%) y pueblos vitivinícolas (63,5%), disfrutar de la gastronomía local (56,5%) y degustar vinos (52,3%). Visitan una media de 1,93 bodegas en el destino.

A continuación, información para suscriptores.

Cada vez nos quedan menos oportunidades

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Son precisamente los momentos buenos en los que hay que tomar las decisiones clave en una empresa, de cara a su estrategia a medio y largo plazo. Hacerlo cuando el agua te está llegando al cuello y las dificultades económicas, y de cualquier tipo, te van asfixiando es muy difícil. Y, cuando se toman, es de manera restrictiva, con el único objetivo de ajustarse, con recortes, a la nueva situación.

Aprovechar la excelente calidad con la que están llegando las uvas a las bodegas, los grandes mostos y vinos que se están obteniendo para ir un poco más allá en la valorización de nuestros productos y la mejora en su comercialización; es una necesidad que muchas bodegas no están dispuestas a dejar pasar. Los acontecimientos ahora se suceden a velocidades de vértigo. Viéndose muchas veces sorprendidas las propias empresas por situaciones que no esperaban encontrarse hasta pasados unos años. Tomar decisiones y hacerlo de manera colectiva, de tal forma que sea todo el sector el que defina y se vea beneficiado, es algo más que un sueño utópico. Es una obligación de aquellas personas que se encuentran al frente de organizaciones, administraciones y colectivos que congregan a todos los agentes del sector.

Los dientes de sierra son una característica intrínseca de cualquier mercado libre. El famoso ajuste de la ley de la oferta y la demanda así lo requiere. El problema está en que todos debemos trabajar por conseguir que estas oscilaciones no vayan más allá de horquillas comedidas que permitan disfrutar de una cierta estabilidad con la que llevar a cabo planes expansivos para nuestro sector en el terreno comercial.

A continuación, información para suscriptores.

España inicia la campaña con un +29,03% de existencias

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Disponibilidades estimadas 2019/20 (estimación a 17 de septiembre). Fuente: SeVi.  (photo: La Semana Vitivinícola)

Disponibilidades estimadas 2019/20 (estimación a 17 de septiembre). Fuente: SeVi.

Por extraño que nos pueda parecer, nuestras bodegas y viticultores también planifican sus campañas y deben disponer de una información actualizada y veraz con la que poder hacerlo. Especialmente en momentos tan decisivos como los inicios de campaña en los que las decisiones de volúmenes de compra y precios a los que hacerlo, tanto de uvas como mostos, e incluso vinos a medio plazo, representan un punto de difícil retorno que marcará el resto de temporada.

Conocer bien las disponibilidades con las que se vaya a contar es el primer dato con el que hay que trabajar, si se quieren hacer las cosas bien. Lamentablemente el Ministerio hace ya varios años renunció a aportar esta información de estimación de cosecha y, escudándose en los datos que facilita del Infovi, ha eludido la parte de responsabilidad que en ese aspecto le compete.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 25-09-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.