In memoriam: Luis Font de Mora i Montesinos

 Publicado el Por José Vicente Guillem

Luis Font de Mora Montesinos, ha fallecido. Nos ha dejado un hombre profundamente bueno y humano, que fue compañero, maestro y amigo con el que me unía un conjunto de ideales de servicio de la profesión. La sociedad valenciana y el mundo agrario han perdido una de sus mentes mejor dotadas y más estructuradas en el ámbito sociopolítico

Junto con D. Pascual Carrión, Rafael Font de Mora y Rafael Janini establece el prefacio de los Ingenieros Agrónomos valencianos más notable del Siglo XX. Escritor y divulgador agrario fecundo y diverso, desarrolló una acción social comprometida y viva, profesional, coherente y acreditada, sin olvidar que siendo conseller de Agricultura de la Generalitat Valenciana (1983-1993) participo en la consolidación de la Autonomía, nos acercó a la UE y gestionó la resolución del cava elaborado en Requena, entre otros aspectos de interés agroalimentario.

Gracias, Luis, por tu trabajo, testimonio y dedicación en defensa de la agroalimentación valenciana y nacional, por el irreprochable y objetivo análisis del conjunto de los problemas incidentes en el sector socio-político-agrario que divulgaste con más de 3.000 artículos de prensa, por la valiente y comprometida defensa el cooperativismo, en tiempos difíciles, siendo presidente de Uteco-Valencia y por promocionar la dimensión profesional del Ingeniero Agrónomo ante la sociedad civil desde la presidencia del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante.

En su responsabilidad político- administrativa encontramos una larga lista de acciones por las que siempre será recordado defendiendo al agricultor y la agricultura por encima de todo, pero posiblemente en la que más cariño y dedicación aportó fue aquella que hizo posible incluir a Requena en la región del cava, razón por la que pasará a la historia agroalimentaria de la Comunitat Valenciana.

No fue nada fácil enfrentarse con el poder político central que tenían una visión totalmente contraria a la valenciana y a sus tentadoras propuestas ofrecidas como contrapartida a la renuncia de acudir a la vía judicial.

Con entera confianza en sus conocimientos administrativos y técnicos, con la aportación total del equipo humano de la Conselleria y la adhesión de la empresa requenense afectada, desarrolló una actividad integral capaz de obtener una respuesta positiva, una ejecución de sentencia y el reconocimiento territorial para elaborar cava en el municipio de Requena. Años de lucha, de buen trabajo, con momentos de ánimo y desaliento, con pros y contras, pero siempre convencido de alcanzar un favorable resultado final. La defensa de los derechos que se licitaron para una empresa que entonces elaboraba 12.000 botellas de cava se ha convertido (por la generosidad de aquella) en un total actual de nueve empresas que superan ampliamente los 8.000.000 de botellas de cava valenciano. Se ha crecido no solo en cantidad y calidad, sino en credibilidad, exclusividad y notoriedad.

Defensor racional de los vinos con Denominación de Origen: Alicante, Utiel-Requena y Valencia e impulsor del viñedo en Castellón tras la reconversión del híbrido productor directo (HPD). Como consumado equilibrista, supo consensuar con la Federación de Cooperativas Agrarias, organizaciones profesionales agrarias, exportadores y consejos reguladores las mejores soluciones a los problemas planteados por el proceso autonómico, el ingreso en la UE y la gestión diaria de un cambio de mentalidad administrativa como lo fue la implantación y asimilación del marco comunitario y sus nuevas formas.

Actividad poco reconocida en el sector vitivinícola fue el proyecto de modernización del Alto-Turia en torno a una cooperativa de segundo grado para la zona, que por razones localistas de los agentes implicados no progresó. Era un ejemplo de lo que con posterioridad se ha conocido como Desarrollo Rural.

Lo que pocos conocen y saben es que siendo el primero en detectar la crisis del sector de las mistelas por la recesión de mercado tradicionalmente consumidor, debido al excesivo impuesto sobre los alcoholes, impulsó la innovación tecnológica y adecuación legislativa que amparasen los vinos espumosos aromáticos de bajo grado. En este sentido mostró su apoyo a los operadores asociados a la Bodega Experimental de Chiva para optimizar un producto diferente, de calidad, competitivo, con base Moscatel, sin posibles trabas administrativas e impuestos altos que con el tiempo originaron la irrupción en los mercados de los novedosos y aceptados espumosos de Cheste/Anecoop, Bocopa, Turís, Xaló, etc.

La memoria aporta el recuerdo de numerosas anécdotas y el repaso de momentos vividos con el amigo y maestro nos hace reconocer que convivimos con una gran persona y buen compañero que hizo del servicio la mejor tarjeta de presentación y nos enseñó a mejor comprender a la Administración y su relación con los administrados en tiempos de cambios y hacerlo con visión de futuro.

Lloramos hoy la ausencia de Luis desde el privilegio de haberle conocido, desde el compromiso que impone su memoria y desde la tristeza de saber que no volveremos a verle sonreír.

A Charo, hijos Jaime y Pablo y familia nuestro más sincero pésame. El buen Dios se lleva siempre a los mejores y en el momento adecuado. Luis ha alcanzado la Plenitud. Descanse en Paz. Queda con nosotros su obra y el recuerdo de su confianza y amistad. Ojalá su legado acompañe siempre a todos sus amigos.

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “In memoriam: Luis Font de Mora i Montesinos”

Comentarios disponibles para usuarios registrados