Topic:

Vitivinicultura de precisión: el futuro que ya es presente

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

Los avances en resonancia magnética permiten, por ejemplo, certificar la trazabilidad del vino. FOTO: Gobierno de La Rioja. (photo: )

Los avances en resonancia magnética permiten, por ejemplo, certificar la trazabilidad del vino. FOTO: Gobierno de La Rioja.

Si la mecanización del sector vitivinícola, a finales del siglo XX, fue, más que un avance en las labores del campo, una necesidad; vivimos momentos en los que el mundo del vino no puede permanecer ajeno a las nuevas herramientas que la tecnología nos permite, para mejor llevar la labores del campo, bodega y comercialización, en una trazabilidad total del producto que asegura al consumidor no solamente su calidad. Bienvenida pues sea la vitivinicultura llamada de precisión, que si bien será el futuro, ya es presente.

Las TIC en la bodega

Las nuevas tecnologías también se pueden aplicar a las distintas fases de producción del vino, sin olvidar el embotellado ya que estas herramientas también pueden ayudar a la detección de posibles alteraciones en sus componentes, como los corchos.

Las llamadas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), han creado ya una serie de elementos de software para el control de la bodega que ayudan a que sus instalaciones sean más sostenibles, avanzadas y competitivas en los mercados globales. Ahora mismo hay soluciones para todas y cada una de las exigencias actuales y futuras del sector (viñedos, vendimia, elaboración, producción, comercialización, CRM, existencias, administración…) y además las empresas suministradoras de estos programas ofrecen un servicio personal, integral y completo a sus clientes. Aplicaciones que no están vedadas para ninguna bodega, por pequeña que sea, pues gracias a la generalización de la tecnología “cloud” (en la nube), la que ofrece servicios a través de Internet, y las fórmulas de licenciamiento en suscripción de las soluciones de software, los procesos de renovación tecnológica se han hecho económicamente mucho más accesibles a bodegas y cooperativas de tamaño medio y familiar.

La transformación digital en el sector vitivinícola supone, ahora mismo, un ahorro de tiempo y trabajo para el control de cada tarea, de cada suceso o de los recursos utilizados desde el viñedo hasta la entrega del producto al cliente final, siguiendo perfectamente su trazabilidad.

Pero esta tecnología sobre la que se viene trabajando desde hace tiempo, también ha llegado hasta el consumidor, en los procesos de cata. Para hacer más objetiva la percepción del vino podemos echar mano de las bocas, narices y hasta ojos electrónicos, que garantizan una mejor valoración de sabores, olores y un más adecuado aspecto del vino.

Laboratorios a la última

Entre la bodega y el consumidor están los laboratorios que en su mayoría trabajan con la última tecnología, como es la Resonancia Magnética Nuclear con la que se están realizando análisis de vinos para obtener la huella dactilar de la bodega, que será su sello único y particular. Esta huella dactilar, además de suponer su carta de presentación en cualquier mercado del mundo, también ayudará para detectar fraudes y sabotajes en sus vinos. Pero rizando el rizo, se puede emplear para el control de las compras de vino a granel, puesto que se podrá saber si el vino que se adquiere pertenece a la cosecha, variedad y origen que dice tener. Esta tecnología tiene usos clínicos para la identificación de marcadores de enfermedades; alimentarios, para la certificación del origen de alimentos y bebidas o el de la investigación vitivinícola dado que la enorme variedad de datos que permite manejar servirán para observar, por ejemplo, la evolución de las cosechas en función del clima, del suelo o como apoyo a otros estudios de investigación, para determinar las diferencias entre vinos procedentes de diferentes técnicas de cultivo, distintas variedades o diferentes técnicas de vinificación, con la finalidad de ayudar en la mejora en el proceso de elaboración del vino.

Y, cómo no, en el campo

En los últimos tiempos el agricultor está cada día más centrándose en el campo, pues es de ahí de donde sale el fruto que con un buen tratamiento en bodega se convertirá en vino de calidad. Por ello, nos detenemos en las variadas parcelas de este variopinto mundo del vino para recordar que las nuevas tecnologías están trabajando y desarrollando diferentes herramientas para tomar datos objetivos, que convertidos en conclusiones, sirvan para la toma de las mejores decisiones del viticultor.

Tenemos interiorizado que no todas las parcelas de un viñero son iguales, pero además sabemos ya que los comportamientos de la planta en una misma parcela no es uniforme, conocimiento que debe llegarle al agricultor para poder hacer actuaciones no solamente muy determinadas sino única y exclusivamente allí donde son necesarias. Y nos referimos a poder tener los datos exactos de un estrés hídrico, las condiciones más favorables para que se pueda desarrollar una enfermedad en la planta o incluso poder manejar los datos para una mejor distribución de los fitosanitarios según las necesidades reales de cada vid.

Por ello, y aunque posiblemente nos veamos sorprendidos, ya deja de extrañarnos ver por las viñas de la Denominación de Origen Calificada Rioja, la colocación de sensores en la propia planta o en un determinado suelo para recibir información en tiempo real sobre el estado de un cultivo y prevenir los ataques de alguna enfermedad; encontrarnos con estaciones agroclimáticas cada vez más versátiles pues pueden recoger datos relacionados con el clima (como una estación meteorológica al uso), pero además sobre la planta (lo que nos confirmará el estrés hídrico, o no) e incluso sobre el suelo del que podemos conocer datos como su salinidad, su temperatura o humedad. Podemos encontrar extraños artefactos como maquinaria autoguiada con aperos inteligentes para conseguir datos que nos puedan llevar a actuaciones, después de haber sido comparados con los modelos que ya se han ido estableciendo sobre las distintas variedades y terrenos y que sirven para ponernos en alerta, o no, ante lo que nos puede venir. O si preferimos tener la vista de pájaro de una parcela, ahora lo conseguimos a través de la teledetección por satélite, que ya se viene utilizando desde hace años y que nos permite obtener mapas de vegetación con los cuales ir descubriendo los posibles problemas en el cultivo o los más recientes drones que captan imágenes en infrarrojos que tras su interpretación, aportan la realidad del campo sin tener que recorrerlo a pie. 

Robot en viña, avance del proyecto Televitis.

Robot en viña, avance del proyecto Televitis.

Sistemas que no son incompatibles, por lo que se pueden combinar a través de distintas herramientas, con el objetivo de conseguir la información más completa que, además, nos la sirven en nuestro ordenador, en nuestro teléfono e incluso en el propio ordenador del tractor, que aunque pocos, algunos ya llevan, porque les resulta muy efectivo para las labores anuales en el campo.

Obviamente toda esta “cacharrería tecnológica” solo pretende facilitar las labores al agricultor y no complicarles aún más su ya abnegado trabajo, por lo que las empresas que diseñan, desarrollan y ponen en manos del usuario estas nuevas tecnologías, siempre van buscando que sean lo más intuitivas posible y por ello que cualquier persona pueda manejarlas y apreciar su rentabilidad.

Casi tres cuartas de la superficie de viñedo podrán optar a pagos directos de la PAC 2018

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El pasado jueves 1 de febrero se inició la campaña de solicitud de ayudas de la PAC del ejercicio de 2018, que permitirá que el sector productor vitícola pueda solicitar hasta el próximo 30 de abril ayudas directas del Pago Básico y pequeños productores para una superficie total de más de 716.500 hectáreas, equivalentes a tres cuartas partes de la superficie vitivinícola plantada.

En conjunto para todo el sector agrario español las ayudas comunitarias ascienden a 4.940 millones de euros para unos 745.000 beneficiarios, que podrán abonarse en forma de anticipos a partir del 16 de octubre (nuevo ejercicio financiero 2019 en la UE), quedando el saldo a partir del 1 de diciembre.

Mediante la Solicitud Única, según el Mapama, el productor vitícola puede solicitar todas sus ayudas de una sola vez y recuerda la importancia de que se cumplimente correctamente dicha solicitud y se presente a tiempo para evitar posibles penalizaciones o incluso la no percepción de las ayudas por una mala declaración o una presentación fuera de plazo.

Igual que en campañas anteriores, la Solicitud Única debe dirigirse a la autoridad competente de la comunidad autónoma en la que radique la explotación o la mayor parte de la superficie de la misma.

Superficies de viñedo de vinificación declaradas en las Solicitudes Únicas del Régimen de Pago Básico de la PAC y del Régimen de Pequeños Agricultores. Campaña 2017/18

CC.AA.

Secano

(ha)

Pequeños

Secano (ha)

Regadío

(ha)

Pequeños

Regadío (ha)

Total S+R

(ha)

Total Pequeños (ha)

Andalucía

12.233,48

1.753,16

1.479,00

77,49

13.702,48

1.830,65

Aragón

16.806,62

2.688,58

10.049,25

542,75

26.855,87

3.231,33

Asturias

16,41

1,52

0,00

0,00

16,41

1,52

Baleares

1.010,09

50,90

163,21

10,86

1.173,30

61,76

Cantabria

11,16

0,00

0,00

0,00

11,16

0,00

Castilla-La Mancha

299.003,52

31.256,97

72.704,37

1.808,84

371.707,89

33.065,81

Castilla y León

29.995,56

1.927,37

2.304,55

124,04

32.300,11

2.051,41

Cataluña

33.914,17

6.436,56

6.181,64

374,07

40.095,81

6.810,63

Extremadura

63.708,85

3.150,53

5.220,52

59,42

68.929,37

3.209,95

Galicia

952,22

168,75

1,28

0,08

953,50

168,83

Madrid

3.113,18

1.127,79

122,32

17,61

3.235,50

1.145,40

Murcia

12.053,61

1.056,60

7.208,64

406,83

19.262,25

1.463,43

Navarra

6.632,21

294,62

8.205,06

909,38

14.837,27

1.204,00

País Vasco

2.799,66

282,26

1,52

0,00

2.801,18

282,26

La Rioja

17.397,26

3.140,78

4.682,49

851,40

22.079,75

3.992,18

Valencia

29.055,74

4.882,58

5.541,49

573,39

34.597,23

5.445,97

Total

528.693,74

58.218,97

123.865,34

5.756,16

652.599,08

63.975,13

(%) s/total

73,78%

8,12%

17,29%

0,80%

91,07%

8,93%

Fuente: FEGA.

 

Las ayudas directas que se pueden solicitar se recogen en el Real Decreto aprobado a finales de 2014 sobre la aplicación a partir de dicho año de los pagos directos a la agricultura y a la ganadería, modificado posteriormente y en último lugar el pasado 26 de enero de 2018, cuando se incluyeron los cambios del capítulo agrícola del reglamento “Ómnibus”, que hacían referencia a los pagos directos de la PAC.

En estas normas se describen los requisitos necesarios para poder optar a cada ayuda y la información mínima que debe contener la Solicitud Única. Las ayudas comunitarias que se pueden solicitar en el actual ejercicio de 2018 son el Pago Básico a los agricultores (“Régimen de Pago Básico”); el pago para los agricultores que apliquen prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente (“Pago Verde”); el complemento de pago para los jóvenes agricultores que comiencen su actividad agrícola, así como el pago del régimen para los pequeños agricultores.

El sector vitícola, al ser el viñedo un cultivo permanente, como el olivar, los cítricos, los frutales y, en general, los cultivos que permanecen en el terreno durante cinco años o más y que no entran en la rotación de cultivos de la explotación en las superficies ocupadas por dichos cultivos reciben el “Pago Verde” de forma automática. No obstante, estas superficies deberán guardar coherencia con el uso SIGPAC (Sistema de Información Geográfica de las Parcelas) de la superficie declarada.

También se ha abierto el plazo de este 1 de febrero de presentación de las solicitudes de pago de las medidas de Desarrollo Rural, incluidas en el ámbito del sistema integrado de gestión y control (básicamente ayudas por superficie y ayudas ganaderas), la solicitud de cesión de derechos de Pago Básico y la solicitud de derechos para la Reserva Nacional de Pago Básico, que está orientada fundamentalmente hacia los jóvenes agricultores y hacia aquellos productores que se incorporan a la actividad agraria y que cuentan con una formación y capacitación adecuada en el ámbito agrario.

Respecto a las cesiones de derechos de Pago Básico, en esta campaña el cierre del plazo de presentación de las mismas se ha ampliado hasta el 31 de mayo.

Asimismo, aquellos titulares que pertenecen al régimen de pequeños agricultores por percibir menos de 1.250 €, deberán presentar su ratificación de participación en dicho régimen y, en base a la misma, únicamente se les exigirá para poder cobrar la ayuda, que mantengan al menos el mismo número de hectáreas admisibles que el número de derechos de Pago Básico que se les haya asignado, así como que realicen la actividad agraria en la explotación que declaran en su Solicitud Única. También podrán presentar su solicitud de renuncia si desean cambiarse al régimen general.

Declaración gráfica

Para facilitar la cumplimentación de la Solicitud Única y, teniendo en cuenta que este año todos los solicitantes de ayudas deben presentar la denominada “declaración gráfica”, de acuerdo con el Sistema de Información Geográfica de Identificación de Parcelas Agrícolas (SIGPAC), de todas las parcelas agrícolas de la explotación, el Ministerio de Agricultura pone la información necesaria a disposición de los solicitantes, mediante el acceso al SIGPAC a través de su página Web (www.mapama.es), de la Web del FEGA (www.fega.es) o de las comunidades autónomas.

En el caso de que el SIGPAC no refleje la situación real de las parcelas y si se observa que los recintos no están correctamente delimitados, o si se ha cambiado el uso de algún recinto, el productor lo notificará a la Administración a través de la oportuna alegación.

Un recinto cuya delimitación, u otra información registrada en el SIGPAC no sea veraz y coincidente con la realidad, puede dar lugar a una reducción de las ayudas solicitadas, especialmente si incluye elementos que no son subvencionables.

Cambios principales

Tal y como ya indicó el Ministerio cuando se publicaron, el 11 de noviembre y el 26 de enero, los Reales Decretos que modifican la normativa vigente para las ayudas directas a partir de la campaña 2018, se incorpora, a nuestro ordenamiento jurídico, la nueva reglamentación de la Unión Europea correspondiente a la revisión intermedia de los actos de base de la PAC para el período 2014-2020, conocido como el Reglamento “Ómnibus”.

Asimismo, se introducen diversos ajustes técnicos que mejoran la aplicación y eficacia en la gestión de los pagos directos de acuerdo con la experiencia adquirida a nivel nacional y europeo. Las modificaciones introducidas más destacables y que afectan al sector vitivinícola, son las siguientes:

Para incentivar la participación en las ayudas de los jóvenes agricultores, se duplica el valor de la ayuda complementaria a los jóvenes agricultores hasta el 50% (hasta ahora era el 25%) del valor medio de los derechos de Pago Básico del joven.

Se refuerza el control de la actividad agraria que se debe realizar anualmente en todas las parcelas de la explotación por las cuales se solicita ayuda y se mantiene invariable la figura del agricultor activo, pese a que el Reglamento Ómnibus permitía su flexibilización, para mantener la orientación de las ayudas hacia los agricultores y ganaderos con una actividad agraria real.

Es obligatorio, a partir de 2018, la presentación de una declaración gráfica de las superficies para todas las explotaciones. Se exceptúa de esta obligación a las superficies de uso en común (pastos comunales, aparcerías, etc.).

Se amplían las cesiones de derechos de Pago Básico sin tierra exentas de peaje, a los casos en los que esté implicado un joven agricultor.

También se flexibilizan las condiciones requeridas en los cambios de titularidad de las explotaciones ganaderas, cuando el nuevo titular sea un joven agricultor, para poder percibir las ayudas asociadas a los ganaderos, en coherencia con la estrategia general de la PAC en busca de un impulso y apoyo al relevo generacional en el campo.

Se establecen exigencias mínimas en la aplicación de estiércoles y purines, para reforzar el compromiso de la agricultura y ganadería con el medio ambiente.

Todos estos aspectos serán de aplicación ya en la campaña 2018, buscando mejorar el compromiso de la PAC con el medio ambiente y la sostenibilidad y favorecer el relevo generacional. Al respecto, el FEGA ha vuelto a publicar las ocho notas técnicas, actualizadas para la campaña 2018, sobre la PAC en lo que se refiere a los pagos directos a los agricultores.

Las Notas Técnicas pueden descargarse y servir de guía práctica para la toma de decisiones ante el periodo de presentación de solicitud única de ayudas. http://www.fega.es/es/node/32021

Cada 7 Días 07-02-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado...

Cada 7 Días 31-08-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado...

Castilla-La Mancha propone la declaración del viñedo europeo como Bien Inmaterial de la Humanidad

 Publicado el por Elisa Laderas (colaborador)

 (photo: )

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha planteado en Bruselas, durante la reunión de la Asamblea de Regiones Europeas del Vino (AREV), solicitar a la Unesco la declaración del viñedo europeo como Bien Inmaterial de la Humanidad. El consejero ha hecho esta propuesta “por los valores culturales que nos unen en Europa a través de las regiones del vino, representadas por cuatro millones de hectáreas que representan el 45% de la superficie de viñedo mundial y una producción de 170 millones de hectolitros”.

En los últimos meses, bajo la presidencia de Emiliano García-Page, la AREV “ha recuperado la normalidad y afronta la próxima reforma de la PAC, con una primera propuesta sobre etiquetado en el sector del vino, presentada el vicepresidente primero de la asociación, Aly Leonardy, en representación de los viticultores europeos, para hacer más comprensible la información sobre el producto en el embotellado”.

En este sentido, Martínez Arroyo ha propuesto en representación del Gobierno regional en el ‘Bureau’ iniciar un estudio en la organización para solicitar la declaración del viñedo de todas las regiones europeas, como patrimonio inmaterial de la Unesco, una propuesta que ha logrado una gran aceptación entre los asistentes “por sus valores ligados a la cultura europea y de la humanidad”, según ha informado la Administración regional en nota de prensa.

El consejero ha destacado que Castilla-La Mancha elabora vinos de gran calidad, “con historias que contar detrás de cada botella” y que tenemos que contarlas al consumidor para que reconozca el “esfuerzo del viticultores por conseguir un producto de calidad” y que le permita que valore” el origen, en cada región geográfica y su cultura”.