Topic:

Infografía: Precio testigo del vino semana 47ª 2018/19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ofrecemos la siguiente infografía en la que se recoge visualmente el precio testigo del vino en España y en plazas como Albacete, Badajoz, C. Real, Cuenca, Murcia, Toledo, y Valencia en la semana 47ª de la campaña vitivinícola 2018/2019. La infografía permite comparar de un vistazo las cotizaciones con aquellas que regían hace un año.

Infografía: Precio testigo del vino semana 46 2018/19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ofrecemos la siguiente infografía en la que se recoge visualmente el precio testigo del vino en España y en plazas como Albacete, Badajoz, C. Real, Cuenca, Murcia, Toledo, y Valencia en la semana 46 de la campaña vitivinícola 2018/2019. La infografía permite comparar de un vistazo las cotizaciones con aquellas que regían hace un año.

La influencia de tu suelo en tu vino

 Publicado el por

Artículo con imágenes en PDF adjunto.

¿Es posible poner de manifiesto la influencia del suelo sobre el que se asienta la vid en el vino elaborado con sus uvas? En la respuesta a esta pregunta se asienta la validez del concepto “terroir” que últimamente parece indisolublemente asociado al vino de calidad. Y la respuesta no es sencilla, como veremos más adelante.

Pero… ¿merece la pena? Esta influencia, muchas veces sutil, requiere unos conocimientos y un esfuerzo que no siempre están justificados. Para vinos que van a ser vendidos a granel en mercados internacionales indiferenciados (“commodity”) a precios inferiores a 2 € el litro, que simplemente tienen que cumplir unos estándares mínimos de calidad (legislación), no parece lógico emplear un esfuerzo que en muchos casos no se verá remunerado. Si queremos vinos “premium” o que, al menos, cuenten una historia, que sean medioambiental y socialmente sostenibles, que recuerden una “comarca” asociada a un paisaje, que sean fuente de placer organoléptico y cultural, y que puedan venderse por más de 20 €, aquí sí que merece la pena hacer ese esfuerzo de conocimiento.

En una sociedad que aprende, conoce y decide por la imagen, es muy importante asociar un vino a un paisaje o a una “foto” sugerente y fácilmente reconocible. Las escarpadas laderas del Duero en la que se producen los vinos de Oporto, los inconfundibles hoyos en el “picón” volcánico de los vinos Lanzaroteños, las suaves colinas toscanas donde se produce el Chianti, los Andes como telón de fondo para los vinos argentinos de Mendoza, los castillos del Loira y del Garona asociados a los grandes vinos franceses podrían ser algunos ejemplos emblemáticos, pero no únicos (Foto 1). En ese paisaje entran a formar parte elementos tan decisivos como la altitud, la pendiente, la vegetación natural (desiertos, bosques o setos entre parcelas) y/o artificial (conducción del viñedo y cobertura y cultivos asociados), las infraestructuras humanas (caminos, carreteras, líneas eléctricas, edificios urbanos y rurales), y, sobre todo, la integración armónica de esos y otros elementos.

Las propiedades físicas son muy importantes en el suelo. La granulometría, es decir, el tamaño y distribución de las partículas (en agronomía se conoce como textura) tiene mucha influencia en el número y el tamaño de los poros. Por los macroporos circula el aire necesario para la respiración radicular y en los microporos queda retenida el agua, tan necesaria para la planta. Los suelos “francos”, equilibrados en arena, limo y arcilla, son los mejores para el desarrollo de los cultivos. Distintos horizontes dentro del perfil pueden tener distintas propiedades más o menos favorables para la nutrición de la vid. La estructura de un suelo consiste en cómo de agregan sus componentes: formando bloques, láminas, migas, etc… Es una propiedad clave para el laboreo, la infiltración y la actividad biológica. El color del suelo nos da mucha información sobre su composición (estado de oxidación del hierro, por ejemplo) pero sobre todo influye en el régimen térmico de las capas superficiales (junto con la pedregosidad) y en la radiación reflejada hacia la vegetación desde abajo. Esta radiación puede condicionar la composición polifenólica de las uvas.

Las propiedades químicas son igualmente importantes. El pH y el potencial redox (eH) influyen en la disponibilidad y el estado de oxidación de los elementos del suelo. Los elementos llamados nutrientes deben estar presentes y disponibles en cantidades adecuadas para el desarrollo de la vid y su abundancia o escasez condiciona en muchos casos la composición de la uva y de los vinos obtenidos. También existen otros elementos que no son nutrientes y que se suelen encontrar en pequeñas cantidades (elementos traza). Estos últimos constituyen lo que llamamos la huella geoquímica del suelo y en su estudio y en las relaciones de sus isotopos estables puede estar la clave de la trazabilidad suelo-planta-vino (Amorós et al. 2018 Agricultura).

En los últimos años están tomando especial relieve las propiedades biológicas del suelo por ser indicadores de salud, sostenibilidad de las prácticas vitícolas y garantía de tipicidad. La biodiversidad de organismos y microorganismos del suelo, su actividad fisiológica, la actividad enzimática, etc… están directamente relacionados con el sistema de mantenimiento del suelo elegido (laboreo mecánico, uso de herbicidas, mixtos…). La utilización de cubiertas vegetales (espontáneas o sembradas) se muestra actualmente como una atractiva alternativa con algunos inconvenientes, pero también con indudables ventajas para el fin que nos ocupa (Amorós, 2017).

Como novedad importante en la conferencia se intentó poner de manifiesto la oportunidad de unir Geología y vino, haciendo hincapié en la Paleontología. La naturaleza y edad del sustrato geológico donde se asienta nuestro viñedo influyen en el suelo actual y en todas las propiedades que hemos descrito anteriormente. Además, nos puede ayudar a establecer un relato interesante que enriquezca la información y la imagen diferencial de nuestro “terroir”.

Se puede constatar que solo en la provincia de Ciudad Real se dispone de un variado sustrato geológico asociado a etapas muy interesantes de la evolución de la vida en la tierra (Figura 1): Suelos desarrollados sobre el zócalo hercínico, con rocas muy antiguas (más de 400 mill. años) en las que podemos ver las huellas de enormes gusanos paleozoicos sobre las durísimas cuarcitas (Foto 2) que fueron lecho marino. Suelos desarrollados sobre el Triásico (150 mill. años) en la parte oriental de la provincia con toda su carga mediática de la fauna mesozoica (Parque Jurásico) tan atractiva para los amantes del cine. Muy abundantes suelos desarrollados sobre calizas del Mioceno (fondo de mares y marismas poco profundos de 40 mill. años) en los que se han encontrado restos de animales del Cenozoico (mastodontes, antílopes, grandes felinos dientes de sable, etc…) como los de la Finca La Higueruela. Y, por supuesto, suelos muy recientes en rocas sedimentarias y muy influenciados por el hombre en los últimos miles de años como las cuencas aluviales donde se desarrolló la cultura de las Motillas, tan llamativas como las del Azuer.

Con todo lo apuntado anteriormente, podemos deducir que:
1º) Poner de manifiesto la influencia del suelo en el vino no es una tarea simple ni con resultados inmediatos y espectaculares.

2º) Esta influencia puede ayudar a incrementar el valor añadido de nuestros vinos si integramos adecuadamente toda la información que nos ofrecen las múltiples disciplinas que intervienen en el estudio de los aspectos que hemos señalado.

3º) El estudio edafológico de las propiedades físicas y químicas del suelo nos puede ayudar a diferenciar nuestro vino y a exaltar su calidad y tipicidad. También si seguimos afinando ciertas técnicas podremos llegar a una trazabilidad muy demandada por el consumidor.

4ª) Con un equipo multidisciplinar adecuado, podemos conseguir que el vino “cuente una historia”, que sea acreedor a una atención personalizada por parte de nuestro consumidor-cliente, que sea sostenible medioambientalmente y, finalmente, que contribuya a fijar población y valor añadido en nuestro medio rural.

Nota
Extracto de la conferencia presentada en FENAVIN el 9 de mayo de 2019.

Referencias
Amorós, J.A. 2017. “Cubiertas vegetales en viñedos de clima cálido”. Sevi nº 3488/11-2-2017.
Amorós, J.A.; Bravo, S.; Pérez, C.; García, F.J.; Jiménez, R. y Sánchez, M. 2017. “El suelo y su influencia en el cultivo de la vid”. Agricultura. Febrero 2017, págs. 116-121.

 

Cada 7 Días 19-06-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado...

Cada 7 Días 12-06-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado...