La D.O.P. Jerez y Wine Origins lanzan una nueva ofensiva en EE.UU. para la protección de las DD.OO.

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

El acuerdo comercial específico sobre vinos firmado por la Unión Europea y Estados Unidos hace ya más de diez años supuso un avance importante para la armonización legislativa entre las dos principales zonas económicas mundiales del comercio vinícola. Sin embargo, Europa pagó un precio muy alto, al aceptar el mantenimiento de los derechos de aquellos productores americanos que (a la fecha de la firma del Wine Accord, 1 de marzo de 2006) tenían etiquetas registradas con nombres como Chablis, Port, Champagne o Sherry.

Aunque desde entonces no pueda registrarse ninguna nueva etiqueta en la que se incluya alguno de los términos aludidos, el carácter de términos “semi-genéricos” que el ordenamiento jurídico americano da a 16 nombres concretos (precisamente los de las indicaciones geográficas europeas más prestigiosas) supone en la práctica que denominaciones como Jerez, Champagne, Oporto o Burdeos coexistan en el mercado norteamericano con sucedáneos locales que hacen uso indebidamente de sus respectivas denominaciones de origen. Las diferencias en precio y en calidad con los vinos originales son abismales; pero ello no hace sino agravar aún más la situación, pues para muchos consumidores americanos sin los debidos conocimientos, el término “Sherry” alude a productos de ínfima calidad, habitualmente utilizados para cocinar. Así que los exportadores del Jerez auténtico tienen primero que explicar lo que no es Sherry, antes de explicar lo que sí lo es.

Con el fin de modificar esta injusta situación, y ante las dificultades de la negociación bilateral, hace años que las DD.OO. más históricas, con Jerez, Champagne y Oporto a la cabeza, crearon una coalición en la que se dio cabida desde el principio a las regiones vinícolas americanas más prestigiosas, como es el caso del Napa Valley, en California. La idea era demostrar que el modelo europeo de denominaciones de origen era también interesante para la industria americana del vino y, por supuesto, para los consumidores americanos, por lo que los nombres de origen del vino deben ser respetados. A aquella primera “Declaración por la protección de los nombres de origen”, firmada en Napa (California) en 2005, se han sumado ya 23 regiones de Europa (Burdeos, Borgoña, Chianti Clásico, Rioja, Tokay y Chablis), Canadá, Australia y, lo que es más importante, hasta diez regiones vinícolas de Estados Unidos, como Oregón, Long Island o Sonoma.

La principal consecuencia de esta alianza ha sido la creación de una importante brecha en la hasta hora monolítica posición de la industria americana del vino, dominada por compañías como Constellation, Gallo o Corbell, agrupadas en el Californian Wine Institute, y que son también las principales usurpadoras de las denominaciones Port, Sherry o Champagne. Los legisladores norteamericanos ya no solamente deben escuchar a estas grandes compañías, sino también a aquellos productores que, cada vez en mayor número, creen que los nombres de origen de los vinos deben de protegerse, tanto fuera como dentro de las fronteras norteamericanas.

La alianza presentó los resultados de una encuesta desarrollada por la compañía GBA Strategies por todo EE.UU. y que demuestra que el 94% de los consumidores norteamericanos de vino apoya reformas legislativas que conduzcan a una mayor protección de las menciones de origen, de forma que el etiquetado no de lugar a equívocos sobre al auténtico lugar donde se elabora el vino.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La D.O.P. Jerez y Wine Origins lanzan una nueva ofensiva en EE.UU. para la protección de las DD.OO.”

Comentarios disponibles para usuarios registrados