Viñas del Vero homenajea la llegada del primer Chardonnay al Somontano desde Burdeos hace 125 años

 Publicado el Por Salvador Manjón

 (photo: )

Hace 125 años, y huyendo de la plaga de la filoxera, llegó a la región del Somontano la familia Lalanne procedente de Burdeos y plantaron en esta tierra aragonesa sobre pie americano las primeras cepas de Chardonnay del Somontano. Para conmemorar tal hito, la bodega Viñas del Vero celebró recientemente en Madrid un acto que también sirvió para presentar en sociedad la añada 2017 de Viñas del Vero Chardonnay. Una variedad a la que la bodega fundada en 1986 y que forma parte, desde julio de 2008, de la Familia del Vino González Byass, le debe mucho. No en vano, el primer premio conseguido por Viñas del Vero fue con su Chardonnay.

En 1987 comenzaron a replantarse terrenos de Viñas del Vero en Barbastro con viñedos de diferentes variedades. En aquel momento, Viñas del Vero fue pionera en desarrollar el potencial de calidad de los vinos del Somontano y, en pocos años, logró ser el referente vinícola de Aragón.  Con el fruto de la vendimia de 1990, Viñas del Vero elaboró su primer vino monovarietal de Chardonnay. Desde ese momento, Viñas del Vero Chardonnay se convirtió en uno de los vinos más representativos de la joven D.O. Somontano y en un referente de la variedad en el panorama vinícola nacional, avalado por diferentes premios y reconocimientos en todo el mundo.

Durante el acto se celebró una cata vertical para observar el efecto del paso del tiempo y el factor añada en Viñas del Vero Chardonnay. En la que recorrimos desde el último en llegar, fruto de la añada 2017, hasta 1998, haciendo escala en las añadas de 2014, 2007, 2004, 2001 y 1998. Interesante ejercicio.

El gerente y enólogo de Viñas del Vero, José Ferrer manifiesta sentir debilidad por la variedad Chardonnay, a la que (al igual que ocurre en la zona con Cabernet Sauvignon o Merlot) cuesta seguir llamando foránea, tras más de 125 años en el Somontano.

Entiende a la variedad y respeta su fruta, buscando la mayor frescura vendimiando a mediados de agosto y beneficiándose de que en el Somontano, por fortuna, los efectos del cambio climático todavía no son tan acuciantes como en otras regiones. Esta zona de suelos calizos, con inviernos extremados y veranos cortos, ofrece unas condiciones agroclimáticas inigualables para obtener excelentes vinos.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Viñas del Vero homenajea la llegada del primer Chardonnay al Somontano desde Burdeos hace 125 años”

Comentarios disponibles para usuarios registrados